publicidad

Inmunidad natural a la covid-19 o la vacuna: ¿Cuál es más segura?
Covid-19

Inmunidad natural a la covid-19 o la vacuna: ¿Cuál es más segura?

Foto en portada: pixabay

La duda se da principalmente porque hay enfermedades que producen mejor inmunidad que las vacunas y viceversa

Las primeras evidencias de la vacuna contra el coronavirus sugieren que induciría una mejor inmunidad que la infección natural, aunque todavía se desconocen muchas cuestiones debido a que se trata de una pandemia relativamente nueva.

El National Cancer Institute define la inmunidad como la forma en que el sistema inmune protege al cuerpo contra los padecimientos causados por infecciones y agrega que hay tres tipos de inmunidad: innata, adaptativa y pasiva.

De acuerdo con este instituto, la primera (innata) es la respuesta inicial del sistema inmune ante una infección; la segunda (adaptativa) puede durar toda la vida y se da como respuesta de nuestro cuerpo a una vacunación contra un virus o microorganismo o una infección por este, previniendo infecciones futuras por dicho virus. La tercera (pasiva), ocurre cuando una persona recibe anticuerpos en lugar de que se produzcan de manera natural dentro de su cuerpo. A diferencia de la inmunidad adaptativa, esta dura pocas semanas o meses.

¿Qué ofrece una mejor inmunidad: la vacuna o la infección?

Con la llegada de la vacuna contra el coronavirus, se han generado dudas sobre qué produce una respuesta inmune más fuerte, si la inyección o la enfermedad como tal.

The New York Times apunta que todavía no se sabe, pero que las vacunas contra el coronavirus han prevenido la infección como se esperaba y resultan una apuesta más segura para la inmunidad a diferencia del padecimiento causado por el SARS-CoV-2.

La duda se da principalmente porque hay enfermedades que producen mejor inmunidad que las vacunas y viceversa.

Dicho medio indica que, por ejemplo, los pacientes que recibieron la vacuna candidata de Moderna tenían más anticuerpos que las personas infectadas por la covid-19. Sin embargo, en otros casos no funciona igual, como en las paperas, donde la enfermedad genera una inmunidad para toda la vida y algunas personas que reciben la vacuna siguen enfermándose después de una o dos dosis de la inyección del medicamento.

Las diferentes maneras en las que se dé la respuesta inmune causada por el microorganismo en sí (la infección natural) podrían deberse a la cantidad de virus a la que estuvo expuesta la persona, apunta este medio.

En el caso de la vacuna contra la covid-19, el que una persona esté levemente enferma y reciba la vacuna podría resultar en una mayor inmunidad, explica el epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, Bill Hanage.

“En estos individuos, la protección inmune capaz de prevenir un segundo episodio podría disminuir en unos pocos meses. Esas personas podrían beneficiarse más de la vacuna que otras”, menciona Hanage para NYT.

(Con información del New York Times)


publicidad

publicidad

publicidad