publicidad

Otros

Enfermeras comparten secretos de oficio

Las enfermeras tienen sus consentidos, si quieres ser uno de ellos entérate de los que odian y aman, y recuerda siempre agradecer su trabajo.

  • 24/02/2012
  • 08:35 hrs.

 Los médicos dan el diagnóstico a los pacientes y les prescriben los tratamientos, en algunos casos también son sus cirujanos, pero quienes verdaderamente cuidan del paciente son las enfermeras y son las menos tomadas en cuenta, según argumentan ellas, quienes además dicen ser las que verdaderamente entablan una relación con el paciente y lo conocen aún mejor que el médico.

Ellas conocen los secretos de los pacientes, pero también tienen secretos y pacientes consentidos, y la única diferencia de que un paciente sea consentido o una persona más con quien tienen que trabajar, es el respeto y agradecimiento, así lo contó en entrevista con SUMEDICO, Genevieve Fernández, editora regional  de la revista Reader’s Digest de Hispanoamérica, que publicó los 50 secretos de las enfermeras.

  • A las enfermeras les gusta que les agradezcan las atenciones
  • Odian que les digan que son muy inteligentes para ser enfermeras
  • Les molesta que un paciente las llame frecuentemente para cosas poco importantes o que no tengan que ver con su salud, pues tienen que atender a múltiples personas
  • Odian que los pacientes les griten y las regañen
  • Cuando un paciente ha sido tranquilo y bueno lo consciente, como limpiarlo con toallas más suaves y tibias
  • Las enfermeras aman que les digan la verdad, pues al final de todos modos la van a saber
  • Las enfermeras reprimen a veces sus sentimientos, cuando los médicos les echan la culpa por algo que ellos hicieron mal
  • Ellas dicen conocer mejor las dosis de medicamentos analgésicos con pacientes terminales, y algunas veces les dan más de lo indicado a estos pacientes para que no sufran tanto, y piden al médico ajustar la dosis
  • Cuando son novatas, las ridiculizan, y cuando adquieren experiencia, hacen lo mismo con las novatas para sacar su estrés, dicen
  • Pero algunas veces  no tienen práctica, por ejemplo para tomar muestras de sangre, “en ocasiones una enfermera pica tres veces al paciente sin éxito de obtener la muestra, es entonces que el paciente, si a la primera no pudo, tiene derecho de decirle que prefiere que lo haga otra, el paciente tampoco tiene que dejar que practiquen con él hasta que le salga”, dijo una de ellas.
  • Ellas casi siempre conocen los resultados de los análisis, pero siempre mienten al paciente sobre ellos, pues el único autorizado a hablar de ello es el médico tratante y ellas lo respetan, especialmente si no son tan buena s noticias

Así que el secreto para lograr esa alianza con la cuidadora, es respetarla, agradecerle y decirle la verdad.

publicidad

publicidad

publicidad