publicidad

Otros

Mitos y realidades sobre el consumo de drogas

Existen algunos mitos alrededor de las drogas que pueden tergiversar la información sobre sus efectos y consecuencias.

  • 28/02/2012
  • 14:34 hrs.
Como parte de su programa para el capacitador de la Campaña de Información para una Nueva Vida, la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), enlista los principales mitos alrededor de las drogas, los cuales, en ocasiones, pueden tergiversar el entendimiento respecto a la información vertida a la sociedad sobre las consecuencias del consumo de drogas y el desarrollo de una adicción.
 
Principales mitos sobre las drogas
 
Mito: El cigarro solamente daña a quien fuma
Realidad: Quien fuma no sólo se afecta a sí mismo sino a quienes lo rodean, por medio del humo de segunda mano. Los hijos de padres fumadores pueden sufrir de infecciones respiratorias, problemas del oído, crisis de asma habituales y severas, provocando dificultad para respirar; predisposición a bronquitis y neumonías; y los recién nacidos pueden sufrir síndrome de muerte súbita. Las amistades del fumador pueden sufrir de sufrir bronquitis crónica y enfisema pulmonar, cáncer pulmonar, bucal o de vejiga, infarto al corazón y enfermedades cerebro-vasculares. Y las mujeres embarazadas pueden sufrir abortos o tener hijos con bajo desarrollo y peso al nacer.
 
Mito: Fumar de vez en cuando no es adicción
Realidad: Uno de los verdaderos problemas alrededor del tabaquismo es que sus efectos son acumulativos, y hacerlo de forma esporádica, aunque continuamente, es igual de perjudicial que hacerlo diariamente. 
 
Mito: Fumar te vuelve atractivo
Realidad: Consumir tabaco provoca que los dientes se pongan amarillos, tener mal aliento, se potencializa el riesgo de desarrollar caries, hay mal olor en la ropa y el pelo, provoca que se seque la piel y aparezcan arrugas. 
 
Mito: Si bebo poco, puedo manejar sin problemas
Realidad: Desde la primera copa que se bebe, el alcohol comienza a afectar el sistema nervioso central, el cual se relaciona con la capacidad de respuesta, los reflejos y la percepción del tiempo-espacio. Todas las personas son diferentes, y aun cuando algunas presumen poder conducir un automóvil después de haber bebido, en realidad ponen en riesgo su vida. 
 
Mito: El alcohol mezclado con  bebidas energizantes no “se sube”
Realidad: La mezcla de depresivos (alcohol) con estimulantes (bebidas energéticas) puede provocar daños severos e irreversibles en el cerebro. La combinación puede perjudicar sin que uno se dé cuenta. 
 
Mito: La marihuana es natural y no hace daño
Realidad: La marihuana tiene sustancias tóxicas que dañan los pulmones, y predispone el desarrollo de la esquizofrenia. Afecta la salud física y mental, y provoca alteraciones de la memoria, además puede causar enfermedades como cáncer, bronquitis crónica y enfisema pulmonar.
 
Mito: Consumir cocaína no es riesgoso
Realidad: La cocaína tiene un alto poder adictivo, produce tolerancia de forma muy rápida, lo que obliga al adicto a consumir más, genera también aumento en la presión arterial, lo que puede casar derrames cerebrales. 
 
Mito: Las drogas de diseño no causan adicción
Realidad: Drogas como LSD, éxtasis, tachas, corazones) son altamente peligrosas, ya que está comprobado que, al ser neurotóxicas, matan las neuronas rápidamente; además son elaboradas en laboratorios clandestinos, en donde se mezclan grupos de sustancias diversas sin ninguna clase de control.
 
Mito: Las sustancias inhalables dañan si se consumen diario
Realidad: Este tipo de sustancias pueden inhalarse aún sin quererlo, tanto en la calle como en casa, alojándose rápidamente en el cerebro.
 
Mito: Es fácil dejar las drogas
Realidad: para quienes ya tienen desarrollada una adicción, dejar las drogas es sumamente difícil,  es por eso que requieren de tratamiento y rehabilitación (ayuda profesional), para poder librarse de la adicción y lograr un estado saludable de vida, pero para esto es muy importante la presencia y ayuda de la familia. (Fuente: Conadic)
 

publicidad

publicidad

publicidad