publicidad

Coma hiperosmolar: la peor complicación de la diabetes
Diabetes

Coma hiperosmolar: la peor complicación de la diabetes

Incrementa el riesgo de problemas graves de salud.

  • Ingrid Consuelo Silva Palma
  • 21/06/2019
  • 13:10 hrs.

Se conoce como coma hiperosmolar, llamado también estado hiperglucémico no cetótico (EHNC) o estado hiperosmolar hipeglucémico y es una de las complicaciones de la diabetes más graves.


Las personas con un control inadecuado de la diabetes mellitus (tanto tipo 1 como tipo 2) pueden desarrollar esta complicación aunque, otro factor de riesgo importante es la edad (mayor a 50 años).


La diabetes incrementa el riesgo de problemas graves de salud. Las complicaciones de la diabetes pueden presentarse en los nervios, pies, riñones, estómago, ojos, entre otros órganos vitales.


Al respecto, publicaciones en la Revista Cubana de Medicina indican que el coma hiperosmolar se presenta con mayor frecuencia en los pacientes que no utilizan insulina como parte de su tratamiento.


Te recomendamos: Masa muscular: un nuevo signo vital


Coma hiperosmolar: la complicación de la diabetes que puede ser mortal

La mortalidad por coma hiperosmolar es alta pues frecuentemente no se realiza el diagnóstico o se hace de forma tardía cuando las alteraciones del metabolismo se ha vuelto graves y difíciles de revertir.


Los factores que pueden precipitar este coma son las infecciones (la más frecuente), administración de insulina inadecuada, diarrea, vómito agudo, pancreatitis aguda, quemaduras graves, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca, sobreesfuerzo físico e hipertiroidismo.


Todo comienza por un aumento en la frecuencia para orinar como resultado de altas cantidades de glucosa en sangre que el cuerpo trata de eliminar.


La orina se pone oscura y la sensación de sed también aumenta, por ello es importante tomar líquidos que eviten la deshidratación.

Si la deshidratación avanza y se torna severa, se producen convulsiones, coma y
finalmente la muerte.


¿Cómo se desarrolla? Es un coma progresivo acompañado por síntomas neurológicos, por ejemplo déficit motor o convulsiones, polidipsia, poliuria, piel seca, fiebre e inflamación abdominal.

Por otro lado, también pueden manifestarse disfonía (pérdida de la voz) y disfagia (dificultad para tragar los alimentos).


Cuando esta complicación se presenta, requiere de un tratamiento oportuno y adecuado, preferentemente en un área de cuidado intensivo. El tratamiento consistiría en 3 acciones básicas:


  1. Administración de líquidos
  2. Reposición de potasio
  3. Administración de insulina.

También te sugerimos: Crean nuevo medicamento contra cáncer de páncreas


Finalmente, las señales de alerta son: labios agrietados, boca seca, sed excesiva, nivel de glucosa mayor a 600 mg/dl, piel seca, piel caliente sin sudor, fiebre, somnolencia, alucinaciones, confusión, vista disminuida y debilidad en un lado del cuerpo.



publicidad

publicidad

publicidad