publicidad

Otros

El reflujo es común en 50% de los bebés

Cuando el reflujo se convierte en una enfermedad crónica debe acudirse al médico para que de el tratamiento adecuado.

  • 03/02/2012
  • 08:32 hrs.

¿A tu bebé se le regresa la leche cada que termina de comer?, probablemente sea así si tiene menos de dos meses de edad, pues al 50% de los bebés les ocurre esto de modo normal, pero entre el 2 y 3% de ellos presenta el reflujo como una enfermedad crónica que necesita atención médica.

De acuerdo con el doctor Héctor Vera García (*), presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría, los bebés mientras más pequeños son, más riesgo de presentar reflujo tienen, y este puede ser de dos tipos, fisiológico y patológico, siendo el más común el primero, que además no requiere tratamiento médico, mientras que el patológico, aún cuando es muy poco común puede ser grave si no se atiende.

Sin embargo, cuando los papás se den cuenta de que su hijo está presentando esta condición deben acudir con el pediatra para que valore a su hijo, y les indique si se trata de un simple reflujo fisiológico o de uno patológico.

Al respecto, el médico hizo especial énfasis en que no se debe medicar a los pequeños si no son especialistas, de lo contrario podrían agravarse las cosas.

De acuerdo con el también subdirector médico de Médica Sur Lomas, el reflujo fisiológico ocurre en la mitad de los bebes porque la válvula esofagogástrica, un músculo que tiene que irse desarrollando poco a poco, y durante los primeros meses de vida aún no tiene el tono necesario, al paso de la comida ésta se vence, y en lugar de enviar la comida al duodeno se regresa por el mismo esófago hasta la boca, pero no ocasiona ningún problema a la salud del bebé y no es peligroso.

Por otro lado, cuando se trata de un reflujo patológico, estas regurgitaciones si se tornan peligrosas, porque son tan seguidas que terminan por inflamar crónicamente el esófago o el estómago causando esofagitis o gastritis, y no sólo eso, sino que el líquido se pasa hacia los pulmones ocasionando que el niño se empiece a ahogar e incluso se ponga en peligro la vida del bebé.

Cuando la vida del bebé corre peligro, es porque se trata de un “reflujo masivo que causa bronco aspiración, pero es muy extraño que esto ocurra” dijo el pediatra.

Prevenir el reflujo

Si has notado que tu bebé tiene reflujo es muy importante que trates de evitarlo con estos consejos preventivos alimentándolo de forma correcta:

1. Alimenta al bebé con leche materna, pues según el pediatra este alimento además de proveer múltiples beneficios, ayuda a evitar las regurgitaciones.
2. El bebé no debe comer de un solo golpe, es decir debe dársele el pecho entre 10 y 15 minutos, luego hacerlo eructar y nuevamente repetir el proceso por otro periodo de tiempo igual.
3.Cuando el bebé recién ha terminado de comer, se recomienda dejarlo quieto en lugar de estarlo manipulando y zarandeando, porque esto propicia la regurgitación.
4.Recostar al bebé en un ángulo de 30 a 45 grados para ayudarlo a evitar que la leche se le regrese.
5. Evitar sobrealimentarlos, es decir que no se rebase el límite que tolera su estómago, porque la comida extra necesitará salir por algún lado.

Tratamientos en caso de reflujo patológico

Cuando el reflujo resulta ser patológico, además de esos cinco consejos, los padres deben estar conscientes que el bebé necesitará de un tratamiento farmacológico y en caso de ser un problema muy severo o de no responder a los fármacos será necesaria una cirugía.

“Cuando ya está causando esofagitis, estenosis esofágica, se requerirá de medicamentos para restaurar el problema, pero cuando no se logre contener con esto se necesitaría una cirugía”, afirmó el presidente de la AMP.

“La cirugía tiene recomendaciones muy específicas como cuando la leche que el niño regresa pasa directamente a los pulmones causándole ahogamiento o cuando el tratamiento farmacológico al cabo de un tiempo no funciona”, señaló el doctor Vera.

Cuando es necesario, la cirugía consta de un procedimiento en donde el esófago y el estómago se voltean para que no se regrese la comida, “tal y como se hace con las tuberías cuando se regresa el agua”, concluyó el especialista.

(*) Dr. Héctor Vera García
Presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría
Subdirector Médico de Medica Sur Lomas.
hverag@yahoo.com
hverag@medicasur.org.mx 

publicidad

publicidad

publicidad