publicidad

Otros

Descubren el mecanismo de diseminación de la lepra

Esta enfermedad, crónica pero curable, se consideraba erradicada en México, pero en 2012 se reportaron dos casos.

  • 25/01/2013
  • 16:03 hrs.
La bacteria que causa la lepra, enfermedad ancestral y mortal para el ser humano, utiliza un complejo sistema de secuestro y reprogramación de células del sistema nervioso y luego las convierte en células enfermas, muy similares a las células de los músculos y la piel.
 
El complejo mecanismo de diseminación de la bacteria Mycobacterium leprae fue identificado por investigadores de la Universidad de Edimburgo, Escocia, y por primera vez fue explicado públicamente en la edición del 17 de enero de 2013 de la revista científica Cell.
 
La lepra es una enfermedad crónica, pero curable. En la antigüedad causaba inevitablemente la muerte después de una larga agonía y rechazo social pues sus síntomas más conocidos y evidentes son la destrucción de los tejidos de la piel, destrucción de los nervios periféricos en manos y pies, así como la destrucción de mucosas en nariz y ojos, lo que lleva a una deformación del rostro. En muchas culturas, incluyendo los diferentes pueblos que aparecen en la Biblia, los enfermos con lepra eran expulsados de las comunidades y obligados a vivir en minas y valles aislados.
 
Desde el año 1995, la Organización Mundial de la Salud acordó otorgar atención gratuita a cualquier persona con lepra en el mundo, sin embargo, una de las mayores dificultades para atender a este padecimiento es que la bacteria que lo provoca puede estar presente en el cuerpo de las personas hasta 20 años antes de manifestar síntomas.
 
La investigación de la Universidad de Edimburgo abre una puerta de esperanza para el tratamiento temprano de las personas infectadas con la bacteria M. leprae porque ayudaría a crear mecanismos de diagnóstico temprano para este mal. El último recuento global de la Organización Mundial de la Salud sobre este padecimiento, realizado en el año 2009 identificó a 213 mil personas con la enfermedad en 121 países, pero principalmente en África y Asia. En el caso de México, donde se consideraba erradicada la lepra, se reportaron dos casos en el año 2012.
 
Mecanismos de dispersión
El nuevo estudio, publicado en la revista Cell, revela que la bacteria causante de la lepra dispersa la infección por medio de un mecanismo de secuestro de células especializadas del sistema nervioso adulto.
 
En un segundo paso, desconocido hasta ahora, la bacteria aprovecha una característica llamada plasticidad genómica para reprogramar las células nerviosas y convertirlas en algo que los investigadores llamaron “imitaciones de células madre de músculo”.  Esas células simuladoras paulatinamente se incorporan a los tejidos sanos de músculos, piel y tejidos y comienzan a proliferar hasta destruir y desplazar a las células sanas.
 
“Esta es la primera demostración de cómo un patógeno bacteriano podría utilizar la plasticidad genómica de nuestras células de tejido del cuerpo adulto para generar células madre naturalmente durante la infección”, explicó el autor principal del estudio, Anura Rambukkana, de la Universidad de Edimburgo. 
“Nuestros resultados proporcionan nuevas orientaciones para prevenir la progresión de la infección en etapas temprana, pero además nos abre la esperanza de poder reprogramar el tejido adulto y generar células madre para regenerar tejidos dañados en el cuerpo”
 
El artículo del estudio publicado en la revista Cell detalla que la bacteria causante de la lepra (M. leprae) inicialmente infecta a las células de Schwann adulto. Estas células normalmente se envuelven alrededor de los nervios para aislar las señales eléctricas que pasan por el sistema nervioso periférico. La bacteria de la lepra se extiende luego a otros tejidos para transmitir la infección, pero cómo lo hace era un misterio hasta ahora.
 
El estudio indica que las células de Schwann tienen la capacidad de convertirse en células de reparación dedicadas a ayudar a los nervios a recuperarse después de lesiones. Según la investigación del profesor Rambukkana y su equipo, la bacteria M. leprae aprovecha la plasticidad notable de las células de Schwann para secuestrarlas y propagar su infección.
 
Para probar esta idea, los investigadores infectaron células de Schwann adulto de ratones con la bacteria M. leprae. Las bacterias reprogramaron a estas células y las condujeron a un estado de células madre  musculares –esto significa que las llevaron pasos atrás en su evolución o especialización para alcanzar un estado muy cercano a las primeras etapas de la vida, en las que una célula es capaz de convertirse en diferentes tipos celulares—. Para hacer esta especie se regresión evolutiva, la bacteria usa moléculas para apagar genes que están activos en la forma madura de las células de Scwamm y activa genes que se expresan durante el desarrollo embrioario.
 
M. leprae luego convierte las células inmaduras en imitaciones de células musculares y propagan la infección a los músculos a través de este proceso. Cuando los investigadores inyectaron bacterias en los músculos de ratones adultos, las bacterias se propagaron en distintos tipos de células musculares.
 
“Nuestro estudio muestra que la reprogramación de células es un evento necesario en esta infección bacteriana temprana que promueve la diseminación de la infección de la lepra”, sostiene Rambukkana. “Mediante la identificación de dianas o blancos moleculares o el diagnóstico de biomarcadores específicos relacionados con el proceso de reprogramación, será posible prevenir la progresión de la infección y frenar así los daños y posterior invalidez en los pacientes”, indicó.

publicidad

publicidad

publicidad