publicidad

Corazón

Enfermedades cardiacas pueden prevenirse

Los factores de las males cardiacos pueden ser controlables, como el tabaquismo, y no controlables, como la herencia, dijo experta.

  • 01/10/2012
  • 08:28 hrs.

Entre el 80 y el 85% de los pacientes en los hospitales son atendido por alguna enfermedad coronaria, con sus variables, dijo en SUMEDICO Radio el doctor Aquiles Valdespino, cardiólogo del hospital La Raza, y que también fungió como cardiólogo de la Presidencia de la República Mexicana, a propósito del Día Mundial del Corazón, que se conmemoró el pasado 29 de septiembre.

(Aquí puedes escuchar las tres partes de la entrevista: Primera Parte, Segunda Parte, Tercera Parte)

Por su parte, la doctora Ana Cecilia Polanco, médico cirujano y directora médica de Astra Zeneca, señaló que los principales factores para desarrollar una enfermedad cardiovascular se dividen en dos grandes grupos: controlables y no controlables.

Entre los no controlables se encuentran factores como la edad y la herencia, en esta última se trata de personas que tienen un pariente cercano, “como su padre o su madre, que padecieron un mal cardiaco en edades tempranas, situación que aumenta el porcentaje de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular”, explicó la doctora; y en el caso de la edad, refirió que no se trata de que las enfermedades cardiovasculares sean propias de la edad avanzada, pero señaló que son enfermedades que van desarrollándose conforme pasa el tiempo.

Respecto a los factores modificables, la doctora señaló que se trata de hábitos y enfermedades que pueden prevenirse como los altos niveles de colesterol en la sangre, diabetes, hipertensión, tabaquismo, sobrepeso y obesidad.

Síntomas silenciosos o explosivos
Respecto a la manifestación de las enfermedades cardiovasculares, el doctor Valdespino señaló que algunos pueden pasar inadvertidos, o bien ser repentinos.

“En términos generales tenemos que basarnos en un análisis de la herencia en el paciente con enfermedad cardiovascular”, indicó, y abundó que la herencia está determinada en enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón, insuficiencia renal y colesterol alto.

Explicó que en algunos casos, cuando hay una buena calidad de vida y buenos hábitos, la enfermedad puede retrasarse en su manifestación, pero eso no quita la posibilidad de padecer una enfermedad cardiovascular cuando se cuenta con el factor hereditario.

En caso de no conocerse los antecedentes hereditarios, los síntomas, de acuerdo con la doctora Polanco, dependen del tipo de enfermedad que se padezca, no obstante, señaló que hablando de eventos cardiovasculares, como infartos o angina de pecho, la manifestación se compone de dolor en el pecho, del lado izquierdo, que irradia al brazo, el cuello y la mandíbula, “un dolor intenso acompañado de angustia y dificultad para respirar, esos son los síntomas clásicos, y quien los presente debe acudir de inmediato con su médico para una revisión”, explicó.

Por otro lado, señaló que existen otras manifestaciones que se traducen como gastritis, dolor intenso en la boca del estómago, agotamiento, cansancio, y disnea, que es la fatiga que se produce cuando se hace desde un esfuerzo importante hasta un esfuerzo mínimo como lavarse los dientes.

Infartos, antes de los 40 años
La doctora refirió que es importante comenzar a estar pendientes de los riesgos de la salud cardiovascular desde antes de los 40 años, aunque también señala que la edad de riesgo varía, ya que han habido diversos cambios en el ambiente.

“Las mujeres usualmente tienen mayor cardioprotección antes de la menopausia, pero eso también está cambiando, ya que se ve a mujeres jóvenes que no llegan a esa etapa de su vida y ya presentan eventos cardiovasculares”, explicó.

De acuerdo con la especialista, los factores epidemiológicos han ido cambiando, ya que hay mujeres que se infartan antes de tiempo, en relación a como era antes.

“Anteriormente la comparación iba de cuatro hombres con evento cardiaco por una mujer, pero hoy en día la cifra señala que es uno a uno; pero esto responde a los cambios de hábitos de las mujeres, las cuales salen a trabajar, se encuentran más estresadas, descuidan su alimentación y se vuelven más sedentarias, esto hace que se sobrepasen los factores protectores que tenemos las mujeres hormonalmente”, señaló.

Finalmente, la doctora señaló que la campaña “Salvemos el corazón de las mujeres” se orienta hacia esta situación.

“Hemos notado que el problema de las enfermedades cardiovasculares ha aumentado en las mujeres, pero no estamos conscientes del grave problema que pueden ser éstas, porque tenemos la idea de que las mujeres tenemos más problemas con cáncer de mama o cáncer cervical, y acudimos una vez al año al médico para revisión, hay más conciencia, pero eso no sucede con las enfermedades cardiovasculares”, explicó.

Señaló también que es necesario concientizar a las mujeres, de ahí que la Fundación Científica Astra-Zeneca haya hecho una alianza con la Fundación Interamericana del Corazón para lanzar la campaña y que se tome conciencia de los factores de riesgo, las posibilidades y cómo evitar el desarrollo de una de estas enfermedades, “así como lograr diagnósticos de enfermedades como hipertensión y diabetes, que están relacionadas a la aparición de cardiopatías”, concluyó la especialista.

publicidad

publicidad

publicidad