publicidad

Otros

Buscan producir leche hipoalergénica

Daisy, una vaca clonada en Nueva Zelanda, está diseñada para producir un nuevo tipo de leche que no desarrolle alergias, dicen investigadores.

  • 02/10/2012
  • 15:16 hrs.

La respuesta para los bebés que son alérgicos a la leche podría estar en Daisy, una vaca que fue clonada por científicos de Nueva Zelanda, quienes consideran que esta es la mejor manera de conseguir leche que no produzca alergias, esto de acuerdo con un artículo que será publicado en la próxima edición del periódico especializado Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según Stefan Wagner, uno de los investigadores del proyecto, ha sido posible hasta ahora reducir la cantidad de Beta-lactoglobulina, una hormona que no se halla en la leche materna y que puede ser factor del desarrollo de alergias.

Los investigadores señalaron también que la leche de Daisy cuenta con proteínas típicas que se encuentran en la leche de vaca y que, por ende, la convierten en una leche más nutritiva que la leche común.

No obstante, la leche de Daisy aún se encuentra en análisis en los laboratorios para corroborar que no produzca alergias, y adelantaron que aún tardarán algunos años para poder producirla de forma industrial, tomando en cuenta que Nueva Zelanda es un país muy estricto en control de alimentos.

A pesar de los presuntos beneficios que supone la leche de la vaca clonada, hay animadversión de parte de algunas instituciones, por ejemplo, Steffan Browning, legislador del Partido Verde neozelandés, quien considera que esta alternativa podría afectar la reputación que tienen los neozelandeses de producir alimentos de gran calidad.

Respecto a la proteína que se ha reducido en esta vaca, la organización GE Free New Zealandes, señala que “es esencial para una digestión saludable, las funciones del sistema inmunológico y la formación de saludables tejidos óseos saludables, dientes y el desarrollo de los músculos”, por lo que se considera que reducirla en una vaca es crueldad animal.

Otro argumento en contra, de parte de la organización ecologista, fue la manera como se obligó a Daisy a dar leche antes de tiempo para poder analizarla.

Actualmente Daisy tiene 11 meses de edad y vive en una granja del país.

Los científicos esperan que en el futuro la vaca clonada pueda dar mayores cantidades de leche hipoalergénica, aunque también se concentran en las razones por las que nació sin rabo. Los científicos desean saber si se trata de una enfermedad congénita que afecta a las vacas o bien corresponde a otras razones. (Con información de El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad