publicidad

Diabetes

Inseguridad alimentaria, factor de diabetes

Al no haber seguridad en la calidad y cantidad de los alimentos, las familias modifican su consumo, volviéndose vulnerables a algunas enfermedades.

  • 10/10/2012
  • 10:14 hrs.

De la seguridad alimentaria puede desprenderse un problema de salud que derive en diabetes, dijo a SUMEDICO Mireya Vilar, educadora en diabetes y doctora en política pública, quien aseguró que la realidad económica de la población está íntimamente vinculada con la alimentación y la salud.

 
“La seguridad alimentaria es el acceso económico y físico a alimentos nutritivos para satisfacer las necesidades alimentarias de una familia, para poder tener una vida sana y activa”, explicó.
 
La también politóloga por el ITAM, indicó que, en este caso, los alimentos deben cumplir con ciertos estándares de calidad y las formas de acceso deben ser aceptables, y la cantidad, calidad y diversidad de ellos hacen a un hogar seguro alimentariamente.
 
La especialista en políticas públicas, quien participó en el Congreso Internacional de Educación en Diabetes, realizado en la Universidad Iberoamericana, detalló que cuando en un hogar, por diversos factores, comienza a perderse la seguridad alimentaria, se generan problemas de ansiedad y estrés por la falta de alimentos.
 
“También se modifican muchas cuestiones, ya que los padres de familia deben realizar adecuaciones para que los alimentos alcancen, como recortar el presupuesto para la alimentación, lo que genera que los alimentos sean de menor calidad y con un incremento de calorías, además, los adultos se adaptan a la situación comiendo menos, lo que incide directamente en su salud”, explicó.
 
Según la experta, los factores estructurales que pueden afectar la seguridad alimentaria de una familia son de tres tipos:
 
Ecológicos: sequía e inundaciones
Económicos: pobreza, crisis, problemas gubernamentales
Sociales: sexo, educación
 
“Conforme más se amenaza la seguridad alimentaria en una familia es más probable que comiencen a dispararse problemas de salud como obesidad y diabetes, las cuales derivan en problemas cardiovasculares como hipertensión; situaciones que generan, a su vez, cambios en los miembros de la familia, como menor funcionalidad para sus actividades, afectando su trabajo, así como más dinero gastado en los tratamientos”, indicó la especialista.
 
La forma como la inseguridad alimentaria se manifiesta en una familia es por medio de carencias nutricionales, a causa de la mala calidad de los alimentos, las cuales derivan sin remedio en enfermedades que afectan física y mentalmente a los miembros de la familia, ya que también pueden presentarse cuadros de ansiedad, preocupación, estrés y depresión.
 
“En México el 39 por ciento del gasto de un hogar se destina a la compra de alimentos, no obstante, para el año 2008 solamente el 54% de los hogares mexicanos tenían seguridad alimentaria”, explicó.
 
De acuerdo con la experta, los resultados de los problemas para tener alimentos de calidad en México se ven representados con una cifra que varió en los últimos 45 años, ya que para 1960, la diabetes se encontraba en el lugar 19 dentro de las principales causas de muerte, llegando a ser considerada como la primera en el año 2005.
 
Es por ello que la especialista consideró importante que las políticas públicas para el control de la obesidad y sus enfermedades derivadas, tanto cardiovasculares como diabetes, consideren también el punto de vista económico.
 
“Si bien no hay estudios en México que avalen esta teoría, sí existe literatura internacional que asegura que la inseguridad alimentaria es un factor relacionado con el desarrollo de diabetes y con el incremento de su incidencia, por eso es importante que se comiencen a planificar las políticas públicas para la salud desde la inseguridad alimentaria”, concluyó.

publicidad

publicidad

publicidad