publicidad

Otros

Enfermedades visuales pueden prevenirse

Acudir con el optometrista una vez al año es necesario para evitar el desarrollo de problemas visuales que afectan la calidad de vida de la gente.

  • 20/09/2012
  • 09:09 hrs.

Un examen visual ayuda a prevenir enfermedades de los ojos y a detectar problemas crónicos derivados de padecimientos como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares, dijo el optometrista Iván Camacho Arellano, miembro de la mesa directiva del Colegio de Optometristas del Distrito Federal.

Según el especialista, gracias a un diagnóstico oportuno es posible prevenir y curar problemas de discapacidad visual, en ocasiones con el simple uso de anteojos.

De acuerdo con su experiencia, el licenciado en optometría señaló que los errores de refracción más comunes en consulta, y principales causantes de discapacidad visual son: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia, sobre todo en países de ingresos medios y bajos, siendo las cataratas el primer factor determinante para la ceguera.

Cifras de la Asociación Mexicana de Facultades, Escuelas, Colegios y Consejos de Optometría (AMFECCO), entre el 40 y el 45% de la población mexicana requiere de la atención de un optometrista, siendo una gran mayoría las personas mayores de 45 años, seguido de un 12% para niños y jóvenes entre cinco y 14 años, y 1% para bebés de cero a cuatro años de edad.

“La diferencia entre un oftalmólogo y un optometrista es que el primero es cirujano y el segundo constituye la primera línea de batalla contra las enfermedades visuales”, señaló el especialista, quien abundó en que “no por ver bien no puede padecerse un problema visual”, de ahí la necesidad de acudir con un optometrista regularmente y ante el primer síntoma en los ojos.

Según cifras presentadas por el INEGI, la discapacidad visual es la más común en el país, sólo después de la discapacidad motriz; de igual manera, el Centro Internacional para la Educación del Cuidado de los Ojos, alrededor de 670 millones de personas en el mundo son ciegas funcionales debido a que no se corrigió un error refractivo.

Por su parte, la licenciada en optometría por la UNAM, Yosani López Valle, refirió que existe un escasez importante de optometristas, toda vez que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se requiere un optometrista por cada 10 mil habitantes, “y en la actualidad, en México existen alrededor de cuatro mil licenciados titulados y se gradúan alrededor de 400 por año, por lo que en ese sentido, los optometristas no tendrían problemas para hallar empleo”, señaló.

La especialista dijo a SUMEDICO que la salud visual es sumamente importante, ya que cualquier clase de problema que se padezca afecta la calidad de vida de las personas, llegando a condicionar tanto su vida social como su vida laboral.

En ese sentido, explicó que para poder prevenir problemas visuales es importante no sólo acudir una vez al año con el optometrista, quien derivará al paciente dependiendo del problema sino recurrir a él cuando se presenten los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza recurrente
  • Visión borrosa

También indicó que es importante que los niños sean evaluados para evitar que algún problema en sus ojos afecte su rendimiento académico, y dictó las siguientes recomendaciones, sugeridas por la AMFECCO:

  • Evitar el uso excesivo de la computadora
  • Utilizar lentes de sol para evitar el golpe de los rayos UV
  • Acudir con el especialista para que los prescriba y evitar adquirirlos en tianguis y supermercados

Finalmente, los especialistas abundaron en la importancia de acudir con verdaderos especialistas y no con charlatantes o técnicos que trabajan en ópticas y no cuentan con la experiencia ni el entrenamiento necesarios.

“Es muy sencillo caer en el juego de una óptica que promete tener lentes graduados en una hora, porque un verdadero examen de la vista dura alrededor de una hora y no diez minutos, porque una evaluación completa incluye, entre otros, acciones como desarrollar una historia clínica, y exámenes de agudeza visual, presión intraocular y película lagrimal, entre otros”, concluyó, no sin antes recomendar poner atención en la persona que va a atendernos, “en las manos de quien ponemos nuestra salud visual”.

publicidad

publicidad

publicidad