publicidad

Otros

Analizan prueba para detectar tartamudez

Especialistas de Gran Bretaña aplican prueba de origen estadounidense, que ayuda a determinar si en un niño persistirá la tartamudez.

  • 29/10/2012
  • 17:10 hrs.
De acuerdo con las estadísticas, uno de cada 20 niños tartamudea antes de cumplir los cinco años de edad, pero sólo uno de cada cien desarrollará el trastorno hasta la adolescencia, por eso especialistas de Gran Bretaña analizan si una nueva prueba de lenguaje puede ayudar a detectar de forma temprana la tartamudez.
 
Investigadores de la organización Wellcome Trust de la Universidad de Londres, señalan que la prueba detecta a los niños que pueden desarrollar el trastorno y explican que la clave para superarlo es el tratamiento temprano.
 
Alrededor de los tres años de edad, algunos niños empiezan a tartamudear, cuatro de cada cinco, lo superará sin ayuda en dos años; pero uno de cada cinco, seguirá presentando el trastorno de lenguaje, por lo que la terapia a tiempo puede traer muchos beneficios.
 
El estudio británico, publicado en Journal of Fluency Disorders, analizó a 272 niños con tartamudeo y 25 sin el trastorno de entre cinco y 19 años. Los científicos encontraron que la llamada "repetición de palabras completas" no era un indicador confiable del tartamudeo persistente. Así, vieron que los síntomas clave eran la prolongación de fracciones de palabras, la repetición parcial de palabras o el "bloqueo" de la primera parte de una palabra.
 
El director de la investigación Peter Howell afirmó a la BBC que "si se puede identificar a los niños en riesgo de tartamudeo, se podría ofrecer intervenciones apropiadas para ayudarles lo más pronto posible". En este sentido, recuerda que la escuela es un periodo clave en el desarrollo infantil y cualquier ayuda para combatir los problemas potenciales de comunicación hará una gran diferencia en la vida del niño.
 
La prueba que analizaron los investigadores de Gran Bretaña, se desarrolló en Estados Unidos, se llama SSI-3 (instrumento de tartamudeo severo) y en estudios anteriores, demostró ser un indicador fiable de quién seguiría tartamudeando y quien superaría el trastorno.
 
Ese estudio fue de seguimiento, se hizo en niños de ocho años hasta que llegaron a la adolescencia. Otros indicadores, como el historial familiar, que se han utilizado en el pasado, fueron menos precisos.
 
Otro de los datos que demostró el estudio estadounidense, fue que la prueba es altamente sensible y específica al clasificar a quienes tartamudean pero se recuperarán, a quienes seguirán tartamudeando de forma persistente y a quienes tienen un habla fluida, sin dificultades de comunicación. Este resultado de la fluidez, dicen los investigadores, es importante porque muestra que la prueba puede ser utilizada en los niños que no están afectados, lo cual tiene que hacerse para poder identificar problemas.

publicidad

publicidad

publicidad