publicidad

Otros

Hierro y ácido fólico pueden prevenir la anemia

Experto indicó que la falta de estos dos minerales son la causa de falta en el desarrollo de esta enfermedad peligrosa para la salud.

  • 23/01/2013
  • 15:55 hrs.

 Si en tu dieta falta hierro y ácido fólico, corres más riesgo de desarrollar anemia, así lo indicó el hematólogo César Martín Hernández Guadarrama.

El especialista, adscrito al Hospital General Regional (HGR) 110 del IMSS en Jalisco, señaló que una persona se diagnostica con anemia cuando tiene menos glóbulos rojos en su sangre de los que necesita.

Hernández señaló que cuando esto ocurre, el paciente ve muy afectada su salud porque estos mismos glóbulos son los encargados de transportar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo.

El hematólogo señaló que no se debe tomar como base el peso corporal para suponer si hay o no anemia, porque esta deficiencia en la sangre no tiene que ver con si se es delgado o con sobrepeso, sino que se deriva de una alimentación carece de los nutrientes necesarios.

Sin embargo, hay otras causas por las que una persona puede desarrollar la enfermedad, entre ellas una gran pérdida de sangre por hemorragias del tubo digestivo o por falla medular.

Hernández señaló que los más afectados suelen ser los niños de cinco años y menos, las mujeres embarazadas y las personas de la tercera edad.

El experto indicó que tener anemia, también causa pérdida de defensas en el organismo y alteraciones en el sistema digestivo, “las lesiones pueden ser tan grandes que incluso en casos extremos el paciente puede ver amenazada su vida”.

Otras de las afectaciones que se tienen cuando se padece anemia son:

  • Daños en el sistema cardiovascular
  • Falta de aire aún sin hacer grandes esfuerzos
  • Dolor de cabeza
  • Zumbido de oídos
  • Debilidad
  • Fatiga

El experto advirtió que en un inicio la enfermedad puede ser completamente asintomática, pero conforme avanza  va dando señales de malestar al paciente.

Hernández aseveró que la anemia es una enfermedad discapacitante y que merma la calidad de vida del paciente.

“En el caso de las mujeres embarazadas puede generar un desgaste importante y que su lactancia afecte la nutrición del bebé”.


Hernández indicó que hay más prevalencia en mujeres que en hombres y que alrededor de 150 pacientes por mes se internan en hematología por esta razón.

Para evitar que la enfermedad llegue a estadios avanzados, el experto recomendó realizarse una prueba de sangre para detectarla, puesto que el tratamiento se realiza básicamente con un cambio de alimentación y no es complicado si la detección es oportuna. (El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad