publicidad

Guía para personas con discapacidad motriz en tiempos de coronavirus
Covid-19

Guía para personas con discapacidad motriz en tiempos de coronavirus

Foto: Freepik

Si tienes discapacidad motriz, conoce las recomendaciones prácticas y accesibles para cuidar tu salud y tus derechos en tiempos de coronavirus (covid-19)

  • | REDACCIÓN
  • 26/06/2020
  • 12:45 hrs.

La nueva "Guía para personas con discapacidad Motriz" realizada por YoTambién, muestra recomendaciones prácticas y accesibles para cuidar la salud y los derechos de las personas con discapacidad motriz en tiempos de coronavirus (covid-19). El coronavirus es un nuevo virus llamado SARS-Cov2 que afecta la salud de las personas, empezando por las vías respiratorias. La enfermedad que este virus provoca se llama Covid-19 y es muy contagiosa. Surgió en Wuhan, China en diciembre de 2019 y para marzo de 2020 ya se había extendido por el mundo, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró como pandemia mundial. 

¿Cómo se transmite? 

De una persona a otra a través de las gotitas de saliva o fluidos que salen despedidas de la boca o nariz de una persona infectada cuando estornuda, tose o habla y que ingresan al cuerpo de la persona sana por la boca, nariz u ojos. También es posible que alguien se infecte al tocar objetos o superficies contaminadas por el virus y después tocarse la boca, nariz u ojos. 

¿Cuáles son sus síntomas?  

Los síntomas pueden aparecer de 1 a 12 días después del contagio de coronavirus y son distintos dependiendo de la gravedad. Empieza como si fuera una gripa común con al menos dos de estos síntomas: 

-Tos seca

-Fiebre

-Dolor de cabeza

-También puede provocar cansancio, dolor o ardor de garganta, escurrimiento nasal, dolor muscular o de articulaciones, y ojos enrojecidos

Los síntomas son graves cuando la persona enferma tiene: 

-Fiebre alta y constante

-Dificultad para respirar

-Dolor en el pecho

Tener algunos de los síntomas comunes no necesariamente significa que sea coronavirus, podría ser un resfriado u otra infección respiratoria. En caso de tener síntomas, consulta a un médico de confianza. 

¿Cómo se atiende?

No existe aún una vacuna para prevenir la enfermedad por coronavirus, solo medicamentos que pueden ayudar a la persona enferma a sentirse mejor y que siempre debe recetar un médico. La mayoría de las personas se mejoran por sí solas, sin requerir atención hospitalaria, en alrededor de dos semanas. Las personas que enferman de gravedad deben ser atendidas en un hospital. Cuando sus pulmones están muy dañados, se puede utilizar oxígeno suplementario y ventilación mecánica para ayudarles a respirar. 

¿Por qué las personas con discapacidad motriz podrían tener mayor riesgo de contagio? 

El riesgo de contraer coronavirus es mayor por:

-Encontrar barreras físicas para aplicar las medidas básicas de higiene.

-Tener que tocar objetos, superficies y dispositivos para apoyarse, desplazarse o moverse.

-No poder guardar la sana distancia cuando requieren que otras personas les apoyen para realizar sus actividades cotidianas.

-La falta de información clara y en formatos accesibles para saber lo que deben hacer para no contagiarse. 

Además, las personas con discapacidad que tienen problemas de salud crónicos relacionados con la función respiratoria, el sistema inmunológico, cardiopatías o diabetes, corren el riesgo de enfermar gravemente y perder la vida. 

Protégete 

Sigue estas medidas para tener menos riesgo de contagiarte de coronavirus

Quédate en casa. Mantente al pendiente del sistema de semáforo de tu localidad, con el cual podrás saber cuándo es seguro salir. 

Si necesitas salir, usa cubreboca y, si puedes, también careta. Si eres usuario de silla de ruedas, usa además guantes desechables y, si te es posible, tíralos en algún bote o bolsa de basura que puedas tener cerca de la puerta de entrada de tu casa.

Mantén una distancia de un metro y medio o más entre tú y otras personas. Si te es posible, la puedes calcular extendiendo tus brazos hacia los lados, adelante y atrás, o utilizando tus ayudas técnicas. 

Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón frotando tus dedos, palmas, dorsos y muñecas, por lo menos durante 20 segundos. Todo el proceso de lavado lo puedes calcular cantando Cielito Lindo o tu canción favorita. Si no puedes lavar tus manos por ti solo o sola, pide apoyo a algún familiar o persona de asistencia personal. 

Si no hay agua y jabón disponible, usa gel desinfectante con una concentración de alcohol de al menos 60% o prepara tu propia solución marcando en un bote tres partes iguales y llenando las primeras dos con alcohol y la última con agua. 

Si tienes amputaciones o formas distintas en tus manos o brazos, te compartimos algunas recomendaciones de lavado que podrían servirte:

-Puedes utilizar otras partes del cuerpo como la boca o el cuello para hacer el lavado recomendado, utilizando un zacate o trapo enjabonado. 

Si cuentas con tu otro brazo, puedes seguir estos pasos:

1. Con la mano dominante, colocarte jabón.

2. Con el pulgar, frotar los laterales de cada dedo y el espacio que hay entre ellos.

3. Con el dedo índice, hacer lo mismo con el pulgar.

4. Cerrar la mano (puño) y con el pulgar frotar desde los nudillos hasta las uñas. 

5. Enjuagar. 

Si te es posible, cuando tosas o estornudes, cubre tu boca y nariz con el interior del codo. Si en tu caso no aplica, puedes pedir apoyo para limpiarte o utilizar un cubreboca para hacer la función de protección. Si usas pañuelos desechables, tíralos a la basura y lávate las manos.

+Evita tocar tu cara, en especial boca, nariz y ojos.

+Limpia y desinfecta lo que tocas por lo menos una vez al día: superficies, objetos y aparatos electrónicos, como tu celular, tableta o computadora.

+Limpia y desinfecta a diario tus ayudas técnicas, como silla de ruedas, bastón, andadera, muletas, grúas, férulas, prótesis, aditamentos, dispositivos auditivos, lentes o tableros de comunicación. Si sales a la calle, haz una limpieza más profunda al regresar a casa. 

+Evita el contacto con personas que tengan infecciones respiratorias.

+Abre las ventanas de tu casa y tu cuarto para que corra aire limpio. 

+Practica usar cubreboca y careta. Mientras estés en casa, usa cubreboca y careta unos ratitos al día para que cuando podamos salir a la calle, ya sepas cómo usarlos y no te incomoden tanto. Puedes empezar usándolos durante 1 minuto un par de veces al día. Al día siguiente, usarlos durante 3 minutos o los que puedas, y así ir subiendo un poco el tiempo cada día. Eso te ayudará a estar listo o lista para regresar a la escuela o al trabajo, y poder ir a otros lugares. 

Limpieza de ayudas técnicas

Para limpiar y desinfectar tus ayudas técnicas te recomendamos tener en casa dos cubetas con trapos, jabón, botella con agua, desinfectante en aerosol, toallitas desinfectantes y/o rociador con una solución de agua y alcohol. 

Cubeta 1 - Úsala cuando únicamente hayas estado en casa. Lo ideal es tenerla en un lugar de fácil acceso para ti. 

Cubeta 2 - Úsala cuando hayas salido de casa. Lo ideal es tenerla en el baño más cercano a la puerta de entrada para que puedas hacer el proceso de limpieza antes de entrar de lleno a casa. 

Paso a paso:

1. Lávate muy bien las manos antes de limpiar y desinfectar tus ayudas técnicas.

2. Limpia con especial atención las partes que tú o alguien más tocan, así como las que tienen contacto con el piso.

3. Lávate las manos al concluir la limpieza.

4. Espera a que tu ayuda técnica se seque antes de volver a tocarla. 

Si eres usuario de silla de ruedas, limpia con mayor profundidad estas partes: empuñaduras, reposabrazos, frenos, aros impulsadores, llantas y reposapiés desmontables. Una manera sencilla de limpiar los aros impulsadores y las llantas es tomando un trapo con agua y jabón o una toallita desinfectante en cada mano y empujar la silla hacia adelante por una distancia de 6 metros, ya sea en sentido recto o en círculos. Si tu silla de ruedas es eléctrica, limpia también la palanca y los controles. 

TAMBIÉN LEE: ¿Tienes migraña? La pandemia por covid-19 puede ser la causante

Organízate para tener lo necesario en casa

Botiquín médico: Prepara un botiquín con pastillas de paracetamol, alcohol en gel, cubrebocas, careta, guantes, termómetro y, si te es posible, un oxímetro de pulso, el cual es un pequeño aparato que colocas en el dedo de tu mano para conocer tu nivel de oxígeno en el cuerpo. Si tomas medicamentos de manera regular, asegúrate de tener los necesarios para todo un mes o más si es posible. 

Compras: Si necesitas apoyo para comprar alimentos, productos de higiene o de limpieza puedes pedir a algún familiar, amigo o vecino de confianza que cuando vaya a la tienda o al mercado haga también tus compras o hacer tu pedido, por teléfono o WhatsApp, a la tienda o mercado de tu colonia que esté haciendo entregas a casa o, si te es posible, puedes utilizar los servicios a domicilio de los grandes supermercados. Si no lo has hecho antes, pídele a algún familiar o amigo que te muestre cómo hacerlo. 

Recuerda desinfectar todos los productos antes de guardarlos en tu despensa o refrigerador: 

-Limpia los productos empaquetados con toallitas o aerosol desinfectantes, o rociándoles una solución de alcohol y agua. 

-Lava las frutas y verduras con agua y jabón de trastes, y usa desinfectante especial para alimentos (bactericida) en las que lo requieren como las fresas o la lechuga. 

Si vives en una institución, casa hogar o un departamento de vida independiente con otras personas con o sin discapacidad, se deben... 

1. Reacomodar los espacios para cumplir con las medidas de higiene y sana distancia.

2. Limitar las visitas.

3. Desinfectar espacios, superficies y equipos de uso común.

4. Disminuir las actividades en espacios comunes.

5. Respetar el orden y la organización de las cosas para evitar estar buscando e interactuar si no es necesario. 

Cuida tu salud 

El coronavirus está generando cambios en el mundo entero, modificando lo que hacemos todos los días. Esto lo está sucediendo a todas las personas en todo el mundo, por eso ahora debemos tener cuidados especiales dentro y fuera de casa para protegernos a nosotros mismos y a los demás. 

Aquí encontrarás recomendaciones para cuidar tu bienestar físico, mental y emocional que pueden servirte a ti y quizá también a otras personas de tu familia o comunidad. 

Cuida tu cuerpo: 

Procura tener una alimentación sana. Si sigues alguna dieta por hábito o por salud, continúa con ella. Puedes considerar el plato del bien comer.

Fortalece tus defensas consumiendo alimentos ricos en vitaminas A, C y D como cítricos, pimiento, brócoli, y probióticos como yogurt u otros alimentos fermentados.

Toma suficiente agua: 8 vasos al día. Procura apegarte a la jarra del buen beber.

Procura mantener tu rutina diaria de aseo personal aunque pases más tiempo en casa. 

Intenta hacer por lo menos 20 minutos de ejercicio al día para compensar los tiempos de reposo. Si te es posible, en casa puedes hacer ejercicios para estirar o fortalecer ciertas partes de tu cuerpo, o de respiración. Si lo necesitas, puedes hacer paseos cortos cerca de casa siguiendo algunos cuidados. Haz lo que te haga sentir mejor. 

Cuida tu sueño procurando dormir 8 horas al día. El tiempo puede variar, lo importante es que te sientas descansado o descansada. 

Si pasas mucho tiempo en cama o en la silla de ruedas, procura acolchonar con almohadas las partes de tu cuerpo que son puntos de apoyo, así como cambiar de posición cada 2 o 3 horas para prevenir la generación de escaras.

Cambia de fecha tus citas médicas que no sean esenciales y sesiones de fisioterapia en las que compartas aparatos con otras personas. Si necesitas consultar a algún especialista, una opción es utilizar el servicio de consultas gratuitas por chat que la red de médicos en línea, Top Doctors México, está ofreciendo durante la emergencia por coronavirus. Debes elegir un plan para poder registrarte pero aun así el servicio no tiene costo. 

Pide guía y apoyo de profesionales para saber cómo dar continuidad a la rehabilitación en casa. Una opción para hacerlo es a través del servicio de tele-rehabilitación de Fundación Teletón.

Cuida tu mente: 

Dependiendo de tus posibilidades, gustos y ganas, intenta realizar distintos tipos de actividades durante el día: 

Ocupacionales: Actividades que te mantengan enfocado o enfocada en algo particular, por ejemplo, trabajar, estudiar, hacer arreglos en la casa, cocinar, cuidar el jardín. 

Recreacionales: Actividades que te entretengan o diviertan, por ejemplo, cantar, jugar juegos de mesa o videojuegos, resolver acertijos, ver un capítulo de alguna serie de TV o una película. 

Relajantes: Actividades, espacios o momentos que te hagan sentir tranquilo o tranquila, por ejemplo, escuchar música o sentir sus vibraciones, dibujar o pintar, armar un rompecabezas, meditar, platicar con otras personas. 

Cuida lo que piensas: 

La mejor manera de mantenerte informado o informada sobre el coronavirus es por medio de las autoridades de salud, como la OMS y la Secretaría de Salud.

En el sitio web de Yo También tienen un sección especial sobre coronavirus y todos los días publican un video accesible en sus redes sociales. 

Trata de leer, ver o escuchar noticias sobre el coronavirus solamente una o dos veces al día y de preferencia no antes de irte a dormir. Mucha información puede cansarte. 

Recuerda que lo que depende de ti es cumplir las medidas de higiene, comer bien y hacer ejercicio, por ejemplo. Enfócate en eso que sí está en tu control para ayudar a descansar la mente.

Cuando alguna información o indicación sobre el coronavirus no te quede clara, pide que te la expliquen con un lenguaje sencillo y frases cortas, si eso te funciona.

Muchas personas estamos teniendo las mismas dudas y lo importante es compartirlas para juntos encontrar respuestas claras. 

Cuida tus emociones: 

Los cambios y la incertidumbre que estamos viviendo pueden provocarnos estrés, angustia, miedo o soledad. Para manejar esos sentimientos y sentirte mejor, te recomendamos probar lo siguiente:

+Compartir con quienes viven contigo cómo te sientes y que ellos también te platiquen cómo están.

+Comunicarte con quienes no puedes ver aprovechando la tecnología, ya sea con mensajes de texto o de voz, llamadas o videollamadas en plataformas como Google Meet o Zoom, las cuales cuentan con funciones de accesibilidad. 

+Desconectarte a ratos de las noticias, las pantallas y cualquier otra cosa que te aísle demasiado de tu alrededor.

+Tranquilizarte con ejercicios para respirar, estirarte y relajarte que sepas que te funcionan. 

Si en algún momento la angustia o el miedo no te permiten realizar tus actividades diarias, pide ayuda. 

Si alguien de tu familia, un amigo o compañero de escuela o trabajo muere…Puedes sentir tristeza, enojo, muchas ganas de llorar o un hueco enorme en el pecho. Está bien. Para sentirte mejor, puedes hablar, escribir o dibujar sobre lo que sientes. 

Comparte esta información con quienes te apoyan 

Es muy importante que tus familiares, amigos o personas de asistencia personal estén sanos para poder apoyarte si lo requieres. A ellos les recomendamos:

1. Cuidar su propia salud física y emocional.

2. Aislarse si han estado en contacto con alguien que tenga coronavirus.

3. Avisarte si tienen síntomas de una infección respiratoria para que, si lo necesitas, puedas buscar a otra persona de tu red de apoyo. 

4. Cumplir con las medidas de higiene recomendadas: 

-Lavar sus manos antes de entrar al espacio en el que vives, así como antes y después de apoyarte en lo que necesites.

-Si requieres de su apoyo para desplazarte, para tu higiene personal, alimentación, vestimenta, cambios posturales, suministro de medicamentos, limpieza de tus ayudas técnicas o alguna otra necesidad, pídeles que se laven las manos antes y después de apoyarte. También puedes solicitarles que usen cubreboca y careta.

-Asear con especial atención las partes de su cuerpo que te sirven de apoyo, como cuello y hombros.

-Limpiar y desinfectar frecuentemente sus objetos personales.

-Si lo necesitas, apoyarte en la limpieza y desinfección de superficies, objetos de uso común y ayudas técnicas.

Si lo necesitas, tus familiares y otras personas de tu confianza pueden acompañarte en esta etapa de distintas maneras, por ejemplo para:

1. Comprender mejor lo que está sucediendo, siempre haciéndote parte de las conversaciones que tienen que ver contigo.

2. Mantener tus rutinas de aseo, alimentación y sueño, y definir nuevas actividades para el tiempo que pases en casa. Si te es útil, puedes hacer un calendario con imágenes para organizar tus actividades. 

3. Adecuar espacios para las distintas actividades: trabajo o estudio, ejercicio, recreación y relajación. Si es posible, designa una “zona de desconexión” donde puedas descansar y relajarte.

4. Estar al pendiente de tu salud y estado de ánimo observándote, haciéndote preguntas, conversando.

5. Hacer un plan que sirva para que tengas lo que necesites mientras estés resguardado o resguardada en casa. 

Haz un plan de cuidados 

Tener un plan para que tengas lo necesario mientras estés en casa y para saber qué hacer en caso de que tú o alguien con quien vives tenga síntomas de coronavirus, te ayudará a sentirte más tranquilo o tranquila. Una vez que lo tengas listo, compártelo con las personas de tu confianza. Te recomendamos incluir la siguiente información:

-Quién eres. Tu nombre, edad y fecha en que escribiste el plan.

-Quiénes son tus personas de confianza. Anota sus nombres completos, la relación que tienen contigo (padres, hermanos, personas de asistencia personal, amigos, vecinos) y su número de teléfono. Guárdalos también en tu celular. 

-Para qué necesitas apoyo y cuándo.

-Qué hacer si alguien que vive contigo se enferma. Si es posible, esa persona debe tener su propia habitación y utilizar un baño que nadie más use. Salir lo menos posible de su cuarto y tú no entrar al suyo. No compartir cubiertos, platos o vasos. 

-Quién de tus personas de confianza puede apoyarte si se enferma el familiar que te apoya o tu persona de asistencia personal, en caso de que la tengas.

-Si tienes un médico de confianza, anota su nombre, teléfono/celular y hospital en el que atiende. Guárdalo también en tu celular.

-Si eres derechohabiente del IMSS, ISSSTE, INSABI u otra institución de salud pública, anota tu número de registro, datos de tu clínica familiar y ten a la mano una copia de tu carnet.

Qué hacer si tienes síntomas de coronavirus

Si tienes fiebre, dolor de cabeza o tos seca: Avisa a un familiar o persona de asistencia personal, si la tienes. Si lo necesitas, pídele que te acompañe en los siguientes pasos:

1. Pide orientación médica a través de alguna de estas dos opciones:

a) Contacta a un médico particular de confianza.  

b) Llama a alguna de las líneas de orientación médica de las autoridades de salud

Atención nacional: Llama al 800.00.44.800 o envía un mensaje de WhatsApp al 55.86.33.85.89 donde te responderá Susana Distancia.

Atención local: Llama a LOCATEL (55.56.58.11.11) si vives en CDMX o encuentra la línea directa de Covid-19 de tu estado. 

2. Escucha con atención, toma nota de las recomendaciones médicas y síguelas. 

Si además te cuesta trabajo respirar o tienes dolor de pecho, necesitas atención médica urgente. Avisa a un familiar o persona de asistencia personal, si la tienes, para que idealmente te acompañe en los siguientes pasos:

1. Si tienes un médico particular de confianza, contáctalo y sigue sus indicaciones.

2. Si no tienes esa posibilidad, llama al 911, donde un médico realizará un diagnóstico inicial y te dará indicaciones. Si necesitas una ambulancia, en el 911 la enviarán a donde te encuentres. Si puedes ir por tu cuenta al hospital público más cercano, debes antes llamar a LOCATEL (56.58.11.11) si vives en CDMX o a la línea directa de Covid-19 de tu estado. 

3. Cubre nariz y boca con un cubreboca o pañuelo y encima una careta.

4. Ve al hospital que te hayan indicado. Si lo requieres, pídele a alguien de tu confianza que te acompañe.

A qué tienes derecho 

Conoce los derechos que tienes durante la emergencia por coronavirus y lo que puedes hacer si cualquier institución o persona, incluso de tu familia, no los respeta. Tienes derecho a: 

+Recibir y poder consultar información sobre el coronavirus. Saber lo que está pasando y cómo debes cuidarte a través de anuncios del gobierno, noticias o indicaciones del médico en un lenguaje sencillo, con imágenes, símbolos o videos, si eso te funciona. 

+Estar y sentirte bien mientras estás resguardado o resguardada en casa. Si en algún momento sientes angustia, temor o tristeza, puedes pedir y recibir ayuda de manera gratuita en las líneas de apoyo psicológico y emocional. 

+Mantener tu empleo. Durante la suspensión de actividades no esenciales no pueden despedirte por no ir a trabajar. Durante el primer mes que no hayas ido a trabajar, debieron pagarte al menos el equivalente a un salario mínimo por cada día. 

+Continuar con tu educación. Por medio del programa del gobierno “Aprende en casa” a través de televisión, radio o internet,  o bien con las opciones que tu escuela haya puesto en marcha, como sitios web o sesiones en línea. 

+Ser atendido o atendida en el hospital público más cercano si en la línea de orientación médica te indican que necesitas atención médica. 

Es tu derecho:

-Que las instalaciones cuenten con rampas, barandales y adaptaciones al mobiliario para que puedas ingresar, desplazarte y acceder a los servicios de higiene.

-Ser escuchado o escuchada por el personal de salud y recibir información y explicaciones claras. ? Contar con la presencia de un familiar o persona de tu confianza que te dé seguridad.

-Recibir la información que requieras sobre cualquier medicamento, estudio, tratamiento o intervención quirúrgica que te quieran dar o practicar, y firmar tu consentimiento informado para autorizar cualquiera de éstos.

-Continuar recibiendo tratamientos médicos, quirúrgicos o de rehabilitación que no puedan posponerse, con la tranquilidad de que se tomarán las medidas sanitarias necesarias para evitar contagios.

-Que no te maltraten. Nadie puede molestarte, incomodarte o hacerte sentir mal con sus palabras, forma de mirarte o tocarte, ni lastimar tu cuerpo.

-Salir de casa cuando sea indispensable. Si necesitas salir a tomar aire o por alguna urgencia, puedes hacerlo siguiendo los cuidados necesarios. 

Si no recibes información, atención, servicios o encuentras obstáculos para ejercer tus derechos, puedes: 

+Llamar al 911 si estás en una situación de urgencia, peligro, amenaza o riesgo.

+Poner una queja ante:

CONAPRED: Enviando un correo a quejas@conapred.org.mx o llamando al 800.543.00.33. 

CNDH: Registrándola en atencionciudadana.cndh.org.mx Al describir la queja, menciona que eres una persona con discapacidad para que te atienda el equipo especializado en discapacidad.

Comisiones estatales de Derechos Humanos de tu estado.

COPRED: Enviando un correo a quejas.copred@gmail.com 

También puedes pedir asesoría y representación legal gratuita en el Instituto Federal de la Defensoría Pública. Llama al 800.22.42.426 o envía un correo a ifdp_defensayasesoría@correo.cjf.gob.mx 

Todas estas acciones son para que pronto volvamos a salir a la calle. Y podamos ir a la escuela, al trabajo, y reunirnos con nuestros familiares y amigos. ¡Para que estemos juntos de nuevo!  

Para más información consulta aquí

SIGUE LEYENDO: La discapacidad en tiempos de covid -19: el reto de la investigación

Con información de: YoTambién




publicidad

publicidad

publicidad