publicidad

Otros

Diagnostican con genómica cáncer de seno

Un examen molecular permite saber si la paciente tiene cáncer de seno conductual, así se ahorran recursos y tiempo evitando tratamientos innecesarios.

  • 22/02/2012
  • 08:01 hrs.

No todas las pacientes con cáncer de seno son iguales y no todas necesitan ser sometidas a quimioterapia o radioterapia. 

Un examen molecular presentado en diciembre pasado en el Simposio sobre Cáncer de Mama, en San Antonio, Texas, y que actualmente prueba en México el Instituto Nacional de Cancerología y el Centro Médico 20 de noviembre del ISSSTE, permite identificar tempranamente a pacientes que tienen Carcinoma Ductal In Situ (CDIS), es decir cáncer en los ductos o canales de los senos.

La misma prueba, llamada Oncotype DX, permite distinguir o separar a las pacientes que, después de recibir un primer tratamiento, tienen riesgo de recurrencia de ese tipo de cáncer. Al identificar y tratar de una manera diferente a las mujeres con bajo riesgo de recurrencia de CDIS, se podría evitar la radioterapia en el 75% de las pacientes con esta enfermedad.

“Este tipo de tecnología genómica cumple dos funciones: mejora la situación a las pacientes al conocer con más precisión el tipo de tumor que tienen y ahorra recursos y tiempo evitando tratamientos que no son necesario”, indicó en entrevista con SUMEDICO el doctor Horacio Astudillo, investigador en Terapia Celular y Medicina Genómica del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav)

Generalmente, cuando una mujer recibe el diagnóstico de que tienen cáncer de mama, piensan que necesariamente se van a morir, pero estas pruebas de tamizaje molecular les pueden ayudar a entender que no todas las que reciben diagnóstico de cáncer de seno mueren y que no todas tienen que ser sometidas a los mismos tratamientos, como la quimioterapia o radioterapia, con todos sus efectos adversos.

“Se le podrá decir a una paciente que sí tiene cáncer y que es algo importante, pero también se le podrá decir que, por la biología de su tumor, no necesita quimioterapia y sólo se le da hormonoterapia. Y esto es una gran ventaja”

Conductos en el seno

Uno de los tipos de cáncer de mama más difíciles de identificar es el Carcinoma Ductal In Situ (CDIS). En éste cáncer se forman tumores dentro de los tubos naturales llamados tubulillos de la mama o conducto galactoso.

Muchos de estos casos conforman un subgrupo cada vez más detectado de cáncer de mama, y en los Estados Unidos cerca de 45 mil pacientes son diagnosticados con carcinoma ductal in situ cada año, lo que representa aproximadamente uno de cada cinco nuevos casos de cáncer de mama.

A diferencia del cáncer de mama invasor, las células tumorales en el carcinoma ductal in situ se limitan a los conductos de la leche dentro del pecho.

La cirugía conservadora de mama, en lugar de una mastectomía, se ha convertido en el procedimiento quirúrgico más común para pacientes con carcinoma ductal in situ. Después de cirugía conservadora de mama para el CDIS, las recurrencias o un nuevo cáncer de mama invasor ocurren en 20 a 25 por ciento de los pacientes a los 10 años, en promedio, con sólo cirugía.

“En cáncer de mama se evalúa siempre la recurrencia a los diez años. Hay mujeres que tienen riesgo de recurrencias de hasta el 5 % o menos a diez años. Pero hay otras que alcanzan hasta el 50% de posibilidades de recurrencia antes de 10 años. Es prácticamente una certeza”, sigue explicando el doctor Astudillo.

Firma genómica

Cuando se habla de cáncer un concepto muy importante es la recurrencia. Esta posibilidad de que un paciente ya tratado tenga una recaída o recurrencia se ha calculado en base a muchos parámetros de los pacientes como su edad, su etapa clínica, el número de ganglios que presentó o los marcadores tradicionales.

Sin embargo, en la actualidad esta probabilidad de recaída puede calcularse con más precisión gracias al diagnóstico molecular, basado en la expresión de genes relacionados con el cáncer. Este estudio ayuda a establecer lo que se llama firma genómica.

De acuerdo con el doctor Horacio Astudillo, algunas firmas genómicas ya han alcanzado una validación analítica –es decir validación de cómo se debe de desarrollar la firma genómica— y también una validación clínica, es decir, demostrar que sirve para el manejo de las pacientes.

“Existen varios procedimientos para obtener firmas genómicas pero la única que tiene validación analítica y clínica es el Oncotype. Desde 2003 está comercialmente disponible y se tiene la experiencia con 260 mil mujeres en todo el mundo, haciendo este estudio y hay una certeza muy fuerte de que, cuando se tiene un puntaje de recurrencia se puede clasificar la neoplasia prácticamente en dos tipos. Alto riesgo o bajo riesgo.

“Las de bajo riesgo tienen un manejo más ligero, por ejemplo si tienen CDIS no se les da radioterapia y en el caso del cáncer invasor no se le da quimioterapia y se va nada más con hormonoterapia. Esas son las ventajas de hacer un tamizaje molecular”, dice el experto del Cinvestav.

Una ventaja más de esta prueba es que si una paciente ya fue sometida a una biopsia para llegar a la conclusión de que tiene cáncer, ese mismo tejido que fue estudiado sirve para realizar el examen molecular Oncotype.

“A diferencia de otros test, en los que se requiere de material fresco o preservado con congelación o nitrógeno líquido, en este caso se puede usar la primera biopsia que se utilizó para el primer diagnóstico y que fue conservado en parafina

“En todo el mundo hay que tener evidencia de que uno está trabajando con tejido tumoral. Esos tejidos se guardan para otros estudios como la identificación de receptores de estrógenos o la identificación del gen HER-2, pero también esos tejidos sirven para obtener la firma genómica. Incluso si el tejido no fue preservado con un ultracongelador”, concluyó el doctor Astudillo. 

publicidad

publicidad

publicidad