publicidad

Otros

¿Eres tan berrinchudo como tu hijo?

Aprende a controlar tus emociones para que el enojo que demuestre tu hijo no desemboque en una rabieta difícil de controlar.

  • 27/02/2012
  • 17:43 hrs.

Si aprendes a controlar tus emociones y no demuestras a tu hijo el enojo que te está provocando su actitud, puede ayudarte a que el pequeño deje de hacer berrinches para conseguir sus objetivos.

Un estudio realizado para observar la conducta de niños adoptados a los 9, 18 y 27 meses de edad, así como de sus padres; encontró que los papás que tienen la tendencia a reaccionar de forma exagerada, se enojaban rápidamente cuando los niños cometían errores o ponían a prueba los límites adecuados para su edad, provocaba que los niños de esos padres se comportaran mal o realizaran más berrinches de lo que era normal para su edad.

Conforme iban creciendo, al pasar de bebés a niños, los berrinchudos tenían más problemas de conducta al llegar a los dos años de vida. Esto, explican los investigadores de la Universidad Estatal de Oregon, donde se realizó el estudio, significa que las emociones negativas podrían tener su propio proceso de desarrollo que afecta a las conductas posteriores de los niños.

La líder de la investigación, Shannon Lipscomb, profesora asistente de ciencias del desarrollo humano y de la familia, advierte que encontraron que la genética también tiene que ver en la actitud infantil, sobre todo en niños que heredaron un riesgo genético de emocionalidad negativa de sus madres biológicas y que eran criados en un ambiente familiar de estrés bajo o menos reactivo.

La investigación, ayuda a comprender la relación entre la genética y el ambiente en el hogar, explican los investigadores en el artículo que publicaron en la revista Development and Psychopathology.

Para ayudar a que los niños se comporten mejor, los científicos recomiendan a los padres, regular sus emociones, permanecer firmes, confiados y no reaccionar de forma exagerada. "Como padre, uno da el ejemplo con las propias emociones y reacciones", refiere Shannon Lipscomb. (Con información de medlineplus) 

publicidad

publicidad

publicidad