publicidad

Otros

Diseñan en la UAM hemodiálisis barata

En México se diagnostican al año 70 mil casos de insuficiencia renal crónica, falla que es consecuencia de la diabetes o la hipertensión.

  • 23/02/2012
  • 07:57 hrs.

La Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalpa (UAM-I) diseñó un nuevo modelo de trabajo para atender de una manera más barata y segura a pacientes que sufren Insuficiencia Renal Crónica y deben ser atendidos con diálisis. 

El costo anual de atender a cada paciente con Insuficiencia Renal Crónica es de casi 400 mil pesos, pero investigaciones conjuntas de la UAM-Iztapalapa y del Instituto Nacional de Cardiología podrían reducir más de un 50% los costos, con la combinación de equipos de hemodiálisis más algunos cambios en la manera de realizar los tratamientos.

“El objetivo que nosotros tenemos es reducir los costos a la mitad o menos de la mitad. Reducir el costo anual de la hemodiálisis a menos de 200 mil pesos, con una serie de conocimientos que incluyen reducir los costos de tecnología, reducir el gasto en medicamentos como la eritropoyetina y los quelantes, así como combinar el tratamiento de diálisis con apoyo psicológico y ejercicio dirigido”, explicó el profesor Miguel Cadena Méndez, coordinador de los trabajos para el desarrollo de la Clínica de Hemodiálisis de la UAM.

Los trabajos para esta clínica se realizan en las instalaciones del Centro Nacional de Investigación en Instrumentación e Imagenología Médica, el CI3M, que está localizado dentro del campus de la UAM-Iztapalapa.

Filtros artificiales

Cada año se diagnostican en México 70 mil casos de personas cuyos riñones ya no funcionan y que requieren de una terapia de remplazo renal, lo que implica que deben ser conectados a una máquina para que realice las funciones de limpieza que realizaban sus riñones o que reciban un trasplante de un riñón compatible. Esta falla irreversible de los riñones, llamada Insuficiencia Renal Crónica, principalmente es consecuencia de la diabetes o la hipertensión.

Cuando los riñones de un paciente dejan de funcionar existen dos tipos de apoyo que se les puede proporcionar por medio de máquinas: una es la diálisis peritoneal y la otra es la hemodiálisis.

En la diálisis peritoneal, se inyectan líquidos limpios a una bolsa natural del abdomen llamada bolsa iliaca y ahí ocurre una captura de moléculas tóxicas o materiales de desecho de la sangre y salen en forma del mismo líquido, a través de un tubo conectado al abdomen. En el otro método –la Hemodiálisis— se extrae sangre a través de un brazo, se filtra afuera en un riñón artificial y se devuelve la sangre limpia a través del brazo.

En diálisis peritoneal se tienen que realizar 20 sesiones de limpieza a la semana. En hemodiálisis se realizan sólo 3 limpiezas por semana.

Cadena Méndez explicó que actualmente la mayoría de las personas que está en tratamiento por insuficiencia renal es atendida con diálisis peritoneal, porque en apariencia es más barata, pero el modelo que propone la UAM optó por la hemodiálisis.

“Lo que estamos haciendo en la UAM es preparar la próxima apertura de una Unidad de Hemodiálisis aquí en el centro, replicando y mejorando lo que se ha descubierto en el Instituto Nacional de Cardiología, y desde aquí comenzar a construir una red. Esto nos permitirá tener un manual de procedimiento para bajar los costos en hemodiálisis, preparar enfermeras especializadas y personal de apoyo a los nefrólogos y replicar el conocimiento en el resto del país, lo cual esperamos iniciar a fines de este año. Hemos avanzado en 80% en este proyecto de apertura”, indica el catedrático de la UAM-I. 

publicidad

publicidad

publicidad