publicidad

Otros

El nuevo tratamiento para cáncer de mama

El tratamiento neoadyuvante reduce el tamaño del tumor en cáncer tipo HER2 positivo

  • 15/03/2017
  • 12:36 hrs.
Por cada 100 mil mujeres de todo el mundo, 45 son diagnosticadas con cáncer de mama, de las cuales fallecen 15 por cada 100 mil, lo que convierte a la enfermedad como primera causa de muerte por neoplasia.

Tan sólo en México, el cáncer afecta a 35 de cada 100 mil mujeres y fallecen entre 10 y 15 por cada 100 mil, lo que significa que una de cada cuatro mexicanas lo padece.

La Dra. Laura Torrecillas, oncóloga médica adscrita al Servicio de Oncología del Centro Médico Nacional 20 de noviembre del ISSSTE, explica que para prevenir la muerte, el cáncer debe detectarse y tratarse de manera oportuna, especialmente si se tiene alguno de los tipos de cáncer más agresivos como es el HER2 positivo.

“El cáncer como tal tiene muchos mecanismos para poder crecer y diseminarse hasta causar metástasis. Uno de ellos es una alteración  que hace que un gen se transforme y haga su función de manera excesiva, provocando que las células proliferen mucho y que tengan la posibilidad de trasladarse a otros sitios. Ese gen se llama HER2”

Indicó que para detectar el gen, se realiza una prueba conocida como inmunohistoquímica que si sale positiva, entonces los tumores se denominan HER2 positivo.

El gen HER2 positivo


La especialista señaló que para tratar el tipo de cáncer HER2 positivo, se requiere del uso de quimioterapia combinado con el fármaco trastuzumab y aunque ha dado muy buenos resultados, en algunas pacientes es insuficiente.

“El tratamiento es muy importante. Es un bloqueador que se genera en esos receptores, pero el gran problema es que si generamos un bloqueo y ayudamos a la quimioterapia que es muy bueno, no todas las pacientes se favorecen. Tenemos la experiencia que sólo 5 o 6 de cada 10 mujeres responden favorablemente”, explica.

Por ello, añade, se buscó hacer bloqueos mucho más intensivos para esas pacientes que no respondían.

Terapia neoadyuvante


En este sentido, el Dr. Christian Águila, investigador clínico en cáncer de mama, explicó que se ha diseñado el “tratamiento neoadyuvante”, el cual no sólo mezcla la quimioterapia y el trastuzumab, sino que añade otro nuevo medicamento: el pertuzumab.

Detalló que el trastuzumab fue la primera terapia que se investigó y desarrolló para poder beneficiar a estas mujeres. Cuando éste se añadía la quimioterapia se observó que no había tumor o evidencia del mismo en la mama que se opere, lo que mejora su pronóstico y el tiempo libre de enfermedad.

“Sin embargo, aunque la terapia ha demostrado ser efectiva, un 42% de las pacientes siguen con riesgo de volver a presentar la enfermedad, pero ahora no sólo de forma localizada, es decir, sólo en el pecho, sino que surge en otros órganos”, dijo.

Detalló que si a este fármaco se le agrega el pertuzumab, se tiene una gran mejoría y aumenta el tiempo en que las mujeres están libres de la enfermedad.

Reduce el tamaño del tumor


El doctor señaló que el tratamiento también ayuda a reducir el tamaño del tumor, lo que facilita la cirugía y reduce el riesgo de complicaciones.

“Es para los tumores mayores de 2 cm y/o con enfermedad en ganglios linfáticos de la axila, pero sin evidencia de metástasis”, indicó la doctora Torrecillas.

Sobre los efectos que se pueden presentar, Águila mencionó que éstos son muy pocos como un discreto aumento de diarreas que no ponen el riesgo a la paciente, además de que éstas también se presentan con la quimioterapia.

Otro inconveniente es un aumento de padecer problemas cardiacos, pero el riesgo es muy bajo: 1.4% aproximadamente.

“Prácticamente las pacientes tienen el mismo perfil que las que han utilizado el trastuzumab. Solamente el fármaco no es recomendado para quienes tengan insuficiencia cardíaca, por el riesgo que se tiene. La contraindicación de inicio es que si el corazón no funciona correctamente, no se podría utilizar”, resaltó.

Gracias a estudios realizados sobre el nuevo tratamiento que avalan su eficacia, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó su uso en agosto de 2016.

Por ahora está disponible en el sector privado, pero se espera que al terminar los trámites legales, pueda ser incluido en el cuadro básico de medicamentos de las instituciones de salud públicas.

“Con una terapia anti HER2, tenemos la posibilidad tan alta de curar cerca de un 50% de las pacientes. Si ello agregamos a los que tienen el receptor negativo, se pueden salvar 8 de cada 10 pacientes”, dijo la especialista.

Lo más importante, añadió, es siempre consultar al médico ante cualquier anomalía.

“Mujeres, háganse sus mamografías y no dejen pasar ningún síntoma o signo que pueda ser un indicador de cáncer. El cáncer muchas veces no duele”, concluyó.

publicidad

publicidad

publicidad