publicidad

En 9 de cada 10 casos de cáncer de mama no hay una causa directa
Cáncer de la mujer

En 9 de cada 10 casos de cáncer de mama no hay una causa directa

Foto en portada: pxfuel

A partir del 2006 el cáncer de mama se convirtió en la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres mexicanas, informa el CEVECE

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 18/10/2020
  • 19:51 hrs.

“No pensé que el cáncer de mama me fuera a dar a mí. Me diagnosticaron cáncer de mama en julio de 2018. Fue una sorpresa porque seis meses antes de que me hicieran ese diagnóstico yo me había hecho estudios precisamente porque me había sentido una bolita y los resultados fueron negativos”, comenta Alma.

Cada día fallecen 15 mujeres mexicanas por cáncer de mama, lo que hace un total de 5 mil 500 decesos al año; esta enfermedad representa la primera causa de muerte por cáncer femenino en México, de acuerdo con información proporcionada por el doctor Abelardo Meneses García, director general del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

El titular de la institución especializada en el cáncer informó a SuMédico que anualmente se presentan 27 mil nuevos casos de cáncer de mama en nuestro país. Esto representa un aumento de 15 mil 628 casos en seis años, pues el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva mencionó en diciembre de 2016 que se registraron 11 mil 372 casos de cáncer de mama en 2014. En nueve de cada 10, no hay una causa directa como el hecho de heredar la enfermedad.

Lo peor es que sólo el 20 por ciento de las mujeres que se deben revisar se realizan una mastografía. Esto es un asunto de corresponsabilidad, afirma el doctor Meneses

Aunque se cree que es un problema que sólo se presenta en mujeres de más de 40 años, en la Fundación del Cáncer de Mama (FUCAM) les llegó un caso de una adolescente de 16 años.

Si bien en cuanto a todos los tipos de cáncer el INCan considera que hay un millón de supervivientes, y el 80% de los que tiene registrados el instituto han tenido una sobrevivencia de cinco años, el doctor Meneses aseguró durante la jornada para celebrar la vida de los sobrevivientes de cáncer llevada a cabo el pasado 23 de julio de 2018 que hay casos de supervivencia de 18 años en casos de cáncer de mama.

Las más afectadas por este tipo de cáncer son las mujeres, pero Meneses advierte que los hombres no están exentos de padecerlo y que en el INCan han visto que puede llegar a presentarlo un hombre por cada 158 mujeres.

El 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama y aquí te dejamos lo que debes saber sobre este mal que cobra la vida de cientos de miles de mujeres en el mundo.

Foto: cortesía FUCAM

Puedes leer: MICAELA: Una opción contra el cáncer cervicouterino

Cáncer de mama: el asesino silencioso

Los especialistas dicen que se trata de un padecimiento apodado “el asesino silencioso”, puesto que el cáncer de mama no da señales hasta después de un periodo de tiempo y entonces, las personas se ven afectadas por la neoplasia.

“Cuando generalmente se presentan en cáncer los síntomas es porque este padecimiento ya tiene tiempo, está más avanzado y comienza a comprimir algunas estructuras que hacen que el paciente tenga dolor o que perciba la presencia del tumor”, explica Meneses García para SuMédico.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de mama?

Meneses informa para SuMédico que dentro de los factores de riesgo se encuentra el hereditario, pero que pese a que es el que tiene una acción más directa, no es el más común, ya que se da en uno de cada 10 casos.

En 9 de cada 10, se presentan otros como:

1) Edad: a mayor edad, mayor riesgo

2) Obesidad: Meneses explica que la asociación entre cáncer de mama y obesidad igualmente es alta. La falta de ejercicio, combinado con obesidad, aumenta el riesgo. En enero de 2020 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informó que cerca del 73% de la población mexicana padece sobrepeso

3) No dar de lactar

4) Haber empezado la menstruación de forma muy temprana y tener menopausia muy tardía

5) Tener una alimentación rica en grasas saturadas y de carbohidratos y bajo en frutas, verduras, leguminosas y cereales

Los doctores le dijeron que tenía un quiste de agua, el cual le extrajeron, y le mencionaron que en seis meses era necesario otro chequeo porque los quistes de agua a veces aparecen nuevamente.

“Vuelven a crecer. Después del tiempo indicado regresé a hacerme la mastografía, el ultrasonido y hasta que me estaban haciendo el segundo, las preguntas que me hizo la doctora me hicieron decirme a mí misma: ‘algo ya no es normal”

Le adelantaron la cita y cuando le dieron la noticia, Alma se quedó en shock.

“Yo, seis meses antes, no tenía nada”, recuerda

Cáncer de mama: lo peor han sido las secuelas

Alma señala que no la afectado tanto el haber perdido un seno, sino que en su caso han sido las secuelas que ha dejado el tratamiento después de haberlo terminado.

“Tuve ocho quimioterapias, la operación y 16 sesiones de radioterapia.  Todos esos tratamientos me han dejado secuelas como poca movilidad del brazo derecho; no puedo moverlo al 100% a pesar de los ejercicios que hago y son de las cosas que los doctores nunca nos dicen. Estoy ahorita con terapia hormonal por cinco años”, relata para SuMédico.

En su caso, Alma explica que nunca le dijeron los efectos que iba a sufrir después y si bien lo del brazo no es lo más fuerte, sí es lo que ha notado más porque necesita el brazo para muchas cosas.

“También tengo dolor de articulaciones, mucho cansancio, fatiga, de repente presento dolores de cabeza… y en cuanto a lo emocional, no estoy al 100%. No sé si entra en la parte emocional, pero me cuesta mucho trabajo concentrarme en lo que estoy haciendo. Eso me dicen que es parte de que se daña el sistema nervioso central o neurológico por las quimioterapias”, indica.

Foto proporcionada por Alma Yañez

También te puede interesar: La enfermedad de las "mil caras". La historia de Erica

El cáncer de mama en el continente americano

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cáncer de mama es el cáncer más común y la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres en el continente americano.

La OPS indica que cada año en esta región, más de 462 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama y que casi 100 mil fallecen a causa de esta neoplasia.

“Para 2030, el número de mujeres diagnosticadas aumentará en 34%. Esto significa que habrá 572 mil casos y 130 mil muertes”, calcula la OPS

Esta organización señala que en América Latina y el Caribe el mayor porcentaje de muertes por cáncer de mama ocurre en mujeres menores de 65 años (56%), en comparación con América del Norte cuya incidencia es de 37%.

“Se trata de algo muy grave porque no da indicaciones y cuando las da, es demasiado tarde”, menciona para SuMédico el doctor, presidente ejecutivo y fundador del FUCAM, Fernando Guisa Hohenstein.

“Mientras que en Estados Unidos de Norteamérica se logra detectar a tiempo el 65% de los casos, en México se logra el 31%. Esto indica claramente, que la cultura de la detección temprana requiere de un enorme trabajo en nuestro país”: FUCAM

El Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE) de la Secretaría de Salud informa que a partir del 2006 el cáncer de mama se convirtió en la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres mexicanas y que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2009 se dieron 4 mil 964 fallecimientos atribuibles al cáncer de mama.

Once años más tarde, el número de muertes por cáncer de mama se ha incrementado, pues en palabras del doctor Meneses, ahora ocurren alrededor de 5 mil 500 fallecimientos anualmente por dicha enfermedad.

De acuerdo con el FUCAM, el 96% de los casos que se detectan a tiempo pueden ser curables, con tratamientos menos invasivos y costosos tanto en lo emocional como en lo económico

Un error que cometen las personas, menciona el doctor Fernando Guisa Hohenstein, es que se cree que el cáncer de mama es una enfermedad de personas de edad avanzada, pero el especialista señala que en FUCAM han tenido una estadística muy interesante:

“En el FUCAM la mujer más joven que se ha atendido es de 16 años y la más grande, de 102”, confiesa.

“Hay aproximadamente 24 millones de mujeres en edad de riesgo (40 a 70 años). Cada año se suman 2 millones de mujeres a este rango de edad”: FUCAM

Foto: cortesía FUCAM

También te sugerimos: En México, la mortalidad por cáncer de ovario es del 60%

Tratamientos y métodos de diagnóstico se tienen, pero pese a los anuncios, llamamientos y campañas, la mayor parte de las mujeres no van a revisarse, por lo que el director del INCan, Abelardo Meneses García recalca que se trata de una corresponsabilidad.

“En el país tenemos más de mil 500 mastógrafos, en todo México hay especialistas. Sin embargo, pese a todas la difusión y los llamados, solamente el 20% de las mujeres que están entre los 40 y los 69 años que pueden hacerse una mastografía, se la realizan”, indica el doctor y director general del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

Cáncer de mama: la importancia de la autoexploración

Conocer nuestro cuerpo es fundamental para detectar cualquier anomalía y para las mujeres y hombres es importante realizar una autoexploración mensual, pues si llegan a encontrar cualquier cambio y no lo dan por sentado, pueden salvar sus vidas.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la autoexploración mensual es la mejor manera de detectar el cáncer de mama.

¿Cómo puedes hacer la autoexploración?:

1) Observa: Párate frente al espejo y busca cambios en la forma, la superficie de la piel o el tamaño del seno. El IMSS señala que busques por hundimientos, inflamación, enrojecimiento o ulceraciones. “Este procedimiento deberás hacerlo con los brazos a los lados, las manos detrás de la cabeza, los codos y hombros ligeramente hacia adelante y con las manos en la cintura”, recomienda el IMSS.

2) Toca: busca zonas dolorosas, abultamientos o una bolita en el seno. También puedes apretar el pezón para ver si hay salida anormal de líquido

La Secretaría de Salud recomienda realizar la autoexploración una vez al mes y en caso de ser mayor de 40 años, realizarse la mastografía una vez al año para conseguir un diagnóstico oportuno.

Un cáncer de mama que no detectan las mastografías normales

La primera vez que Betty se dio cuenta de que algo pasaba fue cuando notó una ampollita, no más grande que la uña del dedo meñique, en su pezón izquierdo cuando se estaba bañando. Esta se descarapelaba, pero ella no le dio importancia porque creyó que era resequedad.

“Me puse crema porque todos hemos tenido resequedad. Conforme pasaban los días, veía que ni la crema me hacía nada. Fui con un ginecólogo, le comenté y me dijo que debía ser una cuestión dermatológica, entonces me mandó con una dermatóloga que me dio una medicina”, explica para SuMédico

Pasaron varios meses con este medicamento y Betty veía que sí se le quitaba la resequedad, pero que después de unos días, regresaba.

“Ahí me di cuenta de que realmente los doctores no eran los correctos porque lo trataban de un modo superficial. “Tengo que ir con alguien que sepa”, me dije y fui al FUCAM donde me hicieron una revisión y otra cita para hacerme un estudio más formal, pero ésta era al siguiente mes”, recuerda Betty.

Pasado ese tiempo, regresó y le realizaron la mastografía, pero para entregarle los resultados pasó otro mes, por lo que Betty se comenzó a angustiar y decidió ir con un oncólogo.

“Me canalizaron con dos especialistas y desde el principio me dijo que eso podía ser cáncer, algo de cuidado. Entonces me mandó a hacerme otra mastografía, una más de cerca directamente en el pezón, que es diferente a las mamografías que se hacen normalmente. Esta era solamente en la parte de la areola”, relata Betty.

La midieron en milímetros, pero no le encontraron nada. No le picaba ni le dolía, entonces los doctores decidieron hacerle una biopsia y ahí descubrieron que, efectivamente, era cáncer.

“Nunca te esperas que ese pedacito de menos de cinco milímetros era cáncer. El doctor me dijo que era necesaria una operación para quitar lo más que se pudiera y que ese tipo de cáncer es muy común, pero que a poca gente se lo detectan porque es imperceptible para las mastografías”, detalla Betty, quien resalta que finalmente fue sometida a cirugía.

Foto proporcionada por Betty Jasso

“En el 2019, FUCAM atendió mil 400 nuevos casos de cáncer de mama y dio seguimiento a más de 7 mil pacientes. Esto representa el 5% de los casos que se detectan en el país. Desde el 2005 a la fecha, se han atendido a más de 37 mil mujeres”: FUCAM


La oncóloga médico del Centro Médico ABC, Carolina Blanco, menciona para SuMédico que algo que hay que tener muy presente es que en México lo que se suele hacer es buscar a un cirujano porque se tiene en mente que si la persona es operada, ya es suficiente con eso.

“Lamentablemente hay que tener en cuenta que al cáncer se le considera una enfermedad sistémica, entonces una vez que se hacen un estudio, por ejemplo, que mandan a las personas a realizarse una biopsia en cáncer de mama, lo primero que se tiene que hacer son estudios de extensión”, explica la experta.

En palabras de Blanco, puede ser una tomografía de todo el cuerpo o radiografía de tórax, porque se tiene que confirmar que no haya metástasis en otros sitios.

“Si hubiera metástasis, aunque las personas sean operadas, ese no puede ser el tratamiento completo. Realmente la persona tiene que recibir un tratamiento sistémico”, aclara la doctora, quien sugiere que si la persona detecta una lesión en la mama, como un bulto que se puede palpar, debe acudir con el especialista.

“Datos más avanzados de cáncer de mama significarían un sangrado a través del pezón, retracción del pezón, o sea, tenerlo como jalado (hacia adentro) o en su defecto la apariencia de piel de naranja, que es como un engrosamiento de la piel en donde se pueden ver los folículos”, indica la oncóloga.

“Afortunadamente mi cáncer era in situ, todavía no se había diseminado y pude lograr resolverlo. Si no me hubiera movido y buscado, tal vez no estaría contándote esto”, concluye Betty

Cáncer y covid- 19

La pandemia por covid-19 ha afectado mucho la dinámica de las diferentes patologías. De acuerdo con el director del INCan informó que aumentaron la preconsulta y la consulta de primera vez. "Al ser un instituto de referencia y tras de que varias instituciones se convirtieron a covid, hubo la necesidad de que nosotros atendiéramos a pacientes con cáncer, sobre todo cáncer de mama que antes atendían en otras instituciones. Coincidió con que el FUCAM ya no obtuvo convenio con lo que era el Seguro Popular, entonces gran parte de los pacientes con cáncer de mama se vinieron al instituto. Se tuvo que reprogramar el 20%de las consultas de pacientes con tratamiento controlado", dijo.


publicidad

publicidad

publicidad