publicidad

Desigualdad en el acceso a la salud agudizó los efectos de la pandemia
Covid-19

Desigualdad en el acceso a la salud agudizó los efectos de la pandemia

Foto: Hospital Juárez de México

En el Día Mundial de la Salud, experta señala que la pandemia ha sido un reto por los altos índices de enfermedades crónicas y la falta de infraestructura

La desigualdad en el acceso a la salud es uno de los principales factores que empeoró el panorama del covid-19 en México y el mundo, pues se enfrentó al virus en muy malas condiciones de salud pública.

Así lo afirma la doctora Lenny Beatriz Navarrete Martínez, jefa de Vinculación y Seguimiento Clínico del Hospital Juárez de México (HJM) quien, desde el inicio de la pandemia ha estado en primera línea de batalla.

"No solo a México, sino al resto del mundo nos tomó por sorpresa y no en las mejores condiciones de salud pública. En el caso de nuestro país, estábamos pasando justo por un momento en que las enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, obesidad y sobrepeso encabezaban la lista de causas de muerte en la población", afirma en entrevista con SuMédico.


(Foto: Doctora Lenny Beatriz Navarrete Martínez) 

"Esto definitivamente marcó el rumbo de los casos contagiados con covid-19, pues muchos tienen una o varias comorbilidades que favorecieron los desenlaces fatales", agrega.

Covid-19 evidenció desigualdades en acceso a la salud

Bajo el lema "Construir un mundo más justo y saludable", el Día Mundial de la Salud 2021, que se conmemora el 7 de abril, busca hacer conciencia sobre la importancia de luchar contra las desigualdades en el acceso a los servicios de salud.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la covid-19 evidenció que algunas personas pueden llevar una vida más sana y tener mejor acceso a la salud que otras, debido a las condiciones en que nacen, crecen, trabajan y envejecen.

La desigualdad social y económica que limita la atención de la salud para algunos, favorece el desarrollo de enfermedades y de muerte prematura, lo que ha sido un factor para que la pandemia golpee de forma más intensa a comunidades vulnerables, con menos probabilidad de acceder a servicios de salud y que tienen más probabilidades de sufrir consecuencias fatales.

(Foto: Freepik) 

Al respecto, la doctora Navarrete destaca que en México comenzamos a enfrentar a la pandemia en un momento en que la salud no era óptima para combatir otra enfermedad.

Los índices de enfermedades crónicas eran altos en la población y tampoco se tenían las mejores condiciones de infraestructura hospitalaria ni áreas suficientes para atender una enfermedad respiratoria grave.

TAMBIÉN LEE: ¿Se puede evitar el coronavirus en interiores? 

"Tuvimos que reconvertirnos y modificar la atención hospitalaria, lo que no ha sido nada fácil, pues, aunque no dejamos de lado la atención a los padecimientos crónicos, sí nos hemos tenido que enfocar en aquellos que son de atención urgente, dejando de lado la atención a otras complicaciones", detalla la especialista.

"Todo con respecto a la pandemia ha sido un reto", puntualiza.

(Foto: Doctora Lenny Beatriz Navarrete Martínez)

No todos tienen acceso a la educación en salud

Desde la experiencia de la experta del Hospital Juárez no se puede negar que en todas partes del mundo existe la desigualdad y por supuesto que ello impactó en el momento de enfrentar a la pandemia.

"El principal problema es que no todas las personas tienen un acceso a servicios de salud de calidad, hay muchas diferencias en los ingresos diarios, deficiencias de viviendas seguras, falta de educación, menos oportunidades de empleo y de una alimentación balanceada", señala.

"La educación para la salud es básica pero no todos tienen acceso a ella y si la tienen no pueden cumplir con todas las especificaciones, porque no todos pueden elegir qué comer, ni tienen la oportunidad de hacer ejercicio ni de atender un padecimiento crónico y mantenerlo controlado", agrega.

Todos estos factores, según Navarrete, definitivamente hicieron una diferencia a la hora de enfrentar un problema de salud pública desconocido como covid-19, porque por las comorbilidades se incrementó el riesgo de muerte de más pacientes.

No desatender otras áreas de la salud

A lo largo del ciclo de vida, todas las personas requieren diversas condiciones nutricionales, ambientales y emocionales, entre otras, para el desarrollo y bienestar. Por ello es importante destacar la importancia de una salud integral.

(Foto: Freepik) 

En ese sentido, la emergencia por covid-19 ha concentrado gran parte de los recursos públicos destinados a la prevención y atención del contagio, por lo que se vuelve necesario impulsar medidas que contrarresten el impacto de esta pandemia en otras dimensiones importantes para la salud de las personas.

Niños y adolescentes sufren angustia y depresión

Por ejemplo, las medidas de distanciamiento han favorecido que niños y adolescentes desarrollen un estado de angustia, depresión o ansiedad ante el futuro, especialmente por la imposibilidad de socializar entre pares; así mismo, la violencia hacia personas mayores y mujeres aumentó drásticamente, lo que ha tenido un impacto negativo en la salud mental.

(Foto: Pexels) 

"Ahora, más que nunca, es necesaria la identificación de las deficiencias y fortalezas estructurales de nuestro sistema de salud, tanto las previas a la pandemia como las evidenciadas por ésta, para abonar a su adaptación y transformación. Asimismo, debemos repensar y mejorar constantemente las estrategias públicas de prevención y atención a las comorbilidades", afirma al respecto la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Aprender de una enfermedad nueva y mortal

Por supuesto, el tener que aprender sobre una enfermedad nueva ha sido otro reto importante, pues todo el recurso humano en los hospitales se tuvo que capacitar e implementar nuevas acciones, como el uso de equipo de protección.

"Aquellos que aún estaban en formación tuvieron que aprender a manejar al paciente crítico y muchas veces no era el enfoque que tenía su área de especialización. Fue difícil, pero finalmente dejó ventajas", relata la doctora Navarrete.

(Foto: Doctora Lenny Beatriz Navarrete Martínez)

Los trabajadores de la salud han tenido que aprender a tratar una enfermedad que les da miedo, postergaron vacaciones, dejaron de ver a sus familias y han estado en primera línea de combate y la mejor forma en que podemos compensar ese gran esfuerzo es contribuyendo a que se acabe la pandemia.

"Todos tenemos que usar cubrebocas, todos tenemos que mantener las medidas de sana distancia, evitar las fiestas y reuniones, seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias y apoyar al programa de vacunación esperando nuestro turno", dice la experta.

LEE: Covid afecta a más hombres en México y la mediana de edad es 43 

2021 es el Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales y la manera de agradecer lo que han hecho durante esta pandemia, de acuerdo con Navarrete, es precisamente cuidando la salud, porque eso va a disminuir sus cargas de trabajo y permitirá atender mejor a cada paciente.

(Foto: Freepik) 

"Cada quien tiene que hacer su parte, no esperar que solo los médicos acaben con el problema", subraya.

Vacunas no acabarán con la pandemia

Desde el punto de vista de la especialista, el reto más importante para este 2021 es tener en cuenta que la vacuna contra covid-19 no es la solución a la pandemia. Es solo una parte, lo demás debemos hacerlo nosotros con las medidas de prevención. Solo así tendremos un mundo más saludable.

"La salud es responsabilidad de cada persona. Los hábitos diarios que tenemos y lo que invertimos en salud finalmente tienen su recompensa o pasan la factura a lo largo del tiempo", afirma.

Si bien se han llevado a cabo muchas acciones para que el acceso a la salud sea más equitativo, tardarán muchos años para verse los resultados, de manera que cada uno debemos trabajar los hábitos saludables como dieta balanceada, ejercicio, revisiones periódicas y conocer nuestros antecedentes de enfermedades en la familia.

"Las autoridades por su parte tienen que invertir mucho más en educación para la salud, porque la información es lo que puede marcar la detección oportuna de una enfermedad, así como el inicio de sus cuidados para prevenir complicaciones graves", detalla la doctora del HJM.

(Foto: Doctora Lenny Beatriz Navarrete Martínez)

Cero rechazo, una política arraigada en el Hospital Juárez

En el Hospital Juárez de México se busca dar un trato igualitario a los pacientes y para ello mantienen una política de "cero rechazo", lo cual significa que cuando llega un paciente, se aseguran de valorarlo y estabilizarlo antes de ver si cuenta con seguridad social o no.

"También le damos prioridad al trabajo multidisciplinario, es decir, no únicamente atendemos el padecimiento por el que llega una persona, sino que estudiamos qué otras enfermedades lo acompañan y qué puede agravar su condición", explica Navarrete.

"Con pandemia o sin pandemia, damos siempre este tipo de atención a los pacientes, porque no cerramos las puertas a otros padecimientos en la emergencia sanitaria, mantuvimos una atención híbrida a pesar de ser un hospital covid", dice.

Afortunadamente, se han visto mejores resultados en los pacientes covid durante los últimos meses, pues según la experta, desde la primera ola de covid-19 hasta ahora, han aprendido mucho sobre la enfermedad y sus efectos.

Los retos que deja la pandemia

Sin duda, trabajar en las desigualdades en el acceso a la salud de calidad es uno de los retos más importantes que deja la pandemia, pero también promover que cada persona se haga responsable de su bienestar.

(Foto: Freepik) 

Mientras más temprano empecemos con la cultura de la prevención de covid y de muchas otras enfermedades, mejores resultados vamos a ver a corto plazo.

"Ahora el gran reto es salir de esta pandemia, retomar las actividades de forma segura y dar la importancia necesaria a la promoción y prevención de la salud. No es solo responsabilidad del personal de salud el prevenir que tengamos una tercera ola, sino que depende de toda la población. Debemos trabajar en conjunto", recomienda la experta.

Y concluye recordando que, aunque ya tenemos la vacuna, no es la solución, es una opción para contener la pandemia, pues "se tienen que continuar con todas las medidas de protección personal para que, en conjunto, podamos ir disminuyendo el problema".

SIGUE LEYENDO: ¿Puedes viajar si ya te pusieron la vacuna de covid? 


publicidad

publicidad

publicidad