publicidad

Otros

Esteroides también provocan adicción

Los esteroides anabólicos generan adicción y provocan cambios físicos y emocionales en el organismo del consumidor.

  • 27/02/2012
  • 14:45 hrs.
Dentro del Programa de Prevención y Control de Adicciones, además de drogas ya conocidas y reconocidas como tales y que generan adicción, como es el caso del alcohol, el tabaco, la marihuana, la cocaína y el éxtasis, entre otras, la Secretaría de Salud, por medio de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), incluye los esteroides anabólicos.
 
Los esteroides anabólicos son sustancias que derivan de la testosterona –hormona masculina producida en los testículos– las cuales son utilizadas por los deportistas para incrementar su potencia, su musculatura y en general su rendimiento deportivo, en algunos casos para determinada competencia, o bien para que aquellos que padecen vigorexia (culto al cuerpo alentado por el ideal estético que se maneja en los medios de comunicación) se procuren su adicción. 
 
Aquellas personas que ya sea que padezcan de vigorexia o bien intenten aumentar su fuerza, su musculatura y su potencia para determinada competencia, encuentran en los esteroides anabólicos un agente de cambio a corto plazo, desarrollando sus efectos poco después de las primeras dosis. 
 
No obstante, con el paso del tiempo, cuando el consumo es constante, los esteroides anabólicos tienen consecuencias y generan cambios en el organismo, los cuales varían de acuerdo con el género del consumidor.
 
En el caso de los hombres, el consumo excesivo de esteroides anabólicos provoca crecimiento de la masa muscular, atrofia testicular, acné y crecimiento de las mamas.
 
En el caso de las mujeres, los esteroides traen como consecuencia la atrofia de las mamas, además de crecimiento de vello en el rostro y un aumento en el tamaño del clítoris. 
 
No obstante, tanto hombres como mujeres comparten dos consecuencias del consumo de esteroides, las cuales afectan su estado emocional, derivando en conductas violentas además de una profunda depresión. (Fuente: Conadic)
 

publicidad

publicidad

publicidad