publicidad

Tres dietas para bajar la presión arterial y reducir peso corporal
Dietas

Tres dietas para "bajar" la presión arterial y reducir peso corporal

Las dietas reducidas en carbohidratos tuvieron menor efecto en las grasas y las dietas con macronutrimentos moderados sobre la reducción del colesterol LDL.

  • INGRID SILVA
  • 04/05/2020
  • 18:39 hrs.

¿Dieta para bajar la presión? Sí, tu alimentación puede ayudar a controlar tu presión arterial. Actualmente es tan importante conocer los factores de riesgo de sobrepeso y obesidad, pero además sus consecuencias para establecer estrategias de prevención que no incluyan las llamadas "dietas mágicas" o "dietas milagro" que son dietas que carecen de fundamento científico y por lo tanto no son recomendables para la salud.

Te recomendamos: Dieta hormonal: mitos y realidades

Al respecto, un metanálisis publicado en British Medical Journal muestra que varias dietas ya conocidas que pueden incluir reducción de alimentos ricos en grasas o carbohidratos, y moderados en macronutrientes, conllevan una reducción de peso y de presión arterial ligeras.

Este tipo de dietas, muestras disminución tanto en la presión arterial sistólica como diastólica a los seis meses como explica Gordon Guyatt, de la McMaster University y coautor del estudio:

"Nuestra investigación concuerda con la cantidad creciente de estudios publicados sobre dietas que respaldan la reducción de peso y los beneficios cardioprotectores relacionados".

¿Dieta para bajar la presión arterial y disminuir el peso corporal?

Comparados con la dieta habitual, se encontró que las dietas bajas en carbohidratos como la dieta Atkins o la dieta de la Zona, al igual que las dietas bajas en grasas, como la de Ornish, tuvieron efecto similar a los seis meses sobre la reducción de peso y también de la presión arterial.

Mientas que, la dieta DASH, una dieta moderada en macronutrientes también demostró ser auxiliar, en menor medida, para la reducción de peso y de la presión arterial.

Además de lo anterior, las dietas reducidas en carbohidratos tuvieron menor efecto en las grasas y las dietas con macronutrimentos moderados sobre la reducción del colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Por lo anterior, entre las dietas que lograron mayor efecto sobre la reducción de peso y la presión arterial, comparado con la dieta habitual, a los seis meses y todas con certeza moderada, están:

1. Dieta Atkins. Peso: 5.5 kg; presión arterial sistólica: 5.1 mm Hg; presión arterial diastólica: 3.3 mm Hg.

¿Qué es la dieta Atkins? Es una dieta basada en el consumo de grandes cantidades de proteínas y una cantidad mínima de carbohidratos, con el objetivo de la pérdida de peso.

2. Dieta DASH. Peso: 3,6 kg; 4,7 mm Hg; 2,9 mm Hg, respectivamente.

¿Qué es la dieta DASH? Es una alternativa baja en sal y alta en verduras, frutas, granos integrales, lácteos bajos en grasa y proteínas magras.

3. Dieta de la zona. Peso: 4,1 kg; 3,5 mm Hg; 2,3 mm Hg, respectivamente.

¿Qué es la dieta de la Zona? Consiste en equilibrar todas las comidas realizadas, entre cinco y seis, con la proporción 40-30-30.

¿Cómo identificar una dieta correcta?

Conforme la definición de la Secretaría de Salud (Ssa), una dieta es el conjunto de platillos y alimentos que se consumen cada día y que constituye la unidad de alimentación. Para que una dieta se considere correcta debe cumplir con las siguientes características:

Completa. Que contenga todos los nutrimentos. Se sugiere incluir los 3 grupos de alimentos en cada comida.

Equilibrada. Que los nutrimentos incluidos guarden proporciones apropiadas entre sí.

Suficiente. Que cubra con las necesidades de todos los nutrimentos, de tal forma que las personas tengan una buena nutrición y un peso saludable. En el caso de los niños o niñas, que el objetivo es crecimiento y desarrollo correcto.

Variada. Que la comida incluya alimentos distintos de cada grupo.

También te sugerimos: Las 5 dietas más peligrosas

Adecuada. Que se adecue a la cultura y gustos de quienes la consumen y que se ajuste a sus recursos económicos, sin que ello signifique que deban sacrificarse sus otras características.

Inocua. Que su consumo habitual no implique riesgos para la salud porque no hay presencia de toxinas, microorganismos patógenos, contaminantes y que no aporte cantidades excesivas de ningún nutrimento o complemento.

Finalmente, recuerda que más que elegir una dieta de moda o recomendada, se trata de consultar con un especialista en nutrición que prescriba un plan de alimentación adecuado y equilibrado. No elijas una dieta solamente por los resultados prometidos, acude a consulta. ¡No te arriesgues!


publicidad

publicidad

publicidad