publicidad

Otros

El gato que no se rindió para ser escalador

Lalah llegó a un gimnasio que hizo su hogar y que la inspiró a ser escaladora

  • 11/12/2016
  • 13:56 hrs.
Los animales que viven en la calle, se enfrentan a diferentes conflictos por ejemplo la lluvia, la agresión de las personas y el frío, por lo que constantemente buscan algún refugio.

Este fue el caso de Lalah, un pequeño gato que llegó a un gimnasio pero que no solo hizo del lugar su hogar, sino que ha asombrado a todos por su habilidad para escalar como todo un profesional.

La historia de Lalah


Lalah llegó al gimnasio que se encuentra en  Okinawa, Japón, cuando tenía dos meses de edad. Desde ese momento descubrió el amor por escalar.

Cuando era pequeña, a diario veía a las personas escalar el muro, así que después de que bajaban, ella trataba de saltar y alcanzar las agarraderas, pero nunca llegaba a ellas.

Sin embargo esto no la detuvo y la motivo a seguir practicando.

“Ella estaba ansiosa por subir hasta la cima mientras miraba a la gente escalando todos los días”, dice un miembro del gimnasio.

Se siguió esforzando


Lalah se sentaba a mirar a las personas escalando como si estudiara sus técnicas y para así desarrollar sus propias habilidades.

De igual manera, paseaba por el gimnasio para entrenar y aprovechaba para subir cada base que encontraba.

Después de algunas semanas, el pequeño felino creció lo suficiente para escalar hacia la cima del muro, el cual subió hábilmente y de forma natural.

Así comenzó a escalar a diario y a impresionar a todos alrededor quienes habían visto su esfuerzo.

“Nosotros nunca la entrenamos. Ella solo cumplió su deseo sin ayuda. Ella debe estar feliz y orgullosa. Nosotros estamos felices y orgullosos por su desafío y logro”, dijeron los miembros del gimnasio.

Ahora el pequeño gato se ha convertido en la mascota del gimnasio, donde todos la llenan de amor y cuando no está en el muro, se acuesta a dormir.

(Con información de Love Meow)

publicidad

publicidad

publicidad