publicidad

Otros

Cómo educar niños felices según María Montessori

Los 15 principios del método harán que el niño aprenda y sea feliz

  • 21/12/2016
  • 11:36 hrs.
La enseñanza escolar puede ser algo complicado pus se requieren de estrategias y técnicas que capten la atención de los niños sin estresarlos o causarles frustración, y que además sea divertido.

Uno de los métodos más efectivos para lograr que los niños aprendan bien y además sean felices, es el creado por María Montessori, el cual se enfoca en desarrollar las potencialidades a través de la interacción con un ambiente preparado, rico en materiales, infraestructura, afecto y respeto.

En este tipo de enseñanza, el estudiante es visto como un todo integrado, desde sus valores, comportamientos y de igual forma potenciando su capacidad para generar aprendizaje, lo que a su vez le permite aprender por su cuenta y con la guía de profesionales especializados.

“Hay que sembrar en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón”, María Montessori.

Asimismo, este método puede aplicarse en el hogar para ayudar al niño a que tenga un mejor desarrollo.

Los principios del método Montessori


El método Montessori no es complicado de aplicar, pues sólo se requieren 15 cosas, las cuales te decimos a continuación.


    1. Sé siempre el mejor modelo. No olvides que los niños aprenden de lo que ven.

    2. No critiques mucho a tu hijo o sólo aprenderá a juzgar.

    3. Elógialo para que aprenda a valorar.

    4. No muestres hostilidad o el menor aprenderá a pelear.

    5. No lo ridiculices o lo único que lograrás es que se convierta en alguien tímido.

    6. Ayúdale a crecer seguro a cada instante y a que confíe en los demás.

    7. No lo desprecies porque desarrollará sentimiento de culpa.

    8. Acepta sus ideas y opiniones. Así se sentirá a gusto.

    9. Crea una atmósfera de cuidado, integración y amor. De esta manera encontrará el amor en el mundo.

    10. Jamás hables mal de tu hijo.

    11. Valora siempre las cualidades de tu hijo y no des lugar a los aspectos malos.

    12. Siempre escucha lo que tu hijo tenga que decirte y responde cuando se acerque a ti con una duda.

    13. No regañes a tu hijo cuando se equivoque. Apóyalo a comprender su falta y a corregirla.

    14. Ayuda a tu hijo a encontrar lo que busca, pero también deja que las descubra solo.

    15. Trátalo con respeto y háblale de la mejor manera. Siempre muestra la mejor versión de ti.





(Con información de Muhimu)

publicidad

publicidad

publicidad