publicidad

Otros

Malos hábitos pueden quitar media hora de vida

Según un estudio fumar, beber, ver la televisión por más de dos horas pueden reducir la esperanza de vida.

  • 27/12/2012
  • 14:40 hrs.
Tomar, fumar, comer carne roja y ver la televisión en cualquier momento puede restar 30 minutos de la esperanza de vida por cada día que se disfrute hacer estas actividades. En contraste por cada día que no se beba alcohol, se coman muchas frutas y verduras y se haga ejercicio físico pueden sumar dos horas de vida, según un informe publicado en el British Medical Journal.
 
El profesor de la Universidad de Cambridge, David Spiegelhalter quiso encontrar una manera sencilla de comunicar el impacto del comportamiento del ser humano en la esperanza de vida. Empleó el concepto de envejecimiento más rápido o más lento, expresando el efecto de los hábitos diarios como “microvidas”, es decir horas y media de esperanza de vida, por lo que media hora de esperanza de vida de una adulto, puede ser una “microvida” ya que equivale a una millonésima parte de la vida, después de los 35 años.
 
Según datos de población  en promedio se puede perder una “microvida” por fumar dos cigarrillos, tener sobrepeso de 5 kilogramos, consumir dos o tres bebidas alcohólicas al día, estar sentado viendo televisión por dos horas o comer una hamburguesa.
 
También se pueden ganar “microvidas”, si solo se llega a tomar una copa al día, se comen frutas y verduras, hacer ejercicio y se ingieren estatinas (fármacos para reducir el colesterol).
 
Los factores demográficos también se pueden expresar en “microvidas”, según la metodología empleada por el experto. Como ejemplo: ser mujer supone ganar cuatro “microvidas” al día; ser sueco en lugar de ruso aumenta a 21 “microvidas” al día en el caso de los hombres y vivir en el año 2010 en lugar de 1910 aumenta 15 “microvidas” al día.
 
Spiegelhalter señala que si se llega a fumar 20 cigarrillos al día, se pierden diez “microvidas”, lo que supone, que estaría corriendo hacia la muerte a las 29 horas en lugar de 24.
 
El especialista señala que su método tiene limitaciones y que las evaluaciones son aproximadas y se basa en supuestos. A pesar de esto, sostiene que una idea razonable de los riesgos comparativos absolutos asociados con la exposición crónica se puede comunicar claramente en términos de la velocidad a la que se vive.

(Con información de ABC.es) 

publicidad

publicidad

publicidad