publicidad

Otros

Descifran origen de la leucemia linfática

Equipo de investigadores españoles encuentra que detrás de este cáncer sanguíneo hay más de un millón de alteraciones epigenómicas.

  • 15/10/2012
  • 17:01 hrs.

Un equipo conformado por especialistas de diferentes instituciones españolas, descifró nuevos datos sobre el origen de la leucemia linfática crónica, una de las más frecuentes en los países de occidente.

 
Los científicos, que hace un año presentaron el genoma completo de la leucemia, ahora dan a conocer que detrás de este cáncer sanguíneo se esconden más de un millón de alteraciones denominadas epigenómicas.
 
¿Qué es un epigenoma? Los especialistas lo explican así: si la genética son los genes (los 3.000 millones de pares nucleótifos), la epigenética es el conjunto de órdenes químicas que les indica cuándo y como deben expresarse (encenderse y apagarse).
 
Son 16 las instituciones españolas que trabajan desde hace tres años en el genoma internacional del cáncer, los países participantes se dividieron el estudio de los tumores, correspondiendo a España realizar la investigación de la leucemia linfática crónica.
 
El grupo de especialistas que lideran Elías Campo, del Clínic de Barcelona; Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo; e Iñaki Martín-Subero, del Idibaps de Barcelona, estudió las muestras de 26 personas sanas y 139 pacientes.
 
"Hasta ahora sólo se buscaban alteraciones epigenómicas en el inicio de los genes, para ver si se estaban expresando o no, pero al analizar el epigenoma completo, hemos observado que los cambios no sólo estaban ahí, sino también dentro de los propios genes así como en regiones entre genes", explicó Iñaki Martín-Subero en rueda de prensa.
 
Gran parte de esos cambios químicos se han encontrado en el llamado ADN basura, regiones del genoma a las que no se daba importancia hasta ahora.
 
"La mitad de ese millón de alteraciones se encuentra en regiones reguladoras de la expresión de los genes, pero que pueden estar lejos del gen propiamente dicho", ha dicho Martín-Subero a la prensa.
 
"Sabemos que hay miles de mutaciones, sí, y eso puede ser desalentador si lo miras con pesimismo; pero toda esta información va generando cada vez más orden dentro del caos", explicó Carlos López-Otín citando a José Saramago ("el caos es un orden por descifrar"). 
 
La primera luz dentro de ese caos que refiere el especialista, se dio cuando cruzaron el millón de alteraciones con información clínica de los pacientes y se logró esbozar tres subgrupos de leucemias crónicas en función de las células en las que se originó la enfermedad.
 
Martín-Subero señala que existe una leucemia linfática más agresiva, que tiene su origen en los llamados linfocitos B inmaduros; mientras que los casos que se originan en los linfocitos B ya diferenciados son las de mejor pronóstico. "Para nuestra sorpresa, descubrimos que existe un tercer grupo de riesgo intermedio", informó.
 
Estas descripciones, ayudarán en el futuro a personalizar más las terapias, sobre todo con la ventaja de que ya existen algunos fármacos diseñados y autorizados para modificar la epigenética de las células. (Con información de elmundo.es)
 

publicidad

publicidad

publicidad