¿Cómo aplicar correctamente una inyección de insulina?

Se necesita llenar la jeringa con la cantidad adecuada de medicina, decidir dónde poner la inyección y saber cómo ponerla; ¿Conoces los pasos?

La inyección de insulina es generalmente una parte importante del tratamiento de las personas con diabetes, pero muchos diabéticos se inyectan de la manera en la que creen adecuada y resulta que sí hay una manera estándar de administración.

¿Cómo aplicar correctamente una inyección de insulina?

¿Cómo poner correctamente una inyección de insulina? Aquí te lo decimos.

imagen-cuerpo

Inyección de insulina: lo que recomiendan los expertos

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos informa que para poder administrar correctamente una inyección de insulina, se necesita llenar la jeringa con la cantidad adecuada de medicina, decidir dónde poner la inyección y saber cómo ponerla.

El Sistema de salud pediátrica de Nemours menciona que el primer paso es simple, pero no por eso debe pasarse por alto: conseguir los elementos necesarios: venda con alcohol, frasco de insulina, jeringa y un recipiente para colocar la jeringa que se acaba de usar.

Después vendrá el proceso de sanitización personal y de los ingredientes: lavado de manos, verificación de fecha de caducidad del frasco de insulina y limpiado de la boca de goma del frasco utilizando la gasa con alcohol.

La comunidad británica Diabetes.co.uk, apunta que al poner la inyección de insulina se debe apuntar al tejido graso que se encuentra justo debajo de la piel.

“Escoja un área de grasa suave para poner la inyección de insulina. Puede ser el vientre, la parte superior de los muslos, el trasero o el tríceps (aunque esto no siempre se recomienda para personas más delgadas o niños)”, dice esta comunidad.

En palabras de Diabetes.co.uk, el cuerpo de todas las personas es diferente y algunos necesitarán levantar ligeramente un pliegue de carne grasa entre el pulgar y los dedos. Si no sabes si tú necesitas hacer esto o no, consulta a tu médico de confianza.

imagen-cuerpo

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos advierte que nunca se deben mezclar dos tipos de insulina diferentes en una misma jeringa, a menos que así lo haya indicado un especialista. El doctor de deberá decir qué tanta insulina necesitas.

Posteriormente deberás colocar la aguja en la tapa de goma del frasco de insulina y jalar hacia atrás para poner la dosis recomendada por el especialista en la jeringa.

Después vendrá ponerte la vacuna en el sitio de grasa suave y la recomendación de esta institución es que lo hagas lentamente. Al terminar de administrar la inyección de insulina, se recomienda que la dejes por 10 segundos en el sitio donde la aplicaste para evitar que se salga líquido.

Recuerda que también puedes pedir ayuda para hacerlo si no te sientes en confianza para administrarla por tu cuenta.