publicidad

Otros

Niños rechazados se vuelven sedentarios

Cuando un niño es rechazado de una actividad física aumenta el riesgo de volverse sedentario y desarrollar obesidad.

  • 10/02/2012
  • 10:58 hrs.
Cuando un niño es rechazado por otros en sus actividades recreativas, no sólo aumenta el riesgo de que se convierta en un niño solitario, sino el sedentarismo puede ser el principio de un problema de obesidad, sobre todo en edades tempranas, señala un estudio de la Academia Estadunidense de Pediatría (AAP), ubicada en Chicago. 
 
Para llegar a sus conclusiones, los científicos trabajaron con 19 niños, cuyas edades fluctuaban entre los 8 y los 12 años, para medir sus intereses entre una actividad física y una sedentaria, por medio de un juego virtual llamado Cyberball, durante el cual los niños eran excluidos o incluidos en diferentes sesiones de tiempo.
 
Tras jugar de manera virtual, los niños fueron conducidos a un gimnasio, en el cual podían escoger entre una actividad física o una sedentaria, por espacio de 30 minutos. 
 
Finalmente, los investigadores se toparon con que los niños acumularon 22 por ciento menos de actividad física y 40 por ciento más de actividad sedentaria durante esos 30 minutos de esparcimiento. 
 
Gracias a estos resultados, se derivó en que el aislamiento en un niño puede ser un factor determinante que refuerce comportamiento que deriven en problemas como la obesidad infantil, señalaron los investigadores. (Con información de El Universal)
 

publicidad

publicidad

publicidad