publicidad

Otros

Alimentos que te ayudan a combatir el cansancio

Existen alimentos que te brindan la energía, necesaria para enfrentar las arduas jornadas de trabajo y de labores cotidianas.

  • 29/10/2012
  • 18:36 hrs.

 En nuestra dieta diaria debemos incluir alimentos que nos brinden energía, desde los que estimulan la concentración y la capacidad mental, hasta los que aportan energía muscular.

 
Para saber elegir cuáles nos convienen más y cómo combinarlos, la publicación española Eroski Consumer, publicación española dedicada a analizar todo desde el punto de vista del consumidor, ofrece una guía.
 
Los alimentos que proporcionan al organismo la energía para mantener su equilibrio son: los hidratos de carbono y las grasas, porque representan una fuente de energía inagotable.
 
Frutos secos.- Contienen una gran cantidad de antioxidantes y ácidos grasos esenciales, que el organismo humano no puede sintetizar por sí mismo. Tienen más minerales que el resto de las frutas: magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro, zinc y selenio. También contienen gran cantidad de proteína y fibra que ayudan a regular el tránsito intestinal y mejorar la musculatura. 
 
De los frutos secos, las semillas ricas en grasas son: la nuez, la almendra, la avellana, las semillas de girasol y el cacahuete, entre otros.
 
Las semillas ricas en hidrato de carbono (almidón) son, las bellotas y las castañas. Es el tentempié perfecto para asegurar la energía de nuestro cuerpo. 
 
Personas con obesidad y sobrepeso deben moderar el consumo de este tipo de alimentos por su elevado contenido en grasa, deben elegir los frutos secos crudos y sin sal. 
 
Verduras de hoja verde.- Aportan pocas calorías y gran contenido en vitaminas A, C, B, E y K; contienen minerales como el hierro, magnesio, potasio y calcio, y elevada cantidad de fibra. Debes incluir en tu alimentación: acelga,  apio, brócoli, berro, coliflor, coles, arúgula, lechuga y espinaca, ésta última cuenta con un elevado valor nutritivo. Su riqueza vitamínica y su elevado contenido en hierro hacen de este alimento una fuente de energía.
 
Chocolate puro.- Cuanto más puro, mejor. El chocolate es fuente de energía y mejora el estado de ánimo. La presencia de estimulantes en su composición hace de este alimento una buena elección para mantener la energía del cuerpo. El chocolate es un alimento rico en magnesio, potasio, fósforo y hierro, vitaminas A, E, B1 y B2, lípidos y proteínas. Las moléculas de este alimento contienen gran cantidad de energía que nuestro organismo sabe cómo utilizar.
 
Hidratos de carbono de absorción lenta.- Tienen la capacidad de liberar energía poco a poco, a medida que el cuerpo la necesita. El arroz, las papas, la pasta, el pan, las legumbres y la gran mayoría de cereales son alimentos ricos en hidratos de carbono y aportan la energía necesaria para el buen funcionamiento físico y psíquico de nuestro organismo. En deportistas, ya sean profesionales o aficionados, es recomendable una dieta rica en estos alimentos para garantizar una adecuada reserva energética.
 
Carne magra.- Carne magra es la que tiene poca grasa. La carne magra del cerdo y la ternera, el pollo sin piel y el pavo son una importante fuente de proteínas. Sobre todo, aportan tirosina, un aminoácido que aumenta la concentración y el estado de alerta. Son carnes con una elevada cantidad de vitamina B12, que ayuda a combatir los estados de depresión y cansancio.
 
Finalmente, sugieren algunos consejos para seguir una dieta que aporte la energía adecuada al organismo:
  • Beber abundante cantidad de agua (entre dos litros y dos litros y medio al día)
  • Realizar de cinco a seis comidas diarias
  • La comida más importante del día debe ser el desayuno, pues nos debe aportar la energía suficiente para hacer frente a toda la jornada. No debe faltar: pan integral, proteína magra (como pavo o jamón dulce) y un cítrico que nos aporte una dosis extra de vitamina C
  • A media mañana, hacer un tentempié con frutos secos o un lácteo
  • La comida debe ser a base de verdura de hoja verde, acompañada de proteínas magras (pollo, pavo, ternera magra) y un hidrato de carbono de absorción lenta, papas asadas o una porción de arroz
  • No debemos saltar la merienda, a base de fruta o tostadas integrales.
  • Evitar las cenas pesadas y repetir el consumo de verdura de hoja verde con proteína.

publicidad

publicidad

publicidad