publicidad

Enfermedad arterial periférica, primera causa de amputaciones
Corazón

Enfermedad arterial periférica, primera causa de amputaciones

Cada 7 minutos una persona sufre una amputación por esta enfermedad

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 26/06/2019
  • 14:45 hrs.

La enfermedad arterial periférica afecta a más de 20 millones de personas y es la primera causa de amputaciones. En México, cada 7 minutos una persona pierde una extremidad a causa de este padecimiento, por lo que es importante detectarlo a tiempo.

El origen de esta enfermedad está en la ateroesclerosis, un trastorno que se refiere a la acumulación de colesterol malo en las arterias. Si tienes colesterol alto, estás en riesgo.

Primera causa de amputaciones

La acumulación de placa o colesterol malo en las arterias que llevan sangre a las extremidades, principalmente a las piernas, se estrechan y endurecen, lo que disminuye el flujo sanguíneo a esa parte del cuerpo.

Como consecuencia, podemos desarrollar enfermedad arterial periférica.



De acuerdo al Dr. Gerardo Peón Peralta, médico angiólogo y cirujano vascular de la Clínica Mérida, en promedio, 8% de los mexicanos está en riesgo de padecer este problema.

Lo más grave, es que la mitad de las personas que ya lo padece no presenta ningún síntoma. En la mayoría de los casos, los síntomas aparecen en etapas más avanzadas.

El Dr. Peralta, también miembro de la Sociedad Mexicana de Angiología y Cirugía Vascular, indica que existen cuatro etapas de la enfermedad, en las cuales se manifiestan distintos síntomas. 


Etapa 1: Generalmente en esta fase, los pacientes no presentan síntomas, por lo que aparentemente, tienen una vida normal. 


Etapa 2: En la fase 2, los pacientes manifiestan un dolor intenso al caminar, denominado médicamente como claudicación intermitente.
Este malestar se describe como un dolor intenso e intermitente, que aumenta al caminar y disminuye al estar en reposo. Puede haber dolor o un calambre que surge en la pantorrilla y es tan severo que impide seguir caminando. 

Etapa 3: El paciente con enfermedad arterial periférica en etapa 3 manifiesta dolor en reposo y puede empeorar al levantar las piernas.

“Esta es una etapa peligrosa, ya que hay una alta probabilidad de amputación”, advierte el experto.

Etapa 4: Durante esta fase, los pacientes sufren heridas en los pies, especialmente en los dedos, las cuales no sanan.


Hay pérdida de la piel, úlceras, cambio de color en la piel y aspecto brillante. Las heridas pueden evolucionar y causar gangrena, siendo la primera causa de amputaciones.

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo reconocer un infarto intestinal?

Causas y factores de riesgo

De acuerdo al especialista, la diabetes y el sobrepeso son dos de los factores de riesgo principales para desarrollar problemas de circulación en las extremidades, sin embargo hay otros que pueden acelerar la progresión de la enfermedad.

Entre ellos se encuentran:

Falta de ejercicio (sedentarismo)

Obesidad

Mala alimentación (exceso de grasas, comida chatarra y azúcares)

Colesterol alto

Presión arterial alta (hipertensión)

Diabetes tipo 2

Estrés

Sin embargo, el angiólogo alerta que el factor más asociado con las amputaciones por enfermedad arterial periférica es el tabaquismo.

“Los pacientes con enfermedad arterial periférica tienen un riesgo de amputación un 20% mayor al cabo de un año”, alerta el experto.

La falta de circulación sanguínea o la disminución de esta puede ser causa de amputaciones por la muerte del tejido.

Tratamiento

El tratamiento actualmente para la enfermedad arterial periférica consiste en cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, caminar todos los días, reducir el estrés y bajar de peso. También se deben tomar medicamentos y algunas veces, someterse a una intervención quirúrgica.

Sin embargo, la Cofepris aprobó recientemente un nuevo medicamento oral llamado Rivaroxaban que al combinarse con la toma de aspirina, puede reducir hasta en un 70% la probabilidad de sufrir la pérdida de una extremidad.

Este producto también está autorizado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y por la Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos (FDA).

Se espera que esté disponible en los próximos meses en los servicios de salud en México tanto públicos como privados.

SIGUE LEYENDO: Colesterol alto, un mal que no presenta síntomas







publicidad

publicidad

publicidad