publicidad

Otros

Buscan mejorar diagnóstico de epilepsia

Especialista advierte que en 90% de los casos la epilepsia se detecta en el momento de entrevistar al paciente.

  • 29/02/2012
  • 10:22 hrs.

Neurólogo indica que muchas veces los especialistas diagnostican epilepsia a muchos pacientes que no la tienen por ser una enfermedad muy común, y como no la tienen o la tienen mal diagnosticada, entonces los tratamientos no les funcionan porque no son los indicados.

Cuando la epilepsia está bien diagnosticada y el tratamiento no funciona, a ese grupo de pacientes se les llama epilepsia refractaria, y para tratar la enfermedad se requiere hacer una cirugía ajustada, es decir en donde se le retira la parte del lóbulo del cerebro donde esta enfermedad afecta.

Así el doctor Juan E. Bender del Busto indicó que por un mal diagnóstico puede arrastrarse incluso unos momentos antes de hacer la cirugía y por ello es de vital importancia hablar con el paciente, sino ocurren casos como el de una paciente que después de 22 años con el tratamiento, este no hacia efecto porque en realidad era una enferma mental mal diagnosticada que jamás iba a reaccionar con ese medicamento, y el mismo caso puede ser cuando la dosis no es la correcta.

El especialista relató que cuando a la paciente se le dio el diagnóstico correcto y el tratamiento efectivo y coherente a su enfermedad sí reaccionó con fármacos.

Todo depende de que se le haga al paciente una correcta entrevista, pues durante la interlocución el especialista se puede percatar si tiene o no epilepsia, de qué tipo es y la posible causa.

La cirugía

Este tipo de cirugías son recientes, y entre 1985 y 1990 alrededor del mundo se alcanzaron ocho mil y en los años recientes siguen en aumento.

Según el especialista cuando el paciente necesita esta cirugía en la mayoría hay un aumento en la calidad de vida

Tres retos

Bender consideró que el médico tiene tres retos en esta materia:

  • La definición oportuna de una epilepsia refractaria
  • La determinación de la zona epileptógena (origen del trastorno)
  • La previsión del impacto que tendría la cirugía en la calidad de vida del paciente

Pues aún en la mayoría de los casos la cirugía aumenta la calidad de vida de los pacientes, también se corre el riesgo de dejar algún daño motriz severo, o dejar que el paciente muera.

Esto ocurre porque el cerebro queda expuesto y debe someterse a un estudio  de electrocorticografía, a través de electrodos, para recoger una información digital para detectar la actividad irritativa.

Esa es la guía para que el cirujano pueda seccionar, hasta un límite de cuatro a cinco centímetros, qué es lo máximo posible. Un corte mayor afectaría las áreas elocuentes, por lo que la cirugía se ajusta con la imagen computarizada.

publicidad

publicidad

publicidad