publicidad

Donar sangre es otra fase preventiva en la epidemia: ¿por qué?
Vida Sana

Donar sangre es otra fase preventiva en la epidemia: ¿por qué?

Para atención y donación voluntaria de sangre se han abierto los siguientes números: 5563922270, 5563922271 y 5563922250, extensiones 51656, 51670 y 51674.

  • INGRID SILVA
  • 10/04/2020
  • 15:11 hrs.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional del día 9 de abril de 2020, el director general del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, Jorge Enrique Trejo Gómora, habló acerca de la estrategia para el abastecimiento de sangre segura durante la epidemia de COVID- 19 en México y señaló que la donación de sangre debe continuar, pase lo que pase pues la donación se ha reducido entre 6º y 70% y es necesaria para el tratamiento de los pacientes.

Por su parte, el Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell Ramírez ha informado que parte de la preparación ante la epidemia de COVID-19 es garantizar la disponibilidad de sangre, por lo cual hace un llamado a donar para contar con suficiente.

 

Te recomendamos: ¿El nuevo coronavirus puede afectar la piel?

¿Por qué es tan importante la sangre durante la epidemia de COVID-19?

La sangre se separa por componentes: glóbulos rojos, plasma y plaquetas que se pueden utilizar de forma individual para pacientes con enfermedades específicas. La sangre y los productos sanguíneos son esenciales para:

- Niñas y niños que padecen anemia grave que puede ser causada por malnutrición o paludismo.

- Pacientes con trastornos hematológicos y de médula ósea.

- Las mujeres con complicaciones obstétricas (embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto, etc.)

- Personas con traumatismos graves provocados por catástrofes naturales o por el hombre.

- Pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, y enfermos de cáncer.

Garantía de abasto y necesidad de donantes

La Secretaría de Salud (Ssa), indica que la nueva estrategia de abasto de sangre está enfocada en facilitar la donación voluntaria a las personas cuando lleguen a los bancos de sangre mediante estrategias como:

- Mejorar el uso racional de la sangre.

- Disminución de la disponibilidad de donantes de sangre.  

- Suministro de materiales y equipos para el proceso de banco de sangre.

- Gestión de recursos humanos en el banco de sangre.

La OMS también aclara que existe una necesidad constante de donaciones regulares, pues la sangre sólo puede ser conservada durante un tiempo limitado y después deja de ser utilizable:

"Las donaciones regulares de sangre por un número suficiente de personas sanas son imprescindibles para garantizar la disponibilidad de sangre segura en el momento y el lugar que se precise".

Para no romper con la máxima recomendación de sana distancia, se ha implementado una línea telefónica para que cualquier persona interesada en donar sangre pueda llamar, resolver dudas, agendar una cita y llevar a cabo el procedimiento de forma segura, como aclaró también Trejo Gómora:

"Esta estrategia es para garantizar el flujo de donantes efectivos en los bancos de sangre (...) y para estar alineados con las acciones de sana distancia".

Donación de sangre segura

La donación de sangre es segura. Para lo anterior, deben utilizarse equipos nuevos, estériles y desechables para cada donante, por lo que no hay riesgos de contraer infecciones de transmisión hemática al donar sangre.

De acuerdo con información de Mayo Clinic, un adulto sano puede donar hasta medio litro de sangre sin poner en riesgo su salud:

"Dentro de las 24 horas siguientes a la donación de sangre, el cuerpo reemplaza los líquidos perdidos. Y después de varias semanas, el cuerpo reemplaza los glóbulos rojos perdidos".

Recomendaciones antes y después de donar sangre

- Dormir lo suficiente la noche anterior a la donación.

- Comer alimentos saludables antes de donar sangre. Evita alimentos con alto contenido de grasa como los productos industrializados, hamburguesas, papas fritas o helados. Lo anterior, refieren los especialistas de Mayo Clinic, podría afectar los análisis que se realizan a toda la sangre donada en busca de infecciones.

- Beber 500 mililitros de agua y otros líquidos extras antes de la donación.

 

¿Qué hacer después de donar sangre? Después de donar sangre, los especialistas sugieren:

- Beber más líquidos durante uno o dos días.

- Evita la actividad física intensa o levantar cargas pesadas durante las próximas cinco horas.

- Si presentas mareo, recuéstate con los pies levantados hasta que se pase esa sensación.

- Mantén la gasa, venda o cinta sobre el brazo y deja que seque durante cinco horas.

Es importante que si presentas sangrado después de quitar la venda, hagas presión sobre el sitio y mantengas el brazo levantado hasta que se detenga.

Enrojecimiento o coloración distinta. Si hay sangrado o moretones debajo de la piel, aplica una compresa fría sobre el área en forma periódica, durante las primeras 24 horas.

También te sugerimos: ¿Por qué "tarda tanto" en crearse una vacuna contra el coronavirus?

Finalmente, la única manera de garantizar el suministro de sangre segura es la donación periódica por voluntarios no remunerados como también indica la OMS:

"Solo se puede asegurar un suministro suficiente de sangre no contaminada mediante la donación regular por voluntarios no remunerados, que son los que tienen la menor prevalencia de infecciones transmisibles por la sangre."

Para atención y donación voluntaria de sangre el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea pone a disposición las líneas telefónicas: 5563922270, 5563922271 y 5563922250, extensiones 51656, 51670 y 51674.


publicidad

publicidad

publicidad