publicidad

5 peligrosas consecuencias de fumar en la diabetes
Diabetes

5 peligrosas consecuencias de fumar en la diabetes

La prevalencia de la diabetes ha aumentado con mayor rapidez en los países de ingresos medianos y bajos.

  • Ingrid Consuelo Silva Palma
  • 21/08/2019
  • 13:36 hrs.

Diabetes y tabaco no suena como una buena combinación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la diabetes como una enfermedad crónica que se desarrolla cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza la insulina que produce de forma eficaz. La diabetes se manifiesta con el aumento del azúcar en la sangre también denominado hiperglucemia.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), fumar es causa de diabetes tipo dos: las personas que fuman tienen entre 30 a 40% mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, comparado con las personas que no fuman; entre más cigarrillos se fumen, mayor será el riesgo de tener diabetes.

Te recomendamos: 5 señales de diabetes descontrolada en la boca

Los riesgos de combinar diabetes y tabaco

Hasta ahora se sabe que el tabaquismo es un factor de riesgo para diabetes tipo 2, sin embargo, ¿qué ocurre cuando las personas con diabetes fuman?

El U.S. Department of Health and Human Services indica que uno de los mayores riesgos de fumar cuando se vive con diabetes es tener problemas con la dosificación de la insulina para controlar la enfermedad, es decir, fumar hace que sea más difícil controlar la enfermedad.

En ese sentido, los CDC advierten que, si se tiene diabetes y fuma, la probabilidad de sufrir problemas de salud graves derivados de la enfermedad, es mayor. Los fumadores con diabetes pueden tener mayor riesgo de presentar las siguientes complicaciones:

1. Retinopatía. Es una enfermedad de los ojos en la que los vasos sanguíneos sufren pérdidas y hacen que la retina se hinche. Cuando la mácula se hincha, se conoce como edema macular y es la razón más frecuente por la que las personas con diabetes pierden la visión.

2. Enfermedades cardíacas. Pueden ser insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria o cardiomiopatía diabética.

3. Mala circulación. Es un problema que afecta principalmente las piernas y los pies; la mala circulación sanguínea puede producir llagas, infecciones y posibles amputaciones.

4. Nefropatía. La enfermedad de los riñones derivada de la diabetes y el consumo de tabaco se conoce como nefropatía diabética, una enfermedad renal crónica.

5. Neuropatía periférica. Se trata del daño en los nervios de las piernas y los brazos que causan dolor, adormecimiento, debilidad y coordinación deficiente.

La OMS también señala el consumo de tabaco como uno de los principales factores de riesgo para varias enfermedades crónicas, además de la diabetes, el tabaquismo se relaciona con cáncer, enfermedades pulmonares y enfermedades cardiovasculares.

También te sugerimos: 5 alimentos para reducir las ojeras

Se sabe que dejar de fumar no es algo sencillo pues la dependencia está conformada por un conjunto de fenómenos cognitivos, conductuales y fisiológicos que requieren de atención especializada.

Finalmente, el U.S. Department of Health and Human Services también indica que dejar de fumar proporciona beneficios inmediatos para la salud, pues se ha encontrado que las personas con diabetes que dejan el cigarrillo, logran un mejor control de sus niveles de glucosa o azúcar en la sangre.

publicidad

publicidad

publicidad