publicidad

Otros

¿Cómo debes cuidar a un perro salchicha?

Debido a su físico, no puedes tratarlos como a los demás perros

  • 22/03/2017
  • 04:02 hrs.
Los perros de raza salchicha son de los más queridos en todo el mundo debido a su cuerpo extremadamente largo y sus extremidades cortas, lo que lo hace irresistible.

El nombre oficial de esta raza de perros es el de dachshund, teckel, dackel o perro tejón en español, y es originario de Alemania, donde se utilizaba para cazar ya que cabía fácilmente en las madrigueras o guaridas de conejos, zorros o tejones.

Tipos de salchicha


Aunque todos los perros salchicha parezcan iguales, es importante aclarar que existen tres tipos de ellos:

  • Estándar: son los más grandes debido a que miden 35 cm de caja torácica y pesan entre 6 y 9 kg.

  • Miniatura: su circunferencia torácica sólo ronda los 30 o 35 cm y tiene un peso máximo de 4 kg.

  • Kaninchen: es el perro salchicha más pequeño de todos, ya que tiene como máximo 30 cm de circunferencia torácica y pesa menos de 3.5 kg.


En relación a la altura que alcanza, ésta varía según el tipo de perro.

¿Cómo es su comportamiento?


Los perros salchicha se caracterizan por tener una fuerte personalidad y por ser testarudos, por lo que sus dueños deben ser de carácter severo y firme para poder lidiar con ellos.

Sin embargo, el comportamiento varía en relación al tipo de perro según su pelaje. Los de pelo largo son más cariñosos y fieles, mientras que los de pelo corto son de carácter más firme, pero en general todos son enérgicos y juguetones, por lo que necesitan actividades que los mantengan activos.

Los cuidados que debes tener


Al ser una raza peculiar, se deben tener cuidados rigurosos, pues por su complexión no podemos tratarlos como a los demás perros.

No cuidarlos adecuadamente, puede causarles lesiones en su espalda y discos vertebrales que pueden derivar en serias lesiones.

Por ello, a continuación te decimos los cuatro cuidados que debes tener si vives con un perro salchicha o estás pensando en adoptar uno.

Cuidado al sujetarlo


Para que no se lastime, sujeta sus extremidades y espalda a la vez. Aunque pueda parecer complicado, al final te acostumbrarás y a tu peludo amigo no le incomodará.

 No lo dejes usar las escaleras


Si sube y baja las escaleras, su espalda se verá afectada al igual que los discos vertebrales.

Cuando requiera utilizar los escalones, cárgalo y bájalo cuando hayan llegado a su destino.

Salgan a correr


La falta de ejercicio provoca problemas de espalda y obesidad, lo que es perjudicial para sus patas cortas y articulaciones.

Siempre dedica un momento del día para salir a ejercitarte con tu compañero. Además de que cuidarán su peso, reforzarán su unión.

No dejes que se apoye en sus patas traseras


Aunque te pueda parecer lindo que salte en sus patas traseras o se siente sobre ellas, no debes permitírselo porque la afectada será su espalda.

Cuando notes que lo intenta, corrige su postura de forma amable. Con el tiempo aprenderá que no lo debe hacer.

(Con información de Mascota fiel)

publicidad

publicidad

publicidad