publicidad

Mexicano investigador en cáncer continúa triunfando
Tipos

Mexicano investigador en cáncer continúa triunfando

En 2018, ganó por su trabajo sobre la forma en que el sistema inmunológico puede reconocer como amenaza las células de un tumor canceroso y combatirlas

  • Adrian Aguirre
  • 25/10/2019
  • 00:58 hrs.

Cuando comenzó su doctorado en 2015, Alejandro Jiménez-Sánchez nunca se imaginó que iba a recibir el premio a la mejor tesis doctoral del 2018 del Instituto de Investigación sobre el Cáncer de Cambridge, en Reino Unido.

Su trabajo sobre la forma en que el sistema inmunológico puede reconocer como una amenaza las células de un tumor canceroso y combatirlas resolvió una duda que tenían los científicos y terminó levantando el prestigioso galardón.

Hace unos días, junto a Oliver Cast y Martin Miller, realizó un estudio titulado "Benchmarking integral e integración de métodos de estimación de células de microambiente tumoral" en el que se compararon siete herramientas y conjuntos de genes ampliamente utilizados y se introdujo ConsensusTME, un método que integra conjuntos de genes de todos los otros métodos para la estimación relativa de células TME de 18 tipos de células.

Después, recopilaron un conjunto completo de datos de referencia que consta de datos de cáncer de pan (pureza derivada del ADN, metilación de leucocitos y recuentos de linfocitos derivados de H y E) y conjuntos de datos de referencia específicos de células (células de sangre periférica y tejidos tumorales).

El portal omictools.com precisa que ConsensusTME es una aplicación/script utilizado en sistema operativo Unix / Linux que requiere habilidades computacionales avanzadas.

Los resultados:

"Aunque ninguno de los métodos superó a otros en todos los puntos de referencia, ConsensusTME se ubicó entre los tres primeros en todos los puntos de referencia relacionados con el cáncer y fue la mejor herramienta en general. Proporcionamos un recurso web para explorar de forma interactiva los resultados de referencia y una evaluación objetiva para ayudar a los investigadores a seleccionar el método más sólido y preciso para investigar más a fondo el papel del TME en el cáncer", se puede leer en el comunicado emitido el pasado 22 de octubre de 2019 en el Journal de la American Association for Cancer Research.

 

 

El premio a la mejor tesis doctoral del 2018 del Instituto de Investigación sobre el Cáncer:

Alejandro, quien es originario de Tlalnepantla, Estado de México, estudió la licenciatura en investigación biomédica básica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y su interés en bioinformática lo llevó a cursar una maestría en el Reino Unido. Fue ahí donde inició el camino al reconocimiento.

Mientras realizaba sus estudios, fue aceptado en la Universidad de Cambridge y en esa institución educativa desarrolló un análisis genómico de cinco tumores de una misma paciente, a quien le habían detectado un cáncer de ovario muy avanzado y se sometió a una operación para extirpar el tumor, pero después de siete meses de quimioterapia, había visto como el padecimiento regresaba.

Sus otros achaques eran metástasis en el hígado, el bazo, la vagina y la parte superior derecha del abdomen y mientras unos tumores aumentaban, otros disminuían, lo cual causó extrañeza en los científicos del Servicio Nacional de Salud, quienes mandaron los datos a Cambridge.

Jiménez-Sánchez, quien se especializa en analizar la información biológica con herramientas computacionales, analizó los cánceres de la afectada y se dio cuenta de que existían señales indicando que la causa de la reducción de dos de los cuatro tumores era el propio sistema inmunológico de la afectada.

"Al parecer, el sistema de defensas de Lu R. sí estaba reconociendo como una amenaza los tumores que tenía en el hígado y el abdomen.

Esto es algo poco común, pues las células inmunológicas no suelen reconocer los tumores cancerosos como agentes extraños, pues los tumores están formados por células del propio cuerpo que han sufrido alguna mutación.

El sistema de defensas del cuerpo no reconoce las células malignas porque son descendientes de células propias, pero conforme el cáncer va acumulando más y más mutaciones, comienza a generar ciertas moléculas que alertan el sistema inmune. Entonces el sistema inmune puede atacar las células del tumor, pues las reconoce como extrañas, pero no todas las células cancerosas producen estas señales de alerta. Esto ocasiona que mueran unas células del tumor pero que sobrevivan otras, que pueden volver a hacer crecer el tumor", se puede leer en la página del CONACYT.

 

 

Sus hallazgos le valieron el reconocimiento.

Si bien no hay mucha información sobre su paradero actual, se sabe que en 2018 estaba estudiando una estancia corta en el Weizmann Institute of Science sobre nuevas formas de tratar células tumorales y el cáncer de ovario.

 

Con información de Conacyt, American Association for Cancer Research, omictools.com


publicidad

publicidad

publicidad