publicidad

¿Cómo hacer una careta de alta protección fácilmente?
Covid-19

¿Cómo hacer una careta de alta protección fácilmente?

UNAM brinda los planos para crear careta de alta protección a bajo costo y de fabricación sencilla. Por sus características ya se usa en hospitales mexicanos.

  • INGRID SILVA
  • 29/05/2020
  • 18:09 hrs.

Conforme se va conociendo más del nuevo coronavirus, las recomendaciones cambian, desde el uso o no de cubrebocas o de las mascarillas N95 para el uso de profesionales de la salud hasta las caretas, el objetivo es evitar la propagación del virus.

Respecto a las caretas, un reciente artículo publicado en JAMA en el cual participaron especialistas de la Universidad de Iowa, indica que el uso de caretas faciales como medida de protección durante la pandemia, sí podría ayudar al contagio del nuevo coronavirus, además, serían menos incómodas para muchas personas que consideran molesto el cubrebocas y lo utilizan de forma inadecuada. En ese sentido, los autores del estudio refieren que las caretas son una protección especial que puede producirse y distribuirse rápidamente y a un costo accesible por lo cual representarían una estrategia segura y efectiva para disminuir la transmisión del virus.

Te recomendamos: Tratamiento de células madre para covid, ¿seguro y eficaz o peligroso?

Máscaras- caretas de alta protección creadas por la UNAM pueden hacerse fácilmente en casa

Al respecto, Leopoldo Ruiz, coordinador en el Laboratorio Nacional de Manufactura Aditiva y Digital (MADit) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explica que, para salvar aún más vidas, su equipo y él decidieron que lo mejor era proteger al personal sanitario de eventuales contagios con una máscara- careta que manufacturaron y ya donaron a hospitales de la Ciudad de México y Monterrey.

Además de lo anterior, las instrucciones y planos del dispositivo de protección ya se subieron a la red para que cualquier persona pueda realizar una, ya que una de las principales ventajas del diseño es que puede armarse en casa o bien, ser producido en serie como explica Ruiz:

"Muchos han descargado la información, sobre todo de los estados del norte y calculamos que ya hay 50 mil de estos dispositivos circulando por el país. Nos siguen llegando solicitudes, y todo empezó como una petición por parte de un grupo de médicos que querían seguir adelante con su trabajo, y que necesitaban hacerlo en las condiciones más seguras posibles".

Hasta el momento se han donado 14 mil caretas- máscara y todo comenzó cuando el Hospital General Dr. Manuel Gea González contactó al MADiT, lo cual no les pareció inusual, pues las colaboraciones con esa institución vienen de tiempo atrás.

Para la colaboración integraron un equipo de médicos e ingenieros que, al laborar de manera continua e intensa terminaron por hacer el diseño de una protección que corregía las fallas observadas en productos similares conforme la experiencia en centros de salud:

"Nuestra propuesta difiere de las caretas fabricadas por la comunidad maker de México en sus impresoras 3D que, aunque derivadas de un esfuerzo loable, no protegen como deberían, o de las que circulan por la Internet, como la de ese vídeo donde un individuo toma una gorra, la voltea, le coloca cinta gris y le pega un acetato. Todo ello al final sí genera una pantalla de defensa, pero no una óptima".

En cambio, la careta del MADiT y el Hospital Gea González protege no solamente la parte frontal y lateral del rostro, sino que cubre desde el nacimiento del cabello hasta la barbilla, todo ello con materiales de máxima transparencia y mínima rugosidad, lo cual facilita la sanitización y evita la formación de fómites".

Los fómites son material no vivo que puede ser vehículo de agentes patógenos como es el caso del nuevo coronavirus, como indica información de la UNAM: "la palabra fómite describe a un área contaminada con patógenos".

La protección integral que brindan las nuevas caretas tiene detrás una planificación y comunicación amplia entre médicos e ingenieros involucrados en su creación pues se analizaron múltiples escenarios de riesgo, por ejemplo, que algún paciente infectado tosiera o estornude durante la revisión médica:

"Aún las caretas convencionales funcionarían sin problema alguno, ¿pero si el enfermo está sentado o acostado? Entonces las gotículas expelidas podrían escabullirse y entrar por debajo de la pantalla, o por los lados. Para evitar que los aerosoles alcancen los ojos, nariz o boca del doctor o enfermero, cerramos toda posible vía de acceso".

Por otro lado, la UNAM informó que la careta se desarrolló sin fines de lucro, pero en virtud del interés que generó entre la sociedad en general, los desarrolladores crearon un sitio con instrucciones y tutoriales sobre cómo elaborarla a pequeña, mediana y gran escala, cómo armarla y colocarla al que puedes acceder aquí.

También te sugerimos: Identifican tela para cubrebocas que neutralizaría el coronavirus

Finalmente, los creadores advierten que la careta no es infalible, pero sí muy confiable:

"El desempeño de un objeto depende de la relación entre geometría, material y proceso, y aquí cuidamos mucho todo eso. Bajo esta lógica simplificamos al máximo y empleamos sólo dos materiales, pero atendiendo a detalles que suelen pasarse por alto, como proteger la cara por cualquier ángulo o el permitirle al individuo portar cofia o gorro quirúrgico. Por ello, para nosotros esto es más que una careta".


publicidad

publicidad

publicidad