publicidad

Corazón

Evita el colesterol en Navidad

Consumir más grasas saturadas se relaciona a un relajamiento que provoca la pérdida de buenos hábitos dietéticos.

  • 15/12/2014
  • 16:06 hrs.

Los excesos en las comidas durante la época navideña pueden alterar los niveles de colesterol, pues se estima que durante las fiestas se ganan entre dos y tres kilos de peso y los niveles de colesterol aumentan hasta 10 por ciento

El descontrol en el comer y el beber durante las fiestas no sólo provocan el aumento de peso, sino que también crecen los niveles de colesterol malo, el que se une a una lipoproteína de baja densidad (LDL), encargada de transportar el colesterol desde el hígado a todas las células del organismo y  se deposita en la pared de las arterias, donde forma las temidas placas de ateroma. 
 
Los excesos durante estos días, con banquetes ricos en grasas y calorías, pueden incrementar el riesgo cardiovascular. 
 
Además, consumir más grasas saturadas durante unos días se relaciona a un relajamiento que provoca la pérdida de los buenos hábitos dietéticos establecidos durante el resto del año.
 
Controlar el colesterol es fácil. Sólo hay que seguir las pautas dietéticas para restringir la ingesta de grasa, en especial la saturada, que es uno de los nutrientes que más lo incrementa.
 
  • Antes de cocinar la carne, es mejor quitar la piel,  es uno de los lugares donde más se almacena este tipo de grasa.
  • Evitar cocinar con mantequilla o nata, utiliza aceite de oliva,  una grasa cardiosaludable. 
  • Optar por lácteos y derivados desnatados y quesos con bajo contenido en grasa. 
  • Limitar al máximo los embutidos, aperitivos salados, salsas, bollería industrial y alimentos precocinados. 
Escoger de manera adecuada los alimentos ayuda a reducir hasta 50 por ciento la ingesta de colesterol y 74 por ciento las grasas saturadas a lo largo del día. La vitamina C de algunas frutas, como el melón, fresas, kiwi y cítricos en general, y verduras como tomate, pimiento, col y coliflor, protege contra las enfermedades cardiovasculares y los lácteos con esteroles vegetales ayudan a reducir los niveles de colesterol. 
 
Para prevenir y tratar el colesterol hay que adoptar una alimentación equilibrada sin grasas saturadas, como la dieta mediterránea, donde el aporte de grasa proviene de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados del pescado y el aceite de oliva. 
 
Además, hay que practicar ejercicio físico aeróbico de tres a cinco veces por semana, pues ayuda a mantener un peso adecuado, prevenir la obesidad y aumentar el colesterol bueno (HDL).
 
La inactividad física contribuye al desarrollo de obesidad, hipertensión arterial, bajos niveles de colesterol bueno y diabetes, todos factores de riesgo cardiovasculares (Con información de 20 minutos). 

publicidad

publicidad

publicidad