publicidad

Otros

Terapias blanco contra cáncer de riñón

Las terapias blanco se focalizan específicamente en las células tumorales, sin dañar tejidos o células cercanas a la zona del tumor.

  • 08/02/2012
  • 09:34 hrs.
De los cerca de 220 mil casos de cáncer de riñón que se diagnostican mundialmente al año, mil 550 de ellos corresponden a México, por lo que es muy importante ponerle mucha atención a dicha enfermedad, ya que, generalmente, su detección es tardía y eso complica la respuesta del paciente a los tratamientos, dijo a SUMEDICO Mayra Galindo, presidenta de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer
 
El cáncer de riñón (o renal) es una enfermedad que afecta directamente las funciones del riñón, dificultando la filtración de la sangre, así como la depuración del organismo por medio de la orina, y se presenta, con mayor regularidad, en adultos mayores de 45 años.
 
De acuerdo con el doctor José Luis Aguilar, oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología, los primeros síntomas del cáncer renal son dolor en el costado, presencia de sangre en la orina, un abultamiento marcado en el abdomen, pérdida del apetito y peso, así como anemia. 
 
Por su parte, la presidenta de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, señaló que para prevenir esta enfermedad, es importante evitar los factores de riesgo que se relacionan directamente con ella, como el tabaquismo, la obesidad y el contacto con algunas sustancias solventes, así como asbesto; no obstante que existe también un factor hereditario importante. 
 
Terapias blanco
 
Una de las principales consecuencias cuando se habla de cáncer y de tratamientos específicos para eliminarlo, es la posibilidad de que el medicamento dañe células cercanas al tumor que se ataca, señaló el doctor Aguilar. 
 
Es por ello –continuó– que se necesita de terapias blanco que ataquen específicamente las células tumorales para evitar su reproducción sin dañar tejidos aledaños, abundó el especialista. 
 
En ese sentido, se refirió al pazopanib como una molécula reciente, ya aprobada por la Food and Drug Administration (FDA), en Estados Unidos, la cual actúa sobre las células cancerosas, procurando afectar en lo más mínimo las células cercanas, aumentando la calidad de vida del paciente. 
 
La función del pazopanib es inhibir la acción de la tirosina cinasa, una enzima determinante para el progreso y la aceleración de la célula cancerosa que afecta al riñón, lo que frena su crecimiento y ayuda a aumentar la calidad de vida del paciente, sin importar si ha recibido anteriormente alguna clase de tratamiento previo contra el cáncer de riñón. 
 
Finalmente, Mayra Galindo insistió en la importancia de poner atención en los factores de riesgo, así como informarnos, “no sólo para el cáncer renal, sino para cualquier otro tipo de cáncer, porque todos podemos padecerlo”. 
 

publicidad

publicidad

publicidad