publicidad

Cáncer de la mujer

El cáncer cervicouterino, un enemigo silencioso.

El cáncer cervicouterino es un problema de salud pública, se reconoce como la segunda causa más frecuente de cáncer en la mujer

  • 04/08/2016
  • 18:45 hrs.
El 9 de agosto “celebramos de manera no oficial” el “Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer Cervicouterino (CaCu)”, este mal que cada día cobra más vidas en nuestro país.  El cáncer cervicouterino es un problema de salud pública,  se reconoce como la segunda causa más frecuente de cáncer en la mujer, ya que se ha documentado que ocurren cerca de 9 muertes por día debido a esta enfermedad (3285 casos anuales). Asimismo, según datos del Registro Histopatológico de Neoplasias Malignas  se destaca que, del total de tumores reportados a nivel nacional, 34% afecta a hombres y 66% a mujeres, demostrando la gran vulnerabilidad del género femenino ante este tipo de enfermedades.

Tan sólo en el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) se reciben alrededor de 500  mujeres al año con diagnóstico de CaCu y desafortunadamente el 80% de ellas  se detectan en una etapa localmente avanzada;  no obstante, el 30% de estas mujeres  padece además del CaCu otras enfermedades tales como diabetes mellitus, enfermedad renal crónica, hipertensiónenfermedades cardiovasculares,  así como  también se trata de pacientes de edad avanzada, lo cual las vuelven vulnerables a ciertos tratamientos, razón por la cual deben ser tratadas en protocolos individuales con terapias que les permitan la mejor calidad de vida, tratamientos que no están disponibles en muchos lugares.

Otra situación  que debemos resolver es que las mujeres hoy en día tienen mayores gastos de salud al comparar los gatos de  los hombres esto debido a que utilizan más los servicios asistenciales y suelen estar en mayor situación de pobreza que los varones, pues en muchas ocasiones  se encuentran desempleadas, trabajando tiempo parcial o de manera informal, sin acceso a las prestaciones sanitarias. Según la Organización Mundial de la Salud, en los países de ingresos elevados, las mujeres de todos los grupos de edad viven más tiempo y presentan menor morbilidad y mortalidad que las de los países de ingresos bajos.[1] Datos penosos que muestran la gran dependencia de los recursos económicos para conservar la salud.

En México el cáncer cervicouterino (CaCu) es la segunda causa más frecuente de cáncer en la mujer, se ha documentado que ocurren  aproximadamente 9 muertes por día debido a esta enfermedad (3285 decesos anuales).[2]  Desafortunadamente  afecta a las mujeres  que tienen mayores desventajas económicas, sociales y culturales. La muerte prematura  por cáncer cervicouterino se presenta  principalmente  en mujeres pobres, personas con discapacidad,  de origen rural o indígenas. La pobreza lamentablemente es un factor de riesgo para el CaCu, pues muchas mujeres no tienen acceso fácil a servicios adecuados  de detección y atención, esto significa  que es posible que no se hagan  las pruebas,  ni reciban un tratamiento para los pre cánceres y cánceres de cuello uterino. Las mujeres con CaCu  en etapas avanzadas representan el grupo más vulnerable debido a la discriminación por falta de opciones para su tratamiento; son a la vez las mujeres con menor nivel de empoderamiento, lo que las hace más invisibles ante la exigencia de tratamientos adecuados.

El pasado 27 de julio, tuve la oportunidad de participar en el “Foro Cáncer en la Mujer” realizado en el INCAN y con el objetivo de mencionar la importancia del desarrollo de terapias innovadoras  para el control de los cánceres en la mujer, lo cual permitió que surgiera un gran número de propuestas que pueden contribuir a brindar un mejor tratamiento para las enfermedades de la mujer.

De esta manera, es necesario precisar que el mayor problema que existe actualmente con este padecimiento es poder contar con una detección oportuna y tratamientos innovadores, seguros y eficaces que garanticen una mejor calidad y sobrevida del paciente, situaciones que hoy en día no son una opción para la gran mayoría de las mujeres que tienen esta enfermedad y que no poseen los recursos económicos suficientes para combatirla.

Desde mi posición en el Senado de la República seguiré trabajando hombro a hombro con las instituciones que promueven la innovación y el acceso a tratamientos  eficaces para las mujeres del país; así como también dar respuesta a las propuestas que se encuentran pendientes dentro de la Comisión de Salud.

[1] Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/70121/1/WHO_IER_MHI_STM.09.1_spa.pdf

[2] Información proporcionada por la Dra. Lucely Cetina, investigadora del Instituto Nacional de Cancerologia.

publicidad

publicidad

publicidad