publicidad

Otros

Maíz transgénico no causa cáncer: Cinvestav

El estudio que sugiere que el maíz intervenido genéticamente promueve tumores malignos fue tendencioso, señalan investigadores mexicanos.

  • 03/10/2012
  • 08:22 hrs.

Científicos del Cinvestav señalan que el estudio realizado en Francia, en donde se sugiere que el maíz transgénico provocó la aparición de tumores cancerígenos en ratas de laboratorio es tendencioso y, afirman, fue financiado por organizaciones que están en contra de la ingeniería genética.

De acuerdo con Beatriz Xoconostle Cázares y Roberto Ruiz Medrano, investigadores del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav, en el estudio, realizado en la Universidad de Caen en Francia, se utilizaron ratas que están predispuestas a desarrollar tumores cancerígenos sin importar si el alimento que comen es transgénico o tradicional.

Otro detalle que comentan los investigadores es que Gilles-Eric Seralini, director del estudio francés, y opositor de la ingeniería genética, no sólo no desea compartir sus cuadernos de experimentos, sino también funge como director del Consejo Científico para la Investigación Independiente sobre la Ingeniería Genética (CRIIGEN), organización que financió el estudio y que se opone abiertamente a los avances genéticos.

La experta en microbiología y biología vegetal, Xoconostle Cázares, señaló que la investigación fue realizada en completo secreto, pero al mismo tiempo se filmó un documental sobre la misma, para aparecer al mismo tiempo que un libro, “como si los autores ya supieran de antemano los resultados; después de todo, las ratas de laboratorio Sprague-Dawley generarían de cualquier manera tumores, sin importar el tratamiento”, indicó.

Los científicos acotaron que en México, si bien no se tienen cultivos de maíz transgénico que hayan sido aprobados para su comercialización, se importan hasta 10 millones de toneladas de maíz transgénico al año, mientras que en Estados Unidos su consumo alcanza hasta un 85%.

Señalaron también que, contrario a los datos de Seralini, el consumo de maíz transgénico fue autorizado por instancias de salud internacionales, y no se han encontrado daños a la salud ni en humanos ni en animales de laboratorio, inclusive después de 15 años de consumirlo.

Tanto Beatriz Xoconostle Cázares como Roberto Ruiz Medrano, indicaron que este tipo de estudios fomentan la desinformación sobre la ingeniería genética y pueden afectar a países como México, cuyo presupuesto en este tipo de investigaciones es limitado.

No obstante, por el momento, Francia, un país de postura conservadora en el uso de estas herramientas científicas ha declarado una moratoria y un estudio extenso al respecto; mientras que Rusia ha suspendido la importación de maíz transgénico.

Finalmente, Cázares señaló que gracias a este tipo de tecnología se ha permitido acelerar el desarrollo de variedades vegetales con mejores características. (Fuente: Cinvestav)

publicidad

publicidad

publicidad