publicidad

Otros

En cerebros con demencia falta Óxido Nítrico

Nobel de Medicina dice en entrevista con SUMEDICO que ejercicio aeróbico y dieta rica en pescado, ayudan a obtener el óxido nítrico que se necesita.

  • 25/09/2012
  • 08:08 hrs.
“En los últimos 20 años hemos aprendido que el Óxido Nítrico (NO según su nomenclatura química) es importante para el corazón y sistema cardiovascular, pero llega a ser mucho más importante en otros sistemas, como el cerebro. Ahora estudiamos el hecho de que las personas que tienen demencia senil, por ejemplo, la Enfermedad de Alzheimer, tienen deficiencias de NO en el cerebro”, así lo explicó a SUMEDICO  el doctor en Farmacología y Ganador del Premio Nobel de Medicina 1998, Louis Ignarro.
 
“Quizá esto puede estimular a los científicos de México a estudiar esta área porque el cerebro tiene más Óxido Nítrico que ninguna otra parte del cuerpo, pero todavía no sabemos por qué. Ahí hay otra investigación para Premio Nobel esperando”, añadió este académico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), que es al mismo tiempo asesor científico de la compañía Herbalife.
 
Ignarro dijo que colabora con Herbalife porque, juntos, encontraron hace diez años una molécula para la dieta humana que estimula la producción de NO. El suplemento es un aminoácido que se puede consumir en forma de una harina llamado Niteworks. Ese aminoácido ingresa al aparato digestivo y, después de que es cortado por una enzima presente en el cuerpo produce el NO.
 
Las compañías farmacéuticas están intentando fabricar medicamentos que aumenten la cantidad de Óxido Nítrico en el cerebro, pero todavía no hay un medicamento así.
 
“Actualmente se puede conseguir la cantidad necesaria de Óxido Nítrico haciendo ejercicio aeróbico y con una dieta con abundancia de pescado y poco volumen de carne de cerdo y res. Esto es lo ideal, pero la verdad son muy raras las personas que cumplen con los ejercicios y dietas adecuadas, por eso desarrollamos un suplemento que ayude a las personas a aumentar sus niveles de NO”, dice el fundador de la Sociedad de Óxido Nítrico, y fundador y editor en jefe de "La biología y la química de óxido nítrico".
 
Gas invisible
El Óxido Nítrico es un gas incoloro que tiene una estructura muy simple pues sólo contiene un átomo de Oxígeno (O) y un átomo de Nitrógeno (N). Hace 30 años se descubrió que  tiene efectos muy positivos para relajar el músculo cardiaco y dilatar arterias y venas, pero paulatinamente se han encontrado más funciones bioquímicas de este gas en el cuerpo humano.
 
Ignarro dice estar comprometido con la tarea de dar a conocer a la población que el óxido nítrico es muy importante para el corazón, el cerebro y las articulaciones.
 
“Ya hay mucha evidencia de que la artritis está relacionada con una cantidad reducida de Óxido Nítrico en el cuerpo. Lo mismo pasa con la piel: cuando hay ausencia de NO la piel luce seca, con manchas, avejentada”, dice el Nobel de Medicina 1998.
 
"Hallazgos como estos me han hecho impulsar la formación de laboratorios especializados en Óxido Nítrico en las diferentes universidades que visito para impartir conferencias", explicó, en la ciudad de México, el especialista que en los años 90 descubrió que el cuerpo humano produce una pequeña y regulada cantidad de óxido nítrico. Este gas es considerado como inestable porque cuando está libre en el ambiente se puede asociar fácilmente con un átomo libre de oxígeno y convertirse en dióxido de nitrógeno (NO2), un conocido contaminante que contribuye a que se vea café o gris la atmósfera de las grandes ciudades.
 
Desde hace 30 años, las investigaciones de doctor Ignarro se centraron en la búsqueda de la naturaleza química del EDRF (factor de relajación derivado del endotelio). En 1986 descubrió que el EDRF era idéntico al óxido nítrico.
 
El óxido nítrico desempeña un importante papel en la regulación de la presión sanguínea. Produce una relajación de la musculatura lisa vascular. Esta vasorrelajación provoca vasodilatación arterial y, por consiguiente, una reducción de la resistencia vascular y de la presión arterial. Sin embargo, desde hace 20 años se ha multiplicado la evidencia de que el NO tiene otros efectos benéficos en tejidos diferentes al sistema cardiovascular.
 
Farmacología es clave
Ignarro tiene una licenciatura en la farmacología, la Universidad de Columbia, 1962, y un doctorado en farmacología de la Universidad de Minnesota, 1966. También recibió una beca postdoctoral en química farmacología de los Institutos Nacionales de Salud en 1968.
 
El farmacólogo, nacido en Brooklin, Nueva York y que comprende un poco de español porque además de inglés habla perfecto italiano, dice que en el campo de la comprensión y aprovechamiento adecuado del óxido nítrico falta tanto por hacer que su actual misión como académico es impulsar la formación de más laboratorios sobre esta molécula.
 
“Poco a poco he cambiado mis actividades y ahora no  paso tanto tiempo en UCLA. Viajo mucho por todo el mundo y visito muchas universidades y centros de investigación. A ellos les trato de mostrar lo importante que es el estudio del óxido nítrico para la salud y para la nutrición. A eso creo que estaré dedicando mi esfuerzo los próximos años”, concluye el doctor en farmacología.
 
El doctor Ignarro ha publicado numerosos artículos sobre sus investigaciones. Además del Premio Nobel, también recibió el Premio de Investigación Básica de la Asociación Americana del Corazón en 1998, en reconocimiento a sus destacadas contribuciones al avance de la ciencia cardiovascular. Ese mismo año, fue admitido en la Academia Nacional de Ciencias y al año siguiente, en la Academia Americana de las Artes y las Ciencias.

publicidad

publicidad

publicidad