publicidad

Otros

El egocentrismo oculta carencias afectivas

Las personas egocéntricas tienen una autoestima muy baja y necesidades emocionales muy fuertes que no pueden expresar.

  • 22/10/2012
  • 10:35 hrs.

El egocéntrico es aquella persona que cuando habla cae en el “yoísmo”, todo debe girar alrededor de él, haciendo alarde de los logros que consigue él mismo y de la manera como existe una dependencia a su alrededor, mostrando una actitud de grandeza que lo lleva a minimizar a los demás, dijo en SUMEDICO Radio la psicoterapeuta gestalt Aida Malfavón Valencia(*).

La especialista explicó que detrás de una persona egocentrista existe una autoestima baja, y la sensación de grandeza trae como consecuencia un sujeto tímido e introvertido que necesita del reconocimiento del mundo exterior para sentirse fuerte.

De acuerdo con la explicación de Malfavón Valencia, el yo es una de las características naturales del ser humano que se desarrolla desde el primer año de vida y responde a dos demandas: biológicas y sociales.

“Existen el ‘yo’, que es nuestra esencia, y el ‘yo ideal’ que es lo que nosotros creemos idóneo para responder a las demandas sociales. Existe también un egoísmo normal cuando nuestra percepción del yo es adecuada para la demanda de la sociedad, pero cuando el ambiente nos da una distorsión de la percepción de nosotros viene una carencia: ‘no me satisfacen una necesidad, entonces yo me demando a mí mismo una situación más concreta’, y lo que sucede con esto es que la persona distorsiona su realidad, se siente el centro del mundo”, explicó la psicoterapeuta.

Malfavón Valencia explicó que en ese caso el personaje egocentrista considera que todo responde a su propia necesidad, y no hacia la de la sociedad también.

“El egocentrismo es un trastorno de personalidad. Cuando caemos en el narcisismo nos olvidamos del mundo externo y nos concentramos en nuestro propio mundo. Estamos obligando a que los demás nos sirvan, y nos olvidamos de nuestra parte humana, no hay un manifestación normal de una emoción, porque éstas son manipuladas a partir de mi propio yo, y eso implica carencias”, explicó.

Explicó que sucede tanto en el bullying que se sufre en la infancia como en el mobbing, en su versión adulta, ya que los líderes que manejan el grupo de abusadores son sujetos egocéntricos con una autoestima muy baja y necesidades emocionales muy fuertes que no pueden expresar porque al hacerlo se muestran vulnerables, “y ése es su talón de Aquiles”.

Amor propio

La psicoterapeuta y colaboradora de la UNESCO explicó que existe una diferencia muy marcada entre egocentrismo y amor propio.

“Cuando se habla de amor propio se habla de un egoísmo positivo, el auto-reconocimiento de mis talentos y habilidades, pero también de mis limitaciones. Esto me permite desarrollarme en sociedad con flexibilidad, mientras que el egocéntrico no reconoce que tiene carencias”, abundó.

Sobre la convivencia con una persona egocéntrica, la especialista indicó que sus relaciones pueden convertirse sólo en una negociación.

Además, la especialista explicó que para los egocéntricos es difícil establecer relaciones, toda vez que al tenerlas necesitan mostrarse vulnerables, algo que no pueden hacer porque estarían atentando contra su estructura egoísta, “porque considera también que nadie lo merece”.

“Si tu jefe, por ejemplo, es egocéntrico, vale la pena alabarlo si quiero el trabajo, pero no exagerar con ello porque entonces me convierto en una amenaza, ya que él puede considerar que ya no se valoran los talentos sino que se atenta contra ellos”, explicó.

Señaló también que el lenguaje no verbal es la mejor manera de hacer ver al egocéntrico que sus actitudes no son las correctas, como por ejemplo grabar una conversación y hacérsela escuchar para que acepte que está en un error.

Finalmente, señaló la importancia del egoísmo positivo, el cual nos ayuda a no caer en la subestimación de nuestras habilidades y puede provocar que nos convirtamos en personas sumisas.

“Esto es tener un ‘yo’ fuerte para sostenernos ante la sociedad”, concluyó.

Aída Malfavón Valencia
Psicoterapeuta Gestalt
Gte. en el área de Desarrollo Humano e Innovación de Proyectos en Trasciende de México

publicidad

publicidad

publicidad