publicidad

Embarazo regenera células mamarias y reduce riesgo de cáncer de mama
Cáncer de la mujer

Embarazo regenera células mamarias y reduce riesgo de cáncer de mama

El embarazo puede reducir hasta en un 30% la probabilidad de padecer cáncer de seno

  • MELISSA SIERRA
  • 01/06/2020
  • 18:32 hrs.

Uno de los principales factores de riesgo del cáncer de mama es no haber tenido hijos, por lo que el embarazo se ha identificado como un estado que previene el desarrollo de este cáncer, el más común entre las mujeres.

Cuando una mujer se embaraza a una edad temprana, antes de los 25 años, se reduce hasta en un 30% el riesgo general de padecer cáncer de mama en ella, por lo que la gestación genera cambios en el organismo que evitan la aparición de células cancerosas.

Sin embargo, hasta ahora no se ha identificado cómo influye en el embarazo en el riesgo de cáncer de mama, de manera que una reciente investigación ha determinado que los efectos de prevención suceden a nivel celular.

De acuerdo con la investigación realizada en el Cold Spring Harbor Laboratory,el embarazo tiene efectos protectores contra el cáncer de seno debido a que las células mamarias se regeneran tras la gestación.

También lee: ¿Cómo se trata el cáncer durante el embarazo?

Regeneración de células tras el embarazo

Este estudio se centró en analizar los efectos protectores del embarazo en ratonas, y determinó que una forma en que las células del cáncer se protegen después de la gestación es a través de esconder el gen CMYC.

Este gen se ha identificado como un potente cancerígeno, y el embarazo bloquea su acción cancerígena potencialmente mortal al eliminar el gen. Este proceso también incentiva la activación de genes que promueven la senescencia.

La senescencia celular es un proceso de respuesta al daño ocurrido en una célula, y constituye una respuesta alterna a la posible muerte celular. Este proceso puede llevar a evitar la formación de células cancerosas.

Las células senescentes, de acuerdo con la investigación, "están en la zona gris, no crecen ni mueren", y dependiendo de cómo se empujan las células, éstas pueden morir o convertirse células del cáncer de mama.

Este estudio encontró que el embarazo en sí mismo cambia la forma en que las regiones del ADN permanecen abiertas o cerradas. Cuando se encuentran abiertas, como en la gestación, los factores de transcripción pueden unirse y activar o desactivar genes.

También lee: Crean vacuna de "alto rendimiento" contra tumores cancerígenos

Debido a ello, se comprueba que este proceso de desarrollo normal en el embarazo puede inhibir que una célula interactúa con un gen que promueve el cáncer, lo que se podría replicar para evitar la formación de tumores cancerígenos.

"Hay genes cancerosos que se están apagando al mismo tiempo que los genes que llevan a esta célula a una especie de precipicio, como si fueran a saltar y morir. Creemos que éstas señales son los jugadores clave de por qué estas células no se convierten en cáncer".

Tras los resultados obtenidos en este estudio, los autores se encuentran trabajando con organoides de tejido mamario humano para determinar si estos actúan de la misma forma que el de los ratonas.

Además, se están trasplantando células alteradas por el embarazo a ratonas que nunca han estado embarazadas, para determinar si éstas pueden tener un efecto protector del cáncer en organismo que no han estado en gestación.

Ambas investigaciones tienen el propósito de de crear terapias que revolucionen el tratamiento contra el cáncer, y desarrollar estrategias que ayuden a luchar contra esta enfermedad oncológica en mujeres.

publicidad

publicidad

publicidad