publicidad

Obesidad, enfermedad cuyo tratamiento es más un estilo de vida
Sobrepeso y obesidad

Obesidad, enfermedad cuyo tratamiento es más un estilo de vida

Fotografía: Valeria Rendón

Valeria ha superado sus propios prejuicios e incursionó con éxito en el mundo del modelaje curvy.

  • INGRID SILVA
  • 11/11/2020
  • 21:10 hrs.

"La gente ve a las personas con obesidad y piensan ´está muy gordita, ha de comer mucho", dice Valeria Rendón quien es modelo talla grande en México, un país que pertenece a las naciones con mayor obesidad en adultos en el mundo, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El 19.5% de los adultos de los 35 países que pertenecen a la OCDE padece obesidad y los países con mayor prevalencia son: Estados Unidos, con 38.2%; México, con 32.4%, y Nueva Zelanda, con 30.7%. Se proyecta que la obesidad en México aumente a 39% y en Estados Unidos a 47% para 2030.

La modelo de 28 años explica en entrevista con SuMédico que pertenece a la Agencia New Icon y que pese a que su trabajo es muy distinto a lo que pensó hacer pues es diseñadora gráfica de profesión y realizó labores distintas a la profesión, como atender una tienda de ropa, fue uno de sus amigos quien la motivó a incursionar en un campo en el cual la apariencia "lo es todo". Así lo recuerda:

"Un amigo me estaba cortando el cabello y estábamos hablando de ropa y modelos, entonces yo le dije, ´yo sí hubiera sido más alta o con una complexión diferente sí me hubiera aventado. Hubiera sido algo que me hubiera gustado hacer´. Eso fue hace dos años".

Te recomendamos: 20 señales de hipotiroidismo que "no se notan"

Fotografía: Valeria Rendón. Vía Instagram

La obesidad es una enfermedad cuyo tratamiento es más un estilo de vida 

La obesidad es una enfermedad sistémica, crónica y multicausal que afecta a todos los grupos de edad, de distintas etnias y de todas las clases sociales a la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denominado la epidemia del siglo XXI:

 

"La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial y cada año mueren, como mínimo, 2.8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso".

Con el objetivo de informar y hacer conciencia en la población mundial sobre la obesidad, cada día 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Obesidad, fecha que la Organización Mundial de la Salud instituyó con el objetivo de informar y sensibilizar a la población acerca de la necesidad de la adopción de medidas para prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad.

¿Qué es la obesidad?

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Por otro lado, la referencia que se utiliza con mayor frecuencia para medir la relación entre el peso y la talla es el Índice de Masa Corporal (IMC) y conforme a éste, los criterios de la OMS definen al sobrepeso y la obesidad como a continuación se indica:

- Sobrepeso: IMC igual o superior a 25 kg/m2.

- Obesidad: IMC igual o superior a 30 kg/m2.

Sin embargo, más allá de referencias, cálculos, peso y medidas, la obesidad tiene un origen multifactorial que según el reporte de una consulta hecha por la OMS denominado  Obesity: preventing and managing the global epidemic, involucra factores como la cultura, globalización, condición económica, urbanización, educación, así como el entorno social y familiar. Además, algunos especialistas han levantado la voz para pedir que la obesidad sea considerada como una enfermedad pues la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las gastadas, y en ese sentido, en el mundo prevalece un incremento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en azúcar, grasa y sal, pero deficientes en vitaminas, minerales u otros micronutrientes, así como un descenso en la actividad física.

Dignificar el trato hacia las personas con obesidad

En entrevista con SuMédico, la doctora Verónica Vázquez Velázquez, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán" (INCMNSZ) habla de la iniciativa People First Language que comenzó en los años 60 con el objetivo de fomentar un lenguaje adecuado hacia las personas que viven con alguna discapacidad:

"La iniciativa ha avanzado hacia otras enfermedades y la obesidad se considera ahora como una enfermedad; por lo tanto, lo correcto es decir que una persona tiene obesidad y no que la obesidad la define. Es incorrecto ahora referirnos a las personas con obesidad como gordos u obesos".

 

Vázquez explica que la iniciativa es clara al decir que "la gente va primero" y la enfermedad no la define, por ello buscan que el mensaje se transmita a la mayor cantidad de personas pues también especialistas y asociaciones la han recibido con agrado:

"Estamos haciendo mucho ruido, estamos empezando a referirnos a las personas que viven con obesidad de manera correcta, dignificando por supuesto a la persona y la importancia de esto es dejar de considerar que la obesidad es un rasgo, característica o elección: las personas no eligen tener obesidad, la obesidad es una enfermedad crónica muy compleja que se construye a través de distintos factores. No necesariamente las personas que tienen obesidad lo son por no hacer ejercicio o comer mucho; es una suma de factores que debemos entender y poner sobre la mesa el problema de la obesidad como enfermedad para que tengan un trato serio y digno".

Fotografía: Doctora Verónica Vázquez. Vía Youtube

Obesidad en México

El aumento en la prevalencia de obesidad en México se encuentra entre los más rápidos que se han documentado en el plano mundial. En ese sentido, la Estrategia contra el sobrepeso y la obesidad establecida en el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria de la Secretaría de Salud (Ssa) desde el año 2010 hacía evidente la transición nutricional que el país experimentaba por características específicas como el aumento en la disponibilidad a bajo costo de alimentos procesados adicionados con altas cantidades de grasas, azúcar y sal; aumento en el consumo de comida rápida; disminución del tiempo disponible para la preparación de alimentos en casa; aumento de forma importante a la exposición de publicidad y oferta de alimentos industrializados, y disminución importante de la actividad física de la población.

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018-19) señala que el sobrepeso y la obesidad afectan a 75.2 por ciento de las personas adultas y en 35.6 por ciento de la población infantil. La diabetes mellitus se incrementó de 9.2 por ciento en 2012 a 10.3 por ciento en 2018, y la hipertensión arterial pasó de 16.6 por ciento en 2012 a 18.4 en 2018. Y estas dos afecciones están relacionadas con la obesidad.

Entre 2012 y 2016, la obesidad aumentó 5.4 por ciento En el caso de las mujeres de 20 a 49 años, de 1988 a 2016 la prevalencia de sobrepeso se incrementó 41.8 por ciento y la de obesidad 290 por ciento. En el caso de los hombres adultos de 20 o más años, de 2000 a 2016 la prevalencia de sobrepeso aumentó 1.9% y la de obesidad incrementó 49.7%.

La obesidad está asociada con 4 importantes causas de mortalidad en México, como las enfermedades del corazón, diabetes mellitus, los tumores malignos y las enfermedades del hígado, entre las que se encuentra el hígado graso.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, el 75.2 por ciento de los adultos mayores de 20 años vive con sobrepeso u obesidad, porcentaje que en 2012 fue de 71.3 por ciento.

Una propuesta de lenguaje...

La doctora Verónica Vázquez explica que la propuesta de lenguaje para el trato digno de las personas con obesidad busca acabar con el estigma y la discriminación que gira en torno a las personas que tienen obesidad por el simple aspecto o porque se les atribuyen características negativas de personalidad o conducta que no son propias de la enfermedad y que son el resultado de una información inadecuada:

"No deberíamos de tratar de convencer a nadie, debería ser integrado de manera natural porque es la mejor manera de brindar atención centrada en el paciente".

 

Vázquez asegura que en el momento que se explica a los pacientes que la obesidad es una enfermedad, el cambio es evidente porque empiezan a entender que el problema no está en ellos:

"Cuando las personas lo reconocen empiezan a cuestionar que el problema no está en ellos y que entonces necesitan un equipo que los ayude a aprender a comer, a tomar mejores decisiones, recibir tratamiento serio que incluya todo lo que las guías establecen para el tratamiento de la obesidad como terapia conductual, alimentación, medicamentos, cirugía bariátrica".

El tratamiento no termina, debe ser el estilo de vida

La doctora indica que cuando se explica a las personas que se trata de una enfermedad crónica, entienden que es una enfermedad cuyo tratamiento no termina, sino que el tratamiento debe ser su estilo de vida y requiere un tratamiento que permita que los resultados prevalezcan en el tiempo.

Los cambios referidos por la especialista para el tratamiento de la obesidad no involucran solamente a los pacientes pues también los involucrados en el área de la salud adquieren una perspectiva distinta pues parecen olvidarse razones importantes:

"El manejo del hambre puede limitar las decisiones de las personas y todo esto tiene razones fisiológicas, conductuales, emocionales y es una complejidad que se requiere desenredar a través de tratamientos individualizados".

 

Aceptar lo que es diferente y reconocer una enfermedad: una labor colectiva

Valeria recuerda que su amigo la apoyó en su decisión al comentarle que actualmente había apertura a la diversidad:

"Me dijo que ya había aceptación de modelos curvy o plus size y me dijo que lo intentara pues ya se aceptaban distintos perfiles independientemente de la edad o del físico, la complexión o la estatura; entonces me dijo que enviara los datos, los envié, me citaron para la entrevista, fui y al otro día la chica que me entrevistó me dijo que ya formaba parte de la agencia".

En ese tiempo Valeria comenzó como talento y contrario a lo que pudiera pensarse, ella asegura que ese medio es el que le ha ayudado pues ha crecido emocional, física y mentalmente comparado con los años anteriores o inclusive no se reconoce en fotografías:

"Cuando veo las fotos de hace dos años, de antes, es muy distinto y otras personas me lo dicen, a mí me ha ayudado mucho en mi confianza, con el modelaje empecé a trabajar en mí, me ha ayudado a desenvolverme mejor, a relacionarme más con las personas y a salir de mi zona de confort; a darme cuenta de lo que soy capaz de hacer".

"Nunca hubiera imaginado formar parte de proyectos como en los que he participado. En México, las marcas apenas están tratando de ser incluyentes con ciertos perfiles. Yo puedo decir que, aunque aceptan chicas curvy, siguen buscando un estereotipo de chicas. Una chica de tez blanca, de cintura marcada, caderas grandes, piernas gruesas pero que sí tengan vientre planito".

Respecto al vientre plano, la modelo dice que a ella le ha costado ese requerimiento pues ha tenido un historial largo con su peso y autoestima:

"A veces pienso ´es que no me aceptaron por mis lonjitas o porque mi estomaguito no es plano como las otras´ y a veces me desanimo, pero luego me da mucha esperanza trabajar con marcas que no les importan esas cosas".

"Recientemente hice unas fotos para una marca de sex toys, para unos vibradores y ¡wow!, para mí fue súper terapéutico ese proceso pues hace meses no hubiera imaginado nunca hacer unas fotos de ese tipo, están súper bonitas, súper elegantes. Las veo y digo, ¡wow, ese es mi cuerpo y me encanta!".

 

No es algo nuevo...

La especialista indica que no es algo nuevo el reconocer a la obesidad como enfermedad pues desde 2013 se ha considerado de esa manera:

"Todavía existe renuencia por muchas personas, sociedad abierta, sociedad médica, toda la comunidad científica y en general no aceptan tratar la obesidad como enfermedad y por ello necesitamos generar más información y que se escuche, no solamente se trata de guías, se trata de explicar y participar activamente".

 

No es dieta y ejercicio

Vázquez Mercado advierte que el tratamiento de la obesidad no es dieta y ejercicio, es aplicar todo el conocimiento de la regulación del peso en cada persona, que las personas puedan identificar los factores que construyen su ganancia de peso.

La inclusión de modelos talla grande: ¿salud o belleza?

La doctora Vázquez explica que suelen confundirse dos cosas muy importantes, la obesidad como enfermedad que al presentarse quita esa categoría de persona saludable y la lucha que ha habido para la inclusión de estos cuerpos en las pasarelas o el "body positive" y aclara:

"Parece pensarse que las modelos talla grande buscan normalizar el exceso de peso, pero lo que realmente ocurre es que están en una lucha para que se les deje de atacar por el simple hecho de tener un cuerpo del tamaño que sea, por la forma que sea, esa es la verdadera lucha, no va a ´déjenme en paz, no me digan, yo no estoy enfermo´, aunque habrá casos que es así".

 

La doctora aclara que detrás de estos movimientos existe el trato digno independientemente de que el cuerpo no sea del agrado de personas o marcas o de las burlas, chistes o apodos:

"Es muy importante aclarar porque al surgir estos movimientos la crítica ha sido, claro, lo que quieren es que los dejemos comer y que hagan lo que quieran, pero no es cierto, lo que se quiere es que las personas no sean atacadas por tener obesidad".

"La gente ve a las personas con obesidad y piensan, está muy gordita, ha de comer mucho"

Valeria cuenta que el hecho de lucir una apariencia en específico no indica algo concreto en la salud pues ella también es muy consciente de los cuidados que debe tener pues en su familia hay antecedentes de diabetes mellitus.

"He aprendido a cuidar de mi salud a esta edad temprana y hago ejercicio de lunes a viernes, voy con una nutrióloga, entonces llevo un seguimiento, voy a terapia y estoy aclarando mucho de mi salud física, mental y emocional, siento que estoy muy sana".

 

"La gente ve a las personas con obesidad y piensan ´está muy gordita, ha de comer mucho´ pero también hay muchos prejuicios;  no es que el peso no sea un problema, es que el peso se determina por muchas causas, son cosas que a lo mejor la gente por sí sola no puede controlar, la genética o muchas condiciones".

Finalmente, Valeria reconoce que el modelaje le ha brindado enormes satisfacciones:

"No sé si la palabra sea más aceptador o abierto a todos estos perfiles y también he notado que en el extranjero es dónde hay más apertura a esto. En México apenas se está intentando y abriendo propuestas. Es en el extranjero dónde está más desarrollado esto de que todos los cuerpos son diferentes, tipo de piel, estatura. Eso me da mucha emoción pues apenas me estoy abriendo paso y estoy encantada e ilusionada de poder continuar en esto y a lo mejor más fuerte".



publicidad

publicidad

publicidad