publicidad

  • Inicio
  • Cancer
  • Tipos
  • Nueva terapia ayudaría a combatir los cánceres más difíciles de tratar
Nueva terapia ayudaría a combatir los cánceres más difíciles de tratar
Tipos

Nueva terapia ayudaría a combatir los cánceres más difíciles de tratar

Foto en portada: pxhere

Conservaría las células T mortales dentro de los tumores, permitiéndoles cazar clones tumorales resistentes a los medicamentos.

Científicos del Centro Oncológico Integral Jonsson de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) encontraron una nueva terapia combinada que podría ayudar a combatir los cánceres difíciles de tratar. La vía de la proteína quinasa activada por mitógenos (MAPK), que de acuerdo con el journal Cancers de Basel, es un puente importante en el cambio de señales extracelulares a las respuestas que suceden dentro de las células (intracelulares), tendría mucho que ver y funcionaría para este posible tratamiento para el cáncer.

El journal Cancers indica que la MAPK tiene implicaciones en la respuesta a la terapia contra el cáncer y esto sería la clave para lo que encontraron los investigadores.

Investigadores descubren posible tratamiento para el cáncer difícil de atender

De acuerdo con los especialistas, la combinación entre un inhibidor de RAF de segunda generación (RAFi tipo II) y la MEKi alostérico puede prevenir y superar la resistencia adquirida entre los cánceres con mutaciones KRAS, NRAS, NF1, BRAFnon-V600 y BRAFV600 de manera duradera.

La Clínica Universidad de Navarra define la palabra “alostérico” como algo que actúa en una zona diferente de aquella en la que ejerce normalmente su efecto una determinada sustancia, pero que puede dar lugar a un efecto similar o bien producir un efecto antagónico.

El estudio fue publicado el pasado 14 de diciembre en el journal Cancer Discovery y en él se puede leer que la selección de MAPK en el cáncer a veces es errónea debido a que la MAPK se reactiva, por lo que la monoterapia (en donde se usa una terapia) con inhibidor de MEK (MEKi) puede servir como base para una combinación de terapias, aunque tiene beneficios clínicos muy limitados.

La Universidad de California en Los Ángeles explica en su comunicado de prensa que esta nueva terapia combinada suprime la MAPK al mantener las proteínas que provocan el cáncer en un “apretón mortal”

“Nuestra idea era desarrollar un tratamiento combinado que pudiera ayudar a las personas que tienen cánceres letales comunes al provocar respuestas antitumorales que duraran. En este momento, los inhibidores de MEK por sí mismos brindan beneficios clínicos limitados, y la terapia combinada actual dirigida a la vía MAPK puede ayudar únicamente a ciertos pacientes con cánceres que albergan mutaciones específicas de BRAF”, menciona el autor principal de la investigación, Roger Lo.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala que BRAF es un gen que se encarga de producir una proteína que ayuda a controlar el crecimiento celular.

¿Cómo funciona esta terapia combinada que serviría como un posible tratamiento para el cáncer?

En palabras del doctor Gatien Moriceau, quien fungió como coautor de la investigación, esta combinación inesperadamente conserva las células T mortales dentro de los tumores, lo que les permite cazar clones tumorales resistentes a los medicamentos.

“Dicha combinación entre RAFi tipo II y MEKi actualmente se encuentra en ensayos clínicos tanto en cánceres sólidos como el cáncer de pulmón de células no pequeñas y en melanoma”, concluye la UCLA.


publicidad

publicidad

publicidad