publicidad

¿Puede una vacuna ayudar contra el cáncer de mama?
Cáncer de la mujer

¿Puede una vacuna ayudar contra el cáncer de mama?

foto: pixabay

Ayudaría a nuestro cuerpo a combatir las células del cáncer y a estimular la propia respuesta inmune de la persona que la recibe.

En palabras de la doctora y cirujana de Mayo Clinic, Amy Degnim, los humanos podemos entrenar nuestro sistema inmune para reconocer células cáncerosas, precancerosas o anormales, por lo que existe la posibilidad de que dicho sistema pueda erradicarlas incluso antes de que se desarrollen y una herramienta que su equipo estaba evaluando en octubre de 2019 era una vacuna que podría convertirse en una de las formas de tratar el cáncer de mama.

Dicha vacuna se enfoca en la proteína HER2, que se puede encontrar en la mayoría de los pacientes con un cáncer de mama no invasivo que se llama carcinoma ductal in situ.

En ese entonces, la doctora Degnim decía que evaluar esa vacuna era un paso importante, pero ahora, un año cuatro meses después, en febrero, su vacuna ya se habría probado en una mujer con cáncer de mama.

Vacuna vs tumores: ¿una de las nuevas formas de tratar el cáncer?

Su idea de que la vacuna se convirtiera en una de las formas de tratar el cáncer lleva tiempo siendo estudiada. Mayo Clinic informó en septiembre de 2015 que su vacuna triple negativa contra el cáncer de mama había recibido un permiso federal para su prueba.

En 2019, la vacuna contra el cáncer ya se estaba evaluando y en 2021 ya se habría puesto a una paciente y se habría dado un estimado de la entrega de dicha inyección, que no superaría los nueve años.

Keith L. Knutson, uno de los investigadores de Mayo Clinic, indicó en una entrevista con Forbes que parece razonable decir que se podría tener una vacuna dentro de ocho años que pudiera estar disponible para los pacientes a través de su médico o su farmacia de confianza.

“Nuestra investigación se encuentra en sus primeras fases y pasarán al menos tres años antes de que un ensayo de fase 3 esté disponible para un gran número de personas”, dijo.

Pero eso no impidió que ya se probara. Lee Mercker, una mujer de Jacksonville, fue la primera en recibir la vacuna experimental.

La detección temprana hizo la diferencia:

Su enfermedad estaba en etapas muy tempranas, por lo que le plantearon mastectomía, una tumorectomía y la vacuna. Optó por la vacuna.

“Siempre te sacaban sangre, te hacían un examen físico, te inyectaban ahí mismo. Fueron tres inyecciones, todas seguidas, en brazos alternos, con dos semanas de diferencia".

La vacuna ayudaría a nuestro cuerpo a combatir las células del cáncer y a estimular la propia respuesta inmune de la persona que la recibe para que las células T ingresen y ataquen al cáncer.

Un diagostico temprano del cáncer de mama puede tener un costo menor en lo económico como en la salud. Recuerda autoexplorarte y si detectas cualquier signo en el pezón o seno que no haya estado antes ahí, acude a tu médico.

(Con información de firstcoastnews.com, Forbes)


publicidad

publicidad

publicidad