Personas tratadas con inmunoterapia podrían desarrollar trombosis

El hecho de que se haya ligado la inmunoterapia a estos problemas no quiere decir que todas las personas que sean tratadas con ella van a desarrollar trombosis.

Uno de los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer, y en especial de la inmunoterapia, podría ser el desarrollo de trombosis, reveló un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Viena que fue publicado el 25 de marzo en el journal Blood.

Personas tratadas con inmunoterapia podrían desarrollar trombosis

De acuerdo con los especialistas, todavía no está clara la asociación entre el riesgo de padecer tromboembolismo arterial (ATE) y tromboembolismo venoso (TEV) con los inhibidores de los puntos de control inmunitarios, por lo que decidieron investigar al respecto. Esto fue lo que encontraron.

imagen-cuerpo

Puedes leer: Nueva tecnología aceleraría el diagnóstico del cáncer

Trombosis, uno de los posibles efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer

El National Health Service (NHS) de Reino Unido define la trombosis arterial como un coágulo de sangre que se da en una arteria, lo cual puede ser muy grave porque puede impedir que la sangre llegue a órganos importantes.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que el tromboembolismo venoso es mejor conocido como coágulo de sangre y se trata de una afección grave que no se diagnostica con frecuencia, pero que puede ser prevenible.

Dicho estudio proporcionó datos preliminares sobre los factores de riesgo, la incidencia y los resultados clínicos de las complicaciones por trombosis en esta forma de tratar el cáncer, que es una de las más innovadoras.

La inmunoterapia es una de las formas más recientes de tratar el cáncer y al activar nuestro sistema inmune, los fármacos mejoran el pronóstico de vida de los pacientes con algunos tipos de cáncer como carcinoma de células renales, melanoma, cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer.

Sin embargo, el resultado principal del estudio realizado por la Universidad de Viena fue que durante el curso del tratamiento, aproximadamente el 13% de los pacientes desarrollaron un tromboembolismo venoso y aproximadamente el 2% una trombosis en el sistema arterial.

“Las personas que reciben tratamiento con inhibidores de los puntos de control inmunitarios a menudo han tenido un tratamiento previo contra el cáncer y, en la mayoría de los casos, padecen cánceres avanzados. Por lo tanto, podríamos esperar un riesgo significativo de trombosis. No obstante, hasta ahora los estudios de tratamiento a gran escala que se han realizado para los inhibidores de puntos de control inmunitarios no han informado nada al respecto”, mencionó el investigador principal Cihan Ay.

imagen-cuerpo

También te puede interesar: ¿Se puede predecir el riesgo de efectos adversos en quimioterapia?

El hecho de que se haya ligado la inmunoterapia a estos problemas no quiere decir que todas las personas que sean tratadas con ella van a desarrollar trombosis y tampoco es una advertencia para que se deje de usar, recalcan los especialistas. Es un evento que se ha visto pero que todavía no se determina la razón concreta.

“El presente estudio no logra determinar si el alto riesgo de trombosis que se ha podido ver tiene un vínculo causal con la inmunoterapia o simplemente refleja el riesgo básico subyacente en este grupo de pacientes”, concluyen los expertos.