Nuevos medicamentos podrían ayudar a tratar la obesidad

Se trata de hormonas naturales que atacan los sistemas centrales de la obesidad, hacen más lento el vaciado del estómago y disminuyen el apetito.

¿Qué piensas cuando te hablan sobre las formas de combatir la obesidad? Seguramente viene a la mente el ejercicio o una dieta balanceada y saludable, pero lo cierto es que la tecnología ya alcanzó a este padecimiento y ahora se han desarrollado medicamentos que podrían ayudar a las personas a perder peso.

Nuevos medicamentos podrían ayudar a tratar la obesidad

Unos de estos medicamentos sería la semaglutida, que es parte de un nuevo tipo de fármaco para la obesidad, conocido como incretinas. ¿Qué son estas medicinas?

imagen-cuerpo

Formas de combatir la obesidad: ¿Puede un medicamento ayudar a las personas a bajar de peso?

The New York Times cuenta el caso de Marleen Greenleaf, una mujer de 58 años que había padecido obesidad toda su vida y que habiendo probado dietas hasta el cansancio, participó en las pruebas clínicas de semaglutida. Durante su participación de 68 semanas, Greenleaf pudo ver cómo poco a poco iba perdiendo peso hasta que al completar este periodo, había logrado bajar 40 kilos.

“Inmediatamente, la necesidad de comer se disipó”, explicó la señora.

Las incretinas parecen provocar una pérdida de peso importante en la mayoría de los que las consumen, lo suficiente como para marcar una verdadera diferencia médica y estética. Pero los expertos esperan que los medicamentos también hagan algo más: cambiar el estigma que se tiene sobre las personas obesas y la forma en la que estas se ven a ellas mismas.

De acuerdo con el NYT, las personas con obesidad tienen más probabilidades de recibir un salario menor que otras personas con las mismas habilidades y capacitación, ser rechazadas por trabajos y recibir un mal trato por parte de los médicos, que pasan menos tiempo con estas personas y ofrecen menos servicios de prevención.

Este medio explica que ya existen estudios sobre el uso de fármacos para tratar la obesidad y que las incretinas parecen ser diferentes en el buen sentido, pues a diferencia de otros medicamentos, se trata de hormonas naturales que van contra los sistemas centrales de la obesidad, hacen más lento el vaciado del estómago, disminuyen el apetito y regulan la insulina. Sí, tienen efectos secundarios gastrointestinales, pero en su mayoría son leves a moderados y duran poco tiempo.

Si algo se tiene que resaltar es que nunca es bueno automedicarse y que existen nutriólogos que pueden ayudar a las personas a diseñar dietas para bajar de peso naturalmente.

imagen-cuerpo

"No van a eliminar la obesidad ni van a hacer que las personas sean extremadamente delgadas"

Ahora, estos medicamentos que podrían servir como una de las formas de combatir la obesidad, no van a eliminar la obesidad ni van a hacer que las personas sean extremadamente delgadas, pero de acuerdo con el NYT, podría ayudar a que las personas se sientan mejor con su cuerpo.

Estas medicinas todavía no pasan el proceso de aprobación, pero en caso de aprobarlo, podrían ayudar a que los médicos, que son el grupo más importante de todos, se convenzan de que la obesidad es un padecimiento crónico y puede ser tratado.

“Una razón por la que muchos médicos no ayudan a los pacientes con obesidad es que no saben cómo. Las dietas y el ejercicio casi siempre proporcionan una pérdida de peso a corto plazo, en el mejor de los casos”, menciona el doctor, investigador y médico de la obesidad en la Universidad Northwestern, Robert Kushner.

Las formas de combatir la obesidad ahí están. Lo mejor siempre será lo natural, pero los médicos ya están adoptando las estatinas porque les da una solución a sus dudas. El doctor Kushner menciona que incretinas más poderosas, podrían tener el mismo efecto en la profesión médica.

(Con información del New York Times)