publicidad

Otros

Los celos entre hermanos son normales

Para evitar que se conviertan en un problema patológico, psicóloga recomienda que los padres no comparen las virtudes de los hermanos.

  • 03/09/2012
  • 15:11 hrs.

¿Sabías que sentir celos entre hermanos es un proceso totalmente normal por la competencia natural que presentan para conseguir la atención de los padres?, así lo dijo en entrevista con SUMEDICO la psicóloga Teresa Rodríguez (*).  Ve aquí el video

Sin embargo, afirmó que es tarea de los padres fungir como mediadores en esa relación en lugar de formar parte del conflicto y acrecentarlo.

Para evitar que estos celos se conviertan en una importante fricción que pueda llevar a peleas grandes y a enojos patológicos, recomienda a los padres jamás comparar a los hermanos, diciendo que uno es mejor que otro, sino exaltar las virtudes de cada uno y marcarlas como cualidades brillantes y diferentes, pero no mejores.

Porque de esta manera se les enseña a valorarse a sí mismos y a sus hermanos, y todo esto,debe reforzarse con muestras de afecto al interior de la familia, dijo la también especialista en problemas de aprendizaje y conducta.

“Los niños deben de ver que sus padres se toman de la mano cuando van por la calle, que en la casa se abrazan y que hay muestras de afecto, así los niños reproducirán esa conducta con sus iguales, es decir con sus otros hermanos”, dijo.

“Pero si en cambio solo ven peleas, agresiones, o ausencia de estas muestras de afecto, los niños no aprenden a demostrar su amor con sus otros hermanos, y sí aprenden a incrementar la competencia”, agregó.

La terapeuta señaló que cuando hay un malentendido los padres también deben enseñar a los hermanos a crear un espacio para ofrecer disculpas y mostrar su afecto con un abrazo, que es el contacto físico donde se da el perdón de forma espontánea, y hacerlo ellos mismos entre los padres y con los hijos.

Otro de los consejos que la experta compartió fue no obedecer a los hijos en lo que piden para reprender al hermano: “muchas veces buscan a los padres para decir que su hermano hizo algo malo y que no lo regañaron, y exigen se aplique una sanción al hermano, pero los padres no deben correr a reprender al hermano para tranquilizar al que acusa, sino abrir un espacio de conversación en donde se explique qué fue lo que paso”.

Celos pueden prolongarse hasta la adultez

Cuando los niños no aprenden a ser afectuosos desde pequeños, es probable que los celos se prolonguen hasta la vida adulta “y entonces comiencen peleas por herencias o por cosas banales como querer conservar ellos un objeto porque era de alguno de los padres”.

Sin embargo, ya como adultos, cuando no se resolvió a tiempo alguna situación, la especialista señaló que se tiene la capacidad de valorar que tan importante es continuar enojados, si en realidad vale la pena que ese alejamiento perdure.

“Si yo digo cuando íbamos en la prepa me rompiste mi cuaderno y reprobé por tu culpa, en realidad es algo que ya pasó, y aun cuando hubiese sido grave, por mi propia salud emocional debo de perdonar aquellas situaciones que me molestaron en su momento y buscar un contacto cercano con mi hermano, limar esas asperezas y empezar a tener una convencía sana”.

Finalmente la terapeuta enfatizó que estos sentimientos son naturales, pero que los padres pueden ser la manzana de la concordia o la discordia, y que aún siendo adultos, el perdonar de corazón y buscar un acercamiento puede resolver los problemas de celos.

(*) Dra. María Teresa Rodríguez

Psicóloga, especialista en problemas de aprendizaje y conducta

Psicoterapeuta de desarrollo y educación 

 

publicidad

publicidad

publicidad