publicidad

Padecimientos del corazón, más letales que el cáncer
Corazón

Padecimientos del corazón, más letales que el cáncer

Tan solo el infarto agudo al miocardio, que es la muerte de una parte del músculo del corazón, cobra más de 100 mil vidas al año en México

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 10/10/2019
  • 12:53 hrs.

Las enfermedades del corazón son las que más muertes provocan en México, pues cobran el doble de decesos que todos los tipos de cáncer juntos, informaron especialistas de diversas instituciones.

Tan solo el infarto agudo al miocardio, que es la muerte de una parte del músculo del corazón, cobra más de 100 mil vidas al año en el país, alertaron expertos de la Sociedad Mexicana de Cardiología, el Instituto Nacional de Cardiología Doctor Ignacio Chávez y del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, quienes también advirtieron que lejos de disminuir, las enfermedades cardiovasculares se presentan cada vez a edades más tempranas, concentrando 40 por cierto de las muertes de personas de entre 30 y 50 años.

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define las enfermedades cardiovasculares como  un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos y señala que se calcula que solamente en 2012 murieron 17,5 millones de personas por este motivo, lo cual representa el 30% de las defunciones registradas en el mundo. De esos fallecimientos, aproximadamente 7,4 millones se debieron a cardiopatías coronarias, y 6,7 millones a accidentes cerebrovasculares.

Por su parte, MedlinePlus indica que existen varios tipos de enfermedades cardiovasculares:

+ La cardiopatía coronaria: sucede cuando se acumula placa en las arterias que conducen al corazón. También se llama arteriopatía coronaria (CAD, por sus siglas en inglés).

Insuficiencia cardíaca: ocurre cuando el miocardio se vuelve rígido o débil y no puede bombear suficiente sangre oxigenada, lo cual causa síntomas en todo el cuerpo.

Arritmias: Como su nombre lo indica, son problemas del ritmo cardíaco o de la frecuencia y ocurre cuando el sistema eléctrico del corazón no funciona correctamente.

+ Enfermedades de las válvulas cardíacas: Sucede cuando una de las cuatro válvulas  en el corazón no funciona correctamente. La sangre puede escaparse a través de una de estas válvulas en la dirección equivocada (esto es conocido como regurgitación), o es posible que una de ellas no se abra lo suficiente y bloquee el flujo sanguíneo (o estenosis). Un latido del corazón inusual, que se llama soplo cardíaco, es el síntoma más común.

+ Arteriopatía Periférica: Sucede cuando las arterias de las piernas y los pies se estrechan debido a la acumulación de placa. Estas arterias reducen o bloquean el flujo de la sangre.

+ Presión arterial alta (hipertensión): enfermedad cardiovascular que puede conducir a otros problemas, tales como ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.

+ Accidente cerebrovascular es causado por la falta de flujo sanguíneo a nuestro cerebro, el cual puede suceder debido a un coágulo de sangre que viaja a los vasos sanguíneos en el cerebro o un sangrado en el cerebro.

+ Cardiopatía congénita: Se trata de un problema con la estructura y funcionamiento del corazón que está presente al nacer.


 

Puedes leer: "Las enfermedades cardiovasculares son una lucha constante"

¿Qué se puede hacer al respecto?

La rapidez con la que se actúa frente a las enfermedades cardiovasculares y particularmente frente al infarto es vital, ya sea a la hora de detectar el padecimiento o de intervenir, explicaron los expertos.

Y es que, en palabras de Antonio Alcocer Gamba, presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología, cada 30 minutos de demora en la atención de un infarto incrementa en 7.5 por ciento el riesgo de muerte, y las personas que fallecen a consecuencia de infartos lo hacen en las primeras cuatro horas.

Por su parte, el médico especialista en cardiología, Diego Araiza, advirtió que se incrementa el riesgo de un nuevo infarto tras el primer evento, así como la probabilidad de morir por un infarto recurrente. Por ello, recomendó a las personas en esa situación extremar los cuidados básicos, como evitar que se eleven los niveles de colesterol, presión arterial y azúcar, así como dejar de fumar.

Bajo este contexto y la creciente necesidad de disminuir la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en México, los representantes de sociedades médicas e instituciones públicas y privadas se unieron para difundir los programas que existen para diagnosticar y brindar un tratamiento adecuado. Dos de ellos son el Programa Nacional para la Reducción de la Mortalidad por Infarto Agudo del Miocardio (Premia), y el Programa Código Infarto, cuyo objetivo es establecer un protocolo de tratamiento para las personas que sufren un infarto.

"A través de estos programas se ayuda a disminuir la tasa de mortalidad por Infarto Agudo al Miocardio en México y a capacitar a médicos de primer contacto", dijo María Alexandra Arias Mendoza, coordinadora del Premia, quien consideró además "indispensable que existan sistemas de atención del infarto que canalicen urgentemente a los pacientes al mejor tratamiento, ya sea el uso de fibrinolisis o cateterismo cardiaco, ya que las primeras horas son clave".

El departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de California da las siguientes recomendaciones para prevenir estas enfermedades:

1) Asumir la responsabilidad de nuestra salud: La mejor prevención contra las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares es entender los riesgos y las opciones de tratamiento.

2) Conocer los riesgos: Mientras más años se tengan, mayor es el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. El segundo es la composición genética. Si algún familiar falleció de un mal cardíaco, sus descendientes tienen aún más posibilidades de padecer uno.

3) No fumar ni exponerse al humo de segunda mano: el consumo de cigarrillos y la exposición al humo de segunda mano aumenta los riesgos de enfermedades del corazón, enfermedad pulmonar, enfermedad vascular periférica y accidente cerebrovascular.

4) Mantener la presión arterial saludable: Cuanto mayor sea la presión arterial (BP) mayor es el riesgo.

 El peligro comienza a aumentar a partir de una presión de 115/70 mmHg y se duplica por cada aumento de 10 mmHg en la presión sistólica (el número más grande) y el aumento de 5 mmHg en el diastólica (el número más pequeño). El que alguno de nuestros familiares haya tenido hipertensión aumenta el riesgo.

5) Tenemos que limitar las calorías: La tasa de obesidad es brutal. Por ello, hay que utilizar el control de porciones antes de empezar a comer y levantarse de la mesa antes de sentirse “lleno”.

Y dentro de su boletín "Prevención de las enfermedades cardiovasculares", la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) menciona lo siguiente:


 

También te puede interesar: En México, una de cada cuatro personas fallece por infarto

Un problema grave en nuestro país:

Algunos de los principales factores de riesgo tienen una alta prevalencia en México, como es el sobrepeso, la presión arterial alta, el colesterol elevado y la falta de tratamiento adecuado, expusieron los expertos.

Ese es el caso, por ejemplo, del infarto agudo al miocardio frente al cual ni 25 por ciento de los pacientes recibe el tratamiento establecido en las guías clínicas.

Dicha problemática es mucho mayor en los hospitales comunitarios, donde la tasa de mortalidad por ese padecimiento es de 49, mientras que en los institutos de Salud es de 14 y en el Instituto Nacional de Cardiología es de siete.



Con información de Notimex, OMS, MedlinePlus, departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de California, PAHO


publicidad

publicidad

publicidad