publicidad

Otros

Exceso de alcohol amplifica daño hepático

Al ser el hígado el principal sitio metabólico del cuerpo, el daño que sufra puede tener un efecto dominó en otros órganos.

  • 23/01/2013
  • 10:06 hrs.

El consumo excesivo de alcohol amplifica el daño hepático, al estar implicado en la fisiopatología de la enfermedad hepática alcohólica (ALD), que se caracteriza por hígado graso, hepatitis, fibrosis, cirrosis, y por alterar los niveles de varios componentes celulares, según los resultados de un estudio.

Esto fue publicado en la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research', donde sus autores explican que "El hígado es el principal sitio metabólico en el cuerpo, el cual está implicado en el metabolismo de nutrientes, medicamentos y en la producción de un gran número de agentes necesarios para las funciones fisiológicas de órganos tales como el corazón, los riñones, los vasos sanguíneos y el cerebro.

Por lo que una enfermedad hepática,  puede tener un efecto dominó en muchos órganos, al influir en la inmunidad, la salud cardiovascular y la coagulación. De manera que, "El hígado es el órgano principal para el metabolismo del alcohol, y como tal, es la primera línea de defensa contra el consumo excesivo de alcohol", agregaron.

En este sentido, que los efectos dañinos del consumo de alcohol estén ligados a beber en exceso de forma crónica, o que se haga con el estómago vacío, especialmente después de un periodo de ayuno o inanición.

Pues, el consumo desmedido de alcohol tiene efectos profundos en inmunología y en los parámetros epigenéticos del hígado, además de los conocidos efectos metabólicos”.

"Esta revisión hace hincapié en la importancia de los mecanismos moleculares y epigenéticos en la lesión hepática inducida por un atracón de alcohol", subrayaron los especialistas, destacando que la investigación sienta las bases para estudios adicionales sobre la implicación cruzada de órganos por daño hepático inducido por alcohol.

Por lo que, finalizaron con la recomendación "no beban en exceso, sobre todo con el estómago vacío, y mantenerse alerta si son bebedores crónicos, pues el consumo excesivo agravará la lesión hepática, especialmente si existen condiciones comórbidas, como obesidad, hepatitis C o VIH". (Con información de Europa press)

publicidad

publicidad

publicidad